Javier Navascués - 22 enero 2022

José Antonio Bielsa colaborador de El Correo de España nos habla brevemente de su nuevo proyecto para la causa disidente: Cortinas de Humo. Sus temas de estudio se centran en diversos hechos de conspiración acaecidos durante el siglo XX, y que hoy aparecen ante nuestros ojos con una intensidad renovada, hasta el punto de que sin ellos no podríamos entender el tramposo escenario actual.

¿Cómo nace la idea del programa Cortinas de Humo?

Se trata de una iniciativa vinculada a la Revista Penumbra, en su afán por desvelar al gran público el intrincado galimatías de las denominadas “Teorías de conspiración”, las cuales resulta un tanto apresurado llamar “teorías”, cuando se han venido confirmando como “hechos” flagrantes y descarados. Resta añadir que éste es el tercer programa que dirijo y presento, tras los previos “Bala-Rasa” (para La Tribuna Radio), y “Cine a reacción”, que todavía se emite y va por su segunda temporada, tras un parón forzado de un año.

¿Hay mucha información proscrita que merece la pena sacarse a la luz?

Digamos que más del 90 % de la información valiosa permanece ocultada, cuando no efectivamente proscrita y censurada, o, lo que en palabras gran poeta T. S. Eliot, nos lleva a plantearnos el gran interrogante de la información perdida para siempre: “¿Dónde está la sabiduría que perdimos con el conocimiento, dónde el conocimiento que perdimos con la información?”; con razón el filósofo postestructuralista Michel Foucault, afirmaba aquello de que “el saber es poder”.

¿Cuáles son los principales temas tratados?

Nuestros temas de estudio se centran en diversos hechos de conspiración acaecidos durante el siglo XX, y que hoy aparecen ante nuestros ojos con una intensidad renovada, hasta el punto de que sin ellos no podríamos entender el tramposo escenario actual. Todo cuanto abordaremos en el programa fue cocinado décadas atrás y hoy retorna, más inquietante que nunca. Los títulos de los dos primeros programas emitidos (y ya disponibles), Historia proscrita, relatos oficiales e intrahistoria y El Club Bilderberg y la Tercera Guerra Mundial, creemos que son buena prueba de ello.

¿Cuáles han sido sus principales fuentes de investigación?

Materiales desclasificados en su mayor parte, debidamente estudiados con la atención requerida. Los textos están ahí: el esfuerzo se basa precisamente en ir a ellos y tomarse la molestia de “decodificarlos”, en un esfuerzo por revisar los relatos oficiales, la intrahistoria y la historia proscrita emergente.

¿Cómo la información que aporta puede servir para abrir los ojos a los oyentes en determinados temas?

Se trata de una cuestión de aptitudes, para la que unos y otros devendrán más o menos aptos, más o menos receptivos; un ejemplo sangrante: ¿la “plandemia” en curso es realmente una “pandemia” o supone más bien un “test de inteligencia” contra la población? Digamos que nuestro método de trabajo es absolutamente neutral y desapasionado, no como esos presuntos “verificadores de información” adheridos al más vil sectarismo mediático: revisamos información válida, del arco que puede ir de un documento desclasificado de la CIA o del KGB a obras señeras de la “conspiración abierta”, como el libro del mismo título del fabiano H. G. Wells, o los textos oficialistas de los popes de la Sinarquía, sin desdeñar fuentes de autores revisionistas y disidentes, como el gran Milton Cooper, a quien dedicaremos un programa muy sugestivo.

¿A través de qué medios se puede escuchar?

Todas las emisiones se efectuarán en el podcast Cortinas de Humo, de la Revista Penumbra, en Ivoox.

Relacionados