Jose Papparelli - 10 junio 2022

Saliendo de la nada

Conduciendo como la lluvia

Danza Traetormentas

En el trueno nuevamente

Acumulando la nube oscura

Rompiendo el día

No tiene sentido correr

Porque viene hacia ti

Monta el arco iris

Rompe el cielo

Viene Traetormentas

Es hora de morir

Tengo que seguir corriendo

Viene Traetormentas

No tiene nada que necesites

Te hará sangrar

Oh, sí

Stormbringer o Traetormentas es el título del álbum y canción de la banda Deep Purple, escrita por David Coverdale y Ritchie Blackmore en 1974. En ella se habla de Traetormentas como de un ser implacable y de oscuro poder que tiene por misión el exterminio. A veces la música, la poesía, en este caso materializada como Fantasía Heroica, parecen tener relación con la realidad. 

La advertencia de la llegada de Traetormentas a estas tierras y sus funestas consecuencias no han sido tenidas suficientemente en cuenta con la peligrosidad que ello implica. Todo parecía muy lejano, no tan importante, y mucho menos tan grave. Los densos nubarrones que se iban acumulando lentamente y anunciaban la llegada de la tormenta perfecta, estaban ahí, a la vista de todos. Y sin embargo como si nada sucediese, Traetormentas acechaba sin que nada ni nadie lo enfrentase.

Algunos lo señalaron, y muchos lo negaron, incluso su existencia, mirando hacia otro lado, o nos decían que no había que preocuparse por nada, que era algo ligero, a lo sumo un chubasco pasajero o que no llegaría hasta aquí. Pero Traetormentas ya está entre nosotros.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, más conocida por su sigla, OCDE, es el organismo internacional compuesto por 38 estados -del que España forma parte desde 1961- cuyo fin es coordinar políticas económicas y sociales para el crecimiento.

La OCDE publica constantemente informes, estadísticas y documentos de trabajo reconocidos y valorados. Ayer hemos conocido que -como el hombre del tiempo lo hace con el clima- su pronóstico dice que Traetormentas se avecina implacable, con toda su fuerza, tal vez como nunca se ha visto antes. En su informe recientemente conocido advirtió que la inflación será mucho más alta durante mucho más tiempo, a raíz de las sanciones a Rusia por la guerra en Ucrania. En lo que nos toca, la OCDE bajó 1,4 puntos su previsión de crecimiento para España y subió en 5 puntos la de inflación media.

Hasta hace poco tiempo inflación era una palabra casi olvidada y que no se sabía muy bien que significaba o que era algo que sucedía en el mundo subdesarrollado. Algo que sucedía allí a lo lejos o en los regímenes más corruptos del planeta. Pues de eso nada.  Hoy todo el mundo habla de ella, y lo peor, es que se sienten sus consecuencias, se sufren en carne propia. Es un dato preocupante que la palabra inflación aparezca 860 veces en el documento de 231 páginas presentado por la OCDE. La inflación es lo que provoca el hundimiento de la demanda interna y el colapso del consumo, en definitiva, la pauperización de la sociedad con el padecimiento de los más vulnerables.

Aquí, en España, los datos prevén una bajada en el crecimiento del PIB hasta el 4,1%, frente al 5,5% que se estimaba en diciembre. Los precios volverán a subir otro 4,9% el próximo año, que se sumará al del 2022, de 8,1% en promedio. La previsión de inflación de la OCDE triplica la que el organismo tenía en diciembre. Este pronóstico choca frontalmente con las cifras presentadas por el gobierno en su Programa Económico y plan para paliar las consecuencias de la “guerra de Putin”.

Estos son solo cifras, datos, porcentajes, números más o menos comprensibles, científicos para algunos y arcanos e indescifrables para otros. Pero lo que sí se entiende, se percibe y se siente con claridad, es que resulta imposible para los hogares seguir asumiendo el aumento de los precios en los productos básicos, pagar la factura de la electricidad y el gas, llenar el depósito de combustible, o pagar la hipoteca o el alquiler entre otros gastos cotidianos. Eso es lo real y concreto, como cuando se huele a “tierra mojada” o se ven los relámpagos y se oyen los truenos cuando se avecinan la lluvia, el viento y los rayos de una tormenta.  

Como es lógico, Traetormentas siembra también cizaña. Tras el discurso de Pedro Sánchez en el Congreso que ratificó la nueva posición de España con el Sahara, Argelia ha roto el Tratado de Amistad, Buena Vecindad y Cooperación diciendo: “Hasta aquí con este Gobierno”.

El motivo, según Argelia, ha sido que Sánchez violó sus obligaciones jurídicas, morales y políticas como potencia administradora del territorio del Sahara Occidental, con el giro “injustificable” de la posición española al respecto.  Este tratado data de octubre de 2002 y entre otros temas se acordó reforzar los “estrechos lazos históricos y culturales existentes entre sus pueblos, la proximidad geográfica y las relaciones de amistad, los contactos humanos y los vínculos de toda clase”, además de la cooperación entre ambos países en materias como lo económico, lo cultural y la colaboración militar.

Según su texto ninguna de las partes puede actuar en asuntos propios del país vecino, sea mediante “acto de coerción militar, político, económico, o de otro tipo”. Además, se contempla el arreglo pacífico y la abstención de recurrir a la amenaza o al uso de la fuerza contra la otra parte, abogando por el desarrollo, la libre circulación de personas que aseguren la fluidez de los intercambios humanos, la estancia y el trabajo en el país “amigo”. Un aspecto muy importante a tener en cuenta es el de la cooperación en la lucha contra el terrorismo, el crimen organizado y el tráfico de drogas. Todo esto ha saltado por los aires en las últimas horas.

Para mayor gloria de Traetormentas, solo ayer llegaron 113 inmigrantes clandestinos a Baleares a bordo de seis pateras procedentes de Argelia... y todo indica que esto solo es el comienzo de una oleada imparable de inmigración ilegal cuyo objetivo es debilitar el tejido social y cultural de España. Un arma más en esta guerra sucia de presión y chantaje al que el gobierno está rendido. Como colofón en esta primera parte del inicio de hostilidades, Argelia también ha prohibido todas las operaciones comerciales con España.

El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, señaló que Argelia siempre ha dado garantías “al máximo nivel” como “socio fiable” en temas de migración, gas y cooperación. Cuando tenemos sobre nuestras cabezas la tormenta perfecta hay algunos que se untan con protector solar y se ponen las gafas de sol para disfrutar del verano.

Mientras tanto, Traetormentas, riendo a carcajadas, comienza a desatar su furia.

Relacionados