Javier Marzal - 23 abril 2022

En 2004, Alberto Royuela Fernández y su colaborador, el periodista de investigación Juan Martínez Grasa, presentaron más de 60 denuncias en la Agencia Tributaria contra la que denominaron “la banda de los cien”, aunque superaban los cien funcionarios públicos (políticos, fiscales, jueces, policías, inspectores tributarios y otros). Estas denuncias superaban los 5.246 millones de euros y todos los denunciados eran de izquierdas.

La Agencia Tributaria encubrió más de 4.500 millones de euros, pero de la tramitación entregada a los denunciantes puede obtenerse unas conclusiones muy preocupantes. Las denuncias iban dirigidas al Director General de la Agencia Tributaria que era Luis Pedroche y Rojo, nombrado ese mismo año por Zapatero, antes de enviarse las denuncias.

Felipe González, su esposa Carmen Romero, y sus millonarios hijos David, María y Pablo, defraudaron 300,6 millones, entre dólares y euros. Fueron los únicos a los que la Agencia Tributaria no denunció penalmente ante la Audiencia Nacional.

El juez Baltasar Garzón, titular del Juzgado Central de Instrucción nº 5 de la Audiencia Nacional, encubrió las denuncias penales de la Agencia Tributaria. Ahora este juez apartado de la carrera por prevarciar se dedica a defendener como abogado a narcotraficantes y al tráfico de influencias.

Pedro Sánchez ha promocionado a varios de estos defraudadores, concretamente a los siguientes:

El ex Presidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero también promocionó a varios defraudarores, concretamente a los siguientes:

Zapatero también envió corruptos a la Unión Europea, entre ellos:

Relacionados