Javier Navascués - 20 septiembre 2021

Luis Miguel Sánchez Tostado es un prolífico escritor con una abrumadora bibliografía que está irrumpiendo con decisión en el panorama literario nacional. Historiador y criminólogo por la Universidad Complutense, posee una veintena de premios literarios y el próximo año podría alcanzar las cuarenta obras publicadas. Hoy atiende a las preguntas de El Correo de España con ocasión del lanzamiento de su nueva novela “La Cuarta Bestia”, editada por Almuzara.

¿Por qué decidió escribir un libro sobre el horrible crimen de Pedernales?

La historia viene de lejos. Hará unos quince años, cuando entrevistaba a ancianos de la Sierra Sur para un estudio sobre la Guerra Civil, algunos refirieron de pasada un terrible episodio anterior. No entendía cómo aquel espeluznante caso nunca fue documentado de forma rigurosa. En 2011 escribí la historia con el título “Más allá de la mirada”, pero se hizo una tirada pequeña y la obra no salió de la provincia de Jaén. Desde entonces tuve una espinita clavada con esa novela por las excelentes críticas que recibió hasta que, por fin, diez años después, la editorial Almuzara, atendiendo a la calidad de la obra y la trascendencia de la historia, decidió relanzarla a nivel nacional con el título “La Cuarta Bestia”. A diferencia de la anterior, se ha mejorado el texto y está magníficamente ilustrada por la gran artista Elena Ortega Yáñez. Esto es una novedad porque apenas existen novelas negras ilustradas. Ahora está disponible en todas las librerías y grandes superficies, por lo que ha sido un sueño cumplido.

¿Por qué fue tan impactante este asesinato en la España de 1898?

Nunca se conoció un caso como aquel. Originó un enorme escándalo por las circunstancias que rodearon al caso y por la calidad de los autores, una familia muy conocida que tramó el asesinato por determinados intereses, que obviamente no debo desvelar para evitar spoiler. Se celebró un controvertido juicio y se llevaron a cabo varias ejecuciones con garrote vil, lo que suscitó aun mayor polémica. El suceso y el juicio fue la comidilla de la España de entonces y la noticia se publicó en la prensa nacional, incluso fue referido por Emilia Pardo Bazán en una de sus obras. Nunca se conoció un caso semejante y marcó un hito en la historia de la criminalidad.

Incluso el impacto llegó al mismo presidente Sagasta.

Sí, el caso se debatió en el Consejo de Ministros y sobrecogió al presidente Sagasta. Hubo un intenso debate sobre la necesidad de indultar o no las ejecuciones de los reos de muerte. El caso era delicado y hubo muchas presiones institucionales por las circunstancias que rodearon al suceso, que alcanzó tal impacto que marcó un hito hasta el punto de que muchos vecinos cayeron enfermos por la ascendencia de los autores y la trascendencia del suceso. No fue un crimen como otros, fue un gran escándalo en aquella España negra y profunda.

¿Cómo se urdió el asesinato y cómo se produjo el hecho?

En 1898 apareció el cadáver de un hombre con el rostro irreconocible. Luego se supo que había sido envenenado, apaleado, disparado y con la cabeza aplastada con grandes piedras. Al principio pasó desapercibido porque no fue identificado, pero tras una intensa investigación plena de suspense dirigida por dos jueces, se fueron montando las piezas del móvil hasta que finalmente se desvelaron a los autores. Sin entrar en los detalles del caso, que el lector irá conociendo paulatinamente en las páginas de “La Cuarta Bestia”, se trató de un cruel asesinato que podría enmarcarse en la crisis de valores de aquel annus horribilis: 1898. El año en que se cometió el crimen Estados Unidos humilló a España, que perdió Cuba y sus colonias de ultramar y dejó de ser un imperio. Aquellas pérdidas fueron el reflejo de una profunda crisis española marcada por el subdesarrollo, la injusticia social y la pobreza. Y en el ámbito rural estos problemas adquieren su máxima expresión en una sociedad profunda, hermética y extremadamente religiosa, hasta el punto de producirse situaciones delirantes, como las que se describen en esta novela.

¿Quién era el monstruo de Locubín?

Así fue como se conoció popularmente al autor principal del crimen de Pedernales. El lector disculpará que no lo identifique para no destripar la trama. El monstruo de Locubín fue el título de una novelita de bolsillo publicada en 1928 en la popular serie “La Novela Vivida” que compilaba crímenes tan famosos como el la calle Fuencarral, el asesinato de Canalejas, el misterio de la muerte de Vicente Verdier o Jack el destripador, entre otros. Pero no fue más que un opúsculo de sesenta páginas de autor desconocido que resumía algunos aspectos del caso, pero que omitía otros importantes, tal vez por escandalosos. Mi obra es la primera que lo documenta en su integridad.

¿Por qué hicieron desaparecer la documentación judicial del caso?

Alguien con poder suficiente, ordenó la desaparición del sumario en la Audiencia Provincial de Granada. Sin duda pretendían evitar que se divulgaran comprometidos y escabrosos detalles que se fueron conociendo en las diligencias y en el juicio y que implicaban a personalidades e instituciones importantes de la sociedad de entonces. Esto suscitó aún mayor controversia.

¿Quién sería la cuarta bestia que da nombre al título del libro?

El título “La Cuarta Bestia” procede de una cita apocalíptica del Antiguo Testamento que se convertirá en una pista importante para la resolución del caso.: “Y vi una cuarta bestia, terrible, espantosa, extraordinariamente fuerte; tenía enormes dientes de hierro; comía, trituraba, y lo sobrante lo pisoteaba con sus patas. Era diferente de las bestias anteriores y tenía diez cuernos.” (Daniel, 7: 7.).

¿Por qué decidió abordar el caso en forma de novela?

Aunque mi especialidad es el ensayo histórico, la carga dramática de la historia me invitó a exponerla como novela negra, mucho más atractiva por jugar con elementos como la intriga que mantienen en vilo la atención del autor. El resultado ha sido una historia que dibuja con rigor la sociedad de aquel tiempo y una trama que te atrapa, el suspense te impide dejar de leer y la editorial ha apostado por esta obra y ha hecho una gran tirada a nivel nacional. En estos momentos la obra está siendo traducida al inglés. Tengo grandes esperanzas en “La Cuarta Bestia”.

¿En qué género literario encaja “La Cuarta Bestia”?

Podría considerarse novela ensayada o narrativa de no ficción, pues los personajes, lugares, fechas y hechos son rigurosamente reales. Literariamente encaja con el noir o novela negra, por sus ambientes oscuros y decadentes, por su trama policial y el suspense propio del thriller, pero con el plus de estar basado en un hecho real, lo que demuestra que la vida supera siempre a la ficción. Además, está escrita con la técnica flahsback, un recurso muy cinematográfico con saltos en el tiempo. La acción transcurre alternativamente entre los sucesos de 1898 y la investigación actual con un personaje clave: don Virgilio, un viejo abogado retirado que sabe más de lo que dice y que aportará interesantes claves para el análisis del caso desde la perspectiva del tiempo y el conocimiento actual de la criminología y el derecho.

Si no me equivoco estamos ante su trigésimo séptima obra. ¿Qué puede adelantar de sus proyectos inmediatos?

La Cuarta Bestia” es mi obra nº 37. Para el próximo año tengo tres proyectos literarios: la reedición de “Juvencia”, una de mis novelas más galardonadas que se acaba de traducir al inglés, la novela breve de humor “Tres promesas y un arrebato” y una novela de aventuras titulada provisionalmente “La maldición de Jericó” ambientada en Palestina, Reino Unido y España. Pero habrá que dosificar las ediciones por lógicas estrategias promocionales.

Relacionados