Cartas al Director - 5 diciembre 2019

Desde 2015, el gobierno de socialistas y ultraizquierdistas pancatalanistas en la región valenciana (Partido Socialista del “Pais Valencia” y Compromis) presentan prácticas corruptas equivalentes, e incluso superadoras, respecto al robo de los “ERE” en Andalucía. Superadoras no de la cantidad sustraída –todavía-, pero sí de la execrabilidad de las conductas.

Entre 2015 y 2018 se ha tejido en la Comunidad Valenciana todo un sistema de compra de voluntades políticas, voto cautivo y adoctrinamiento social.
Semejante sistema está basado en el garrapatismo de sindicatos universitarios mimados y teledirigidos como es el “BEA” (Bloc d´Estudiants Agermanats); entidades “civiles” sumisas a Quim Torra como “El Micalet” o agrupaciones seudoculturales ultrasubvencionados como “Accion Cultural del Pais Valencia”, regada con más de 2 millones de euros en tres años y que propugna la ruptura de España organizando homenajes el golpismo catalán de octubre de 2017. Todas ellas son fábricas ideológicas de secesionismo y feudos de enchufados cuyos tentáculos rodean a toda la sociedad valenciana.

Además existen dos empresas de comunicación: “Mas Mut” y “Comunicacions Els Ports”, capitaneados por Francisco Puig, hermano del presidente de la generalidad valenciana Chimo Puig, que se han embolsado un millón de euros por patrocinar en tierras valencianas la extensión de la lengua catalana y el proyecto secesionista llamado “Paisos Catalans” a través de subvenciones presuntamente irregulares. El canal valenciano “A Punt” fue utilizado como trampolín para estas empresas de tragapanes filocatalanistas. El caso del hermano de Puig está en los Tribunales.

El hermano del presidente Puig, y el Director de “Política Lingüística” de la generalidad Ruben Trenzano del partido separatista Compromis, se sentarán en el banquillo por los posibles delitos de fraude de subvenciones, prevaricación y malversación. Por si fuera poco, las citadas empresas del hermano de Puig están siendo investigadas por haberse enriquecido con 111.853,36 euros de programas para contratación de jóvenes en paro pese a que los contratos no se llegaron a realizar.

Al ya abierto y descarado sistema de clientelismo político y separatismo adoctrinador malversador de fondos descrito, se une la relación institucional del gobierno valenciano, concretamente de su vicepresidenta con capítulos tenebrosos de la peor y más execrable inmundicia humana.
Hace unos días ha sido condenado a 5 años de cárcel el que fuera marido de la ultraizquierdista Monica Oltra, vicepresidenta del gobierno valenciano, por haber abusado en 2017 de una menor de 13 años en el centro de acogida en que trabajaba prevaliéndose de la inmunidad que le otorgaba ser marido de la “Vice”valenciana. La sentencia condenatoria ha dejado constancia de que sorprendentemente ni las autoridades del centro, ni la psicóloga del mismo, ni el personal preguntaron a la niña damnificada por los abusos pese a que ésta los denunció a la Policia. El sujeto ahora condenado por tomar la mano de esa menor para masturbarse, pudo seguir trabajando el centro con la total impunidad brindada. Su entonces esposa, la Vice del gobierno pesaba mucho… y era entonces , y sigue siendo, la encargada de las competencias sobre menores desamparados y “menas” en la Comunidad valenciana.

El mapa institucional y social valenciano es una calamidad encarnada en sus representantes políticos, y la más mínima exigencia de responsabilidades éticas y políticas por la corrupción económica y moral ni se cumple ni se la espera.

“Un gobernante además de ser honesto ha de parecerlo, y si no, debe dimitir”. Una idea, una cita, que alguien pronunció, y que tiene más o menos vigencia en la praxis política de países donde hay cargos políticos que dimiten por Tesis doctorales plagiadas hace 20 años o por multas de tráfico no pagadas hace 10. Pero que en España aunque haya prostitución, pedofilia o robo masivo, jamás se cumplirá ni por asomo, entre la clase política más mezquina y degradada de nuestra historia.

Relacionados