Javier Navascués - 18 agosto 2022

El líder de Vox en Cataluña denuncia que separatistas y izquierdistas, defendiendo a Said Badaoui, se ponen del lado del yihadismo radical

Ignacio Garriga Vaz de Concicao, odontólogo, fue profesor universitario y actualmente es miembro del comité ejecutivo nacional de Vox. Ha sido diputado en el Congreso por Barcelona. Actualmente es presidente del Grupo Parlamentario de VOX en Cataluña. Fue designado por su partido como candidato a la presidencia de la Generalidad.

Atiende a El Correo de España con motivo de su apoyo, un año más, a las víctimas del atentado de Las Ramblas y su advertencia sobre el gran peligro del islamismo radical en Cataluña.

¿Por qué Vox ha querido acordarse de las víctimas en el quinto aniversario de la masacre de las Ramblas?

Es algo que hacemos cada año, estar al lado de las víctimas, y reiteradamente somos los únicos que denunciamos el peligro del islamismo creciente en Cataluña y la instalación del yihadismo de manera especial en la región. Ya advertimos en campaña electoral de las consecuencias de este proceso que ya está dando problemas a nivel de convivencia y bienestar de todos los catalanes.

¿Por qué ha advertido alto y claro el peligro de la islamización de Cataluña y del yihadismo en esta comunidad, algo que nadie se atreve a decir?

Porque no queremos que Cataluña se convierta en una suerte de república islámica. No queremos dar esos pasos hacia el precipicio, que ya dieron hace unas décadas Bélgica o Francia. Es clave advertir del peligro del yihadismo en general y del yihadismo en nuestra región, que por cierto nadie se atreve a denunciar por el miedo al que dirán. Es el discurso políticamente correcto que tiene amordazadas a todas las formaciones políticas, especialmente en Cataluña, que se ha convertido en el semillero del yihadismo a nivel europeo.

Cataluña alberga el 50 % de las operaciones anti yihadistas en toda España. ¿Hasta que punto es algo desproporcionado y muy peligroso para la región?

Es muy peligroso y esto se da por el fomento exacerbado del multiculturalismo que promueve el separatismo y la izquierda desde hace décadas en Cataluña. Es algo que yo denuncio constantemente, pues considero el multiculturalismo un sistema fallido, que fue puesto en marcha por las élites europeas principalmente. Estas élites encuentran su mejor aliado en el separatismo catalán para poner fin a nuestra civilización y llevar a cabo ese proceso de sustitución. Hoy salían los datos de España con los datos más bajos de nacimientos de la serie histórica.

¿Qué medidas contundentes exigen tanto al gobierno español como al autonómico?

En primer lugar acabar con la política de fronteras abiertas que promueve el sanchismo. En campaña pedimos el cierre de todas las mezquitas salafistas y la expulsión de todos los imanes salafistas que hay en Cataluña, que están perfectamente identificados. Sin ir más lejos también pedimos la expulsión de todos aquellos activistas radicales islamistas que hay en Cataluña, con los cuales el gobierno de la Generalitat, el mismo Pere Aragonés, se fotografía con ellos en el Palau de la Generalitat y en el mismo Parlament. Nosotros denunciamos hace unos días que hay una orden de expulsión de un famoso activista islamista en Cataluña, Mohamed Said Badaoui y este hombre tiene fotos con el presidente Aragonés.

Todos los partidos separatistas y de izquierdas salieron en tromba hace 4 días defendiéndolo y diciendo que a este hombre no había que expulsarlo. Claramente se pusieron del lado del yihadismo radical.

¿Por qué el resto de partidos les ha dejado solos en un asunto tan grave?

Estamos solos aquí y nadie dice nada, pero es curioso que hasta Macron hace unos meses se ha dado cuenta del gran problema que tienen en Francia y ha exigido a las autoridades islámicas la colaboración mediante una carta, denunciando como peligroso el yihadismo, que considera una amenaza para Francia. Si la misma Generalitat promueve el islamismo y le da cobijo, con una diputada que acude al Parlamento con hiyad, está amparando que se pueda instalar el yihadismo con total impunidad en nuestra tierra.

¿Cómo palpan en la calle el problema del islamismo en Cataluña?

También quiero destacar que Vox somos los únicos que estamos recorriendo los numerosos barrios islámicos que hay en Cataluña. Se puede ver como peluquerías españolas están siendo rotuladas en árabe, que ya existen grupos en Cataluña que se dedican a señalar y a amonestar a los miembros que no cumplen con la ley islámica, la famosa Sharia. Incluso en Lérida se llegó a celebrar un juicio islámico contra una mujer marroquí que había mantenido relaciones sexuales con un individuo occidental. En algunas regiones de Cataluña la ley islámica impera sobre la ley española, algo que ya está ocurriendo en Francia y que el mismo Macron denunció.

¿Qué podría decir para recapitular la postura de su partido en este tema?

Resumiendo, Cataluña está pagando el precio altísimo del fomento del multiculturalismo. No hay que olvidar que Pujol en su día hablaba de los nuevos catalanes, refiriéndose a los de origen marroquí. No estamos tan mal como Francia o Bélgica (llevamos 10 años de retraso) y aún estamos a tiempo de pararlo. Ya dijimos al resto de formaciones que, si no quieren, no nos den la razón, que usen los eufemismos que quieran, pero que tomen medidas necesarias para que luego no sean todo lamentos. Exigimos prevención para que no pase un nuevo atentado, pero la situación de problemas de convivencia es una realidad que es imparable.

Por último destacar que denunciar el peligro del islamismo ya fue uno de nuestros ejes de campaña y va a ser uno de los ejes principales de nuestra actividad a la vuelta del verano junto con el tema de la seguridad.

Relacionados