Julio Merino - 25 junio 2022

Se fue con el dolor de la derrota, pero convencido de que volvería y así lo expresó para sus hombres derrotados y para la Historia.

Fue, ya lo habrán imaginado, el general Jefe de los Ejércitos de los Estados Unidos en el Oriente, el que se vio sorprendido (por obedecer al propio Presidente Roosevelt) en Pearl Harbor (7-12-1941) y tuvo que esperar 4 años para poder sentarse en el Sillón del Emperador vencedor de ayer.

Pues, esa figura y ese “¡volveré!” fue el que yo vi la noche del “19-J” cuando Santiago Abascal y Macarena Olona se abrazaron para darse ánimo si no de la derrota sí de la media victoria. ¡Volveremos!

Pero yo sí me rendí.

Porque me he convencido de que, a veces, aunque no siempre, sí hay “imposibles”.

Y en el caso de Andalucía no hubo uno solo, ha habido 3:

 

Y ese, la LGTBI+, ha sido el que le ha dado la Mayoría Absoluta a “Don Juanma” Moreno con el ultimísimo pacto:

Así que “en 24 horas pasaron de las Musas al teatro” (como hacía Lope de Vega con sus comedias) y el candidato señor Moreno pasó de tener asegurados 48 escaños (y eso todavía en el aire) a 58 en dos días. O sea, justo los 10 prometidos y acordados, algún día alguien de ellos lo contará o alguien de los amigos del Consejero Bendodo…

¿Milagro?... ¿El efecto Núñez Feijóo?

Por favor, yo me rindo y no vuelvo. Porque lo que me han descubierto estas elecciones andaluzas es que aquí quien manda en la sombra, tras las urnas y los Partidos es el Movimiento LGTBI+, y no solo en Andalucía, sino en toda España (como vamos a ver en muy pocos días cuando celebren la Gran Fiesta del Orgullo Gay)… y a un enemigo tan peligro solo se le puede vencer con el tiempo y creando otro Imperio más fuerte... y eso es lo que yo no tengo, lo que ya me falta, a mis 82 años, dos infartos y un pulmón menos. Tiempo. Tiempo. Tiempo.

Sabía que la LGTBI+ recibe subvenciones de todos los Ayuntamiento y todas las Diputaciones y todas las Autonomías gobernadas por el PSOE y su ralea… pero lo que no sabía es que también en aquellos y aquellas que manda el PP tienen subvenciones aseguradas. También en Madrid, el talón de Aquiles de mi admirada Isabel Díaz Ayuso.

Pero, yo soy yo y ya estoy en mi última etapa y el Tour ha sido muy duro.

Pero, ellos no, tanto Santiago Abascal como Macarena Olona están en lo mejor y más esperanzador de sus vidas y convencidos y seguros de que sí volverán. A pesar de haberse equivocado esta vez con el pueblo andaluz. No entendieron, ni lo entendí yo tras mis 52 años fuera, que Andalucía ha cambiado desde que llegaron las subvenciones o las ayudas europeas y los andaluces miran ya al votar más al bolsillo que a la cabeza. Más euros sin trabajo que ideas con trabajo.

Y seguro que volverán a lo grande, a una como Presidenta de Andalucía y al otro como Presidente o Vicepresidente de Moncloa.

Aunque, eso sí, antes de lo mío y de lo suyo me gustaría conocerlos personalmente, ya que con ellos y por ellos me he gastado mi última ilusión. Así que les invito a los dos a una de mis últimas comidas en el Círculo de la Amistad de Córdoba. Un abrazo y siempre adelante.


.. “¡Adelante! ¡Adelante siempre!¿Tropezáis con uno que miente?, gritarle a la cara: ¡mentira!, y ¡adelante! ¿Tropezáis con uno que roba?, gritarle: ¡ladrón!, y ¡adelante! ¿Tropezáis con uno que dice tonterías, a quien oye toda una muchedumbre con la boca abierta?, gritarles: ¡estúpidos!, y ¡adelante! ¡Adelante siempre!".

 MIGUEL DE UNAMUNO

Relacionados