Álvaro Romero - 9 enero 2022

Con la colaboración de un lector, hemos transcrito la entrevista polémica con la Doctora Albarracín, que Youtube nos censuró y que hemos tenido que subir a otra plataforma, para que la podáis ver, pero como esa plataforma no es tan "popular", nuestro amigo nos ha ayudado a transcribirla, para que quede en negro sobre blanco. Gracias Carlos..., por esto y por todo.

Álvaro: Buenas tardes. En el primer programa del año de Cultura con ñ tenemos con nosotros a una invitada muy a proposito para los tiempos que corren. Se trata de una doctora en Medicina, Catedrática de Procesos Diagnósticos clínicos y Profesora de Bioquímica, Inmunología y Técnicas instrumentales de laboratorio. Nadie mejor para hablar sobre algo de tanta actualidad como esta tercera, cuarta, quinta o sexta... ola del Covid-19.

Buscando en Internet a la doctora Albarracín, nuestra invitada de hoy, he visto que tiene los mismos detractores que tenemos este canal ÑTV o El Correo de España, por lo que imagino nos vamos a entender muy bien. La doctora Albarracín ha empezado a colaborar con El Correo de España y ha escrito un artículo muy visto que os invito a que leáis. Se titula Cómo la gripe se convirtió en Covid.  

Buenas tardes, Dra Albarracín. Realmente, el artículo de presentación en El Correo de España fue de los más leídos aquel día y ha tenido bastante aceptación. Quiero hacerle esta entrevista pensando en ese público que no tiene las ideas claras, como yo mismo. Actualmente, la sociedad está muy dividida al respecto del Covid. Hay personas que creen todo lo que cuentan los medios de comunicación y gente que no se cree nada. También hay personas que están escuchando a ambos bandos. Yo me sitúo ahí; quiero conocer ambas posturas.

Por me llama la atención que no he encontrado ningún virólogo o médico de la otra parte que quiera debatir contigo. Es muy extraño que estén hablando en todos los medios y periódicos y les invites a debatir educadamente contigo. No, no aceptan la invitación. Le he pedido a un amigo, director de un medio bastante más fuerte que el nuestro, que me encuentre un doctor para debatir con un, digamos, “negacionista”.  Me dice que imposible, que lleva 2 años intentándolo, pero no hay manera. ¿por que no quieren debatir?

No quieren debatir porque tienen unas consignas. Hay un discurso oficial sobre lo que es el Covid-19, lo que hay que decir, las medidas que se han tomado y cómo tienen que reaccionar todos los estamentos, tanto sanitarios como no sanitarios, sociales y políticos, y no se puede salir del discurso.

 

Dra Albarracín: Buenas tardes. No quieren debatir porque tienen unas consignas. Hay un discurso oficial sobre lo que es el Covid-19, lo que hay que decir, las medidas que se han tomado y cómo tienen que reaccionar todos los estamentos, tanto sanitarios como no sanitarios, sociales y políticos, y no se puede salir del discurso. Precisamente ayer hablaba con el marido de una internista de un hospital de aquí, Murcia, y comentando sobre los tratamientos para el Covid me dice que en el hospital de su mujer donde hay muchos enfermos en la UCI el jefe les ha dicho “No opinéis sobre los tratamientos; a vosotros no se os paga por pensar si no cumplir el protocolo”. Su mujer estaba atónita porque siempre los médicos hemos tenido libertad de tratamiento, pero el asunto Covid totalmente dirigido desde arriba y no pueden decidir nada. Ese es el problema. Y el discurso es tan pobre, tan reduccionista, tan poco científico porque se siguen las ordenes a rajatabla, así que nadie te va a rebatir. No tienen argumentos.

Yo no soy ninguna gran científica; era una desconocida hasta anteayer, pero tengo mis argumentos porque he leído y estudiado mucho todo este tema. El problema es que los oficialistas, los que salen como contertulios o como expertos en los medios, tienen un discurso absolutamente simple. No soportarían ninguna pregunta seria ninguna petición de fundamentos realmente científicos que apoyaran sus tesis.

Álvaro: Te voy a hacer una pregunta desde mi ignorancia del tema. Te pregunto como médico, como investigadora: ¿la ciencia de la medicina es exacta?

 

No. Por la historia de la medicina, que no es ninguna "maría", que es una asignatura importante, sabemos que la medicina siempre se considero un arte, porque hay muchos y variados recursos terapéuticos. Además la medicina está formado por una gran cantidad de disciplinas: la etiología, la nosología, el diagnóstico, la terapéutica, la analítica, los complementarios... Todo eso forma un abanico muy amplio. Y eso en la medicina, porque además en el asunto del Covid, la biología tiene mucho que decir, y la bioquímica, y la inmunología. Entonces, realmente, hacen falta varios expertos en todas estas disciplinas para plantear hipótesis y soluciones terapéuticas más allá del reduccionismo de “para un virus, una vacuna”.

Álvaro: Una vacuna conseguida en seis meses, algo inaudito.

Esta mal llamada vacuna es un fármaco, un producto de laboratorio que además se basa en una nueva una disciplina de estudios biológicos: la genética.

Que además no es una vacuna aunque se le dé el nombre de vacuna, porque es un fármaco; es un medicamento para que nos entendamos. La terapéutica que es la parte de la medicina que se ocupa de los tratamientos a las enfermedades, utiliza distintos tipos de recursos. Por ejemplo, el agua en la hidroterapia; el oxígeno, cuando una persona necesita oxígeno; otro tipo es la cirugía y otro son los fármacos. Los fármacos, a lo largo de toda la historia de la medicina, se han basado en las plantas, en los principios activos de las plantas. De ahí surge la farmacopea moderna que saca determinados extractos de las plantas, determinados principios y para patentarlos los simplifica y muchas veces los modifica en el laboratorio y crea un nuevo producto que ya es un fármaco químico.

El fármaco puede ser muy activo y muy eficaz pero es un xenobiótico; es decir, una sustancia extraña al organismo y que como tal tiene cierta toxicidad, por eso siempre se indican los efectos secundarios. Esta mal llamada vacuna es un fármaco, un producto de laboratorio que además se basa en una nueva una disciplina de estudios biológicos: la genética. Parte del estudio del código genético de la segunda mitad del siglo XX y XXI, de los códigos de nuestras células que explican su funcionamiento y los fenómenos vitales. Se ha intentado actuar en ese ámbito para tratar enfermedades hereditarias, o degenerativas como el cáncer.

Desgraciadamente creo que ahí nos hemos metido a jugar como Prometeo, a ser una especie de aprendices de brujo creyendo que íbamos a enmendar la plana a la Naturaleza o a la Creación de Dios para los que somos creyentes. Ahí se han hecho muchas barbaridades pasando también por encima la deontología y de la ética médico-biológica. Por eso hay tantos comités médicos y éticos en torno a muchas de estas manipulaciones genéticas.

Pues bien, esto es un fármaco génico que no tiene nada que ver con una vacuna, porque una vacuna es introducir el patógeno atenuado o una parte de él para que el cuerpo lo reconozca y produzca una reacción inmune que prevenga la enfermedad en caso de que el patógeno vuelva a entrar.

Álvaro: Para entendernos, la vacuna introduce el virus de forma controlada para que el cuerpo se prepare para cuando el virus entre de manera invasiva. Esta vacuna no cumple esos criterios.

 

Para nada. Esta vacuna es un fármaco génico porque lo que hace es meter un fragmento de ese gen del virus en forma ADN o de ARN. Un ADN vectorizado o un ARN mensajero encapsulados en nanopartículas que dan instrucciones a las células para que produzcan una determinada proteína. Y esto es muy problemático, porque la célula, reconoce que son proteínas extrañas. Sucede como en el rechazo cuando se trasplanta un órgano de otro cuerpo. Hay que asegurarse de que haya compatibilidad y aunque la haya, hay que usar supresores del rechazo. El cuerpo humano sabe muy bien lo que es propio y lo que no lo es. De eso se encarga el sistema inmune. Así, cuando introducimos un ADN o ARN extraño, este es rechazado.

Por eso se necesitan diversas técnicas para deprimir el sistema inmune y engañarlo para que se pueda producir esa proteína. Pero lo terrible es que esa proteína que se quiere producir es la proteína dañina de este virus Sars-cov-2. La proteína que produce los principales problemas: los trombos, la inflamación descontrolada, las neumonías, etc. Pues bien, a nosotros nos dan la información para que nuestro cuerpo la produzca. Es decir nos están introduciendo un virus sintético, el virus elaborado por ellos para que nuestro cuerpo lo reproduzca y además durante bastante tiempo, porque según los genetistas e inmunólogos ese ARN se ha modificado con los llamados codones optimizados para que produzca la proteína mucho más tiempo del que la produciría el virus real o un ARN propio de nuestro cuerpo. 

 

Álvaro: Por descontado, tu no recomendarías a nadie de los tuyos que se vacunara.

No, por supuesto, ninguno de los míos se ha vacunado. Bueno, algunos familiares sí, porque no hay manera de convencerlos. Pero, de mi familia cercana, nadie.

Álvaro: Y no se ha muerto nadie, ¿no?

No; al contrario, estamos muy bien. Ni hemos cogido el Covid ni nada de nada.

Álvaro: Muy bien. Una pregunta. Estamos en 2019, surge esto. Nos pilla de sorpresa. A vosotros ¿os pilla de sorpresa o ya sabíais algo? Y segunda pregunta: ¿esto ha sido casual o no es un virus que surge casualmente sino fabricado por el hombre? Ya sabes, si vino de la sopa de murciélago o hay algo más.

Cuando el virus saltó a Italia a mí si se me encendieron todos los pilotos de alarma, porque eso es increíble. Suponiendo que fuera una epidemia, una zoonosis, eso no puede viajar a esa rapidez y pasar esos miles de kilómetros para llegar de pronto a Lombardía y concentrarse esa manera en Lombardía sin tocar los países de alrededor de China donde prácticamente no hubo ningún problema.

 

Eso de la sopa de murciélago es un cuento, un cuento chino; bueno, ni para chinos. No cabe duda: a todos nos pilló de sorpresa. Aunque teníamos el antecedente de la supuesta pandemia de 2009, de la gripe A, que fue todo un montaje. Y del Ébola. Por eso, a mí y a personas que conozco nos hizo pensar “a ver por dónde vienen y qué pasa”. Pero estaba en China, donde hay una absoluta opacidad y además está muy lejos. Pero cuando saltó a Italia a mí si se me encendieron todos los pilotos de alarma, porque eso es increíble. Suponiendo que fuera una epidemia, una zoonosis, eso no puede viajar a esa rapidez y pasar esos miles de kilómetros para llegar de pronto a Lombardía y concentrarse esa manera en Lombardía sin tocar los países de alrededor de China donde prácticamente no hubo ningún problema. Además no se encontraba el transmisor, al paciente cero, entre las primeras personas, los primeros ancianos que enfermaron gravemente.

Ahí fue cuando empecé a investigar todas las conexiones y también la geopolítica. Curiosamente ocurrió entonces el asesinato de Soleimani. Una serie de cosas me hicieron ver que detrás había un movimiento geopolítico y que esto era mucho más complejo. Cuando salta a España y empezó a extenderse por Europa empecé a pensar qué podía ser esto. No era la gripe de todos los años así que empecé a estudiar bien el cuadro clínico: qué es lo que ocurría. Ahí ocurría algo y me di cuenta enseguida de que se trataba de una complicación de la gripe. No es exactamente una gripe; se están dando muchos casos de una neumonía inflamatoria grave.

Empecé a investigar todo lo que estaba publicando; las autopsias, las pocas que se han hecho. Lo que ocurría desde el punto de vista analítico, etc. Mi conclusión es que se trata de un síndrome inmune, un síndrome auto-inmune. Eso quiere decir que no lo produce el Covid, no lo produce ningún virus ni ninguna bacteria. Un síndrome auto-inmune es una reacción defensiva exagerada e inútil. La puede desencadenar un virus, pero eso le sucede a una persona y a otras no, dependiendo de que tengan algún otro situación. Esto hace que ocurra una reacción defensiva al virus que en lugar de defendernos nos vuelve más susceptibles a una inflamación descontrolada.

Yo ya estaba previendo que eso iba por ahí y cuando salieron las primeras autopsias y se vio que efectivamente el problema de los pulmones no era una neumonía típica causada por un patógeno respiratorio sino que venía de la sangre y era debida a micro-trombos en los vasos sanguíneos, me convenció mucho más y empecé a estudiar todo lo que se publicaba por los inmunólogos. Después salió la presentación de Médicos por la Verdad en la que me vi envuelta de una forma un poco sorpresiva. Yo dije día el 25 de julio de 2020 que esa reacción primera que hubo fue un Síndrome de Ade. Es decir un síndrome de reacción más a un tóxico que a un patógeno.

Después se ha confirmado por muchos estudios que fue una reacción auto-inmune, agravada por vacuna y que fue debida a determinadas vacunas de la gripe que se introdujeron en el año 2019.

 

Álvaro: Llega un momento, abril-mayo 2020, con Médicos con la Verdad, en el que se nos empieza a atacar a todos aquellos que disentimos o simplemente no creemos la versión oficial. Esto es rarísimo porque la gripe del 2017 fue muy fuerte, bastante más que en este Covid. Si hubiéramos dicho que los médicos están exagerando la gripe del 2017 no hubiera pasado nada, hubiera sido una opinión. Pero en este caso hay una persecución. ¿Por qué es esto, doctora?

Creo sinceramente que estas epidemias han sido ensayos

 

Creo sinceramente que estas epidemias han sido ensayos. La gripe A y otras fueron ensayos. En este caso, en vista de todo lo que se había observado en las reacciones anteriores a esta imposición de pandemias, tanto de los estamentos sanitarios como de la población en general, se quería evitar aquel discurso. Por eso se organizó el evento 201 que todo el mundo conoce. Aquel famoso evento que organizó la Fundación John Hopkins, la Fundación Bill y Melinda Gates, etc.

Álvaro: Recomendamos a quien no haya oído hablar de ello, que se informe sobre el evento 201. Aclara bastante lo que nos está pasando.

Ahí hay muchas claves. Como la colaboración de lo publico y lo privado. Es decir, se van a implicar los gobiernos y las empresas públicas con las multinacionales. Otro aspecto es que hay que controlar la información. Eso se diseñó muy bien, con todos los actores de todos los sectores importantes, aplicando un modelo jerárquico donde el jefe indica a los de abajo abajo lo que hay que decir y hacer. Los demás son peones. Mucha gente se pregunta cómo es posible que se han puesto todos de acuerdo. No es necesario, basta con poner de acuerdo unas cuantas cabezas. Después, bien por una obediencia, bien por el interés… al final les ha salido muy bien, la verdad.

 

Álvaro: ¿Esto terminará? Porque esto es algo que han lanzado para el control de la sociedad. Bajo mi punto de vista esto que distribuyen mata; te puede matar. ¿estamos de acuerdo?

 

Sí, estamos de acuerdo y más ahora que se ha vacunado todo el mundo. Yo ya lo advertí durante todo el año pasado. Ya las propias vacunas de la gripe de los últimos años ya eran bastante dañina y han traído problemas al sistema inmune a ciertas personas. Con estas al nuevas llamadas vacunas, que no lo son, que realmente introducen un patógeno sintético en el cuerpo, estas personas tratan de eliminar esos exosomas, virus o como le quieran llamar y van a producir epidemias. Eso es lo que estamos viendo ahora; yo lo advertí todo el año pasado.

Hay un umbral ya tan alto de vacunados que hay una masiva diseminación de esto que llaman ahora variantes. Publicaciones como The Lancet está diciendo que son los vacunados fundamentalmente los que contagian y están produciendo estas variantes que se están extendiendo por los países donde mayor tasa de vacunación hay. Por lo tanto son los vacunados y cuantos mas vacunados hay en un país es evidente que hay mayor tasa de epidemia. Lo que están diseminando son unos virus muy dañinos, unos productos de tipo vírico, unos productos celulares de tipo vírico con una información transgénica, de manera que no hay nadie que tenga inmunidad y protección suficiente, porque tienen siempre algo que nuestro cuerpo no va a reconocer. Eso quiere decir que sean peligrosísimos ni que nos vayan a matar; nos podemos contagiar y no pasa nada. No quiero alarmar a la gente diciendo que es un tóxico transgénico rarísimo que nos vaya a matar.

Las personas que tengan otro problemas, un sistema inmune más débil, sí se tiene que cuidar más. Para los demás es como cualquier epidemia gripal. Es muy probable que los que no enferman nunca enfermen, pero no tiene ser porque una cosa grave, sino una gripe. Porque no tenemos memoria de esas variantes, de ese transgen que han metido en las vacunas.

 

Álvaro: El Omicron ha nacido en Sudáfrica. Pero los africanos lo han pasado y en 20 días se ha acabado, cuando tienen un 20% de vacunados y aquí estamos empezando y no paramos.

Donde más epidemia va a haber es en los países más vacunados

 

Veremos ahora en enero cómo va a subir mucho más. Pero es por eso, porque la tasa de vacunación es altísimo. Ya leemos en revistas científicas que donde más epidemia va a haber es en los países más vacunados precisamente, porque están emitiendo estos exosomas-virus, estas partículas de tipo corona-vírico con una proteína espiga, la proteína del coronavirus transgénico, que muta mucho. Por eso va a haber variantes sí o sí, pero no pasaría nada si la inmunidad natural se hubiera dejado proceder su curso. Por que esta lo que hace es reconocer muchas secuencias de este virus y protegerse, después del año 2020 nos hubiera protegido perfectamente. Pero las vacunas han interrumpido el proceso; de hecho el año pasado, sin vacunas, hubo mucho menos gripe que este año con vacuna.

Ese es el problema: los vacunados están diseminando variantes. Hay algunos amigos míos incluso biólogos, que dicen que esto de las variantes no está demostrado porque no se han hecho suficiente secuenciaciones. Cierto, pero yo creo  que todas estas personas al estar vacunadas y tener que eliminar estos virus, hacen mutar al virus porque la célula lo reproduce creando mutaciones. Por eso no dicen que esta omicrón tienes 23 o no sé cuántas mutaciones. Cuantos mas vacunados haya, más mutaciones aparecerán, por la mayor más tasa de replicación. Quieren echarle la culpa a los no vacunados, pero eso no se sostiene de ninguna manera, porque los no vacunados aunque enfermen eliminarán los virus generalmente. Pero los vacunados con el virus transgénico, aunque no enfermen, sí que va a producir muchas más variantes. Si hay un 10% de no vacunados, los pocos que enfermen pueden producir una variante, pero todo el 90% vacunado va a producir variantes.

 

Álvaro: ¡Y cómo nos han engañado! Cómo han dividido a la sociedad. Puedo poner por ejemplo a mi propia comunidad de vecinos: te miran mal si no llevas la mascarilla; te regaña el vecino del quinto… nadie me regañó en el pasado por no llevar mascarilla cuando estaba con gripe.

Sí es un poco triste ver que una gran parte de la población española tiene una cultura de base muy pequeña porque no lee solo ve la tele y entonces basta repetir una cosa cala.

 

Álvaro: A base de llamarnos despectivamente negacionistas te dan de un lado y no sales de ahí. No quieren discutir el asunto con nosotros. El doctor que sale en Antena 3 no quiere estar hoy aquí con María José Albarracín. Esto me produce cierto rechazo. Y ahora te hago una pregunta: ¿conoces compañeros médicos que piensan como tú pero públicamente no lo dicen?

Por supuesto. Es más algunos médicos de hospital ahora me llaman: María José, mira, que estoy con el protocolo del hospital y la neumonía no se me va, ¿me aconsejarías que tome dióxido de cloro? Me llaman un montón y esto no les cuadra. Hay un montón, muchos más de los que la gente se imagina, pero no se atreven. Hay que disculparlos porque yo estoy jubilada. Tengo ataques, claro, pero quién está trabajando lo tiene peor. Es difícil asociarse; el problema es que si hay uno o dos en un hospital.

Álvaro: Sí. Te pueden despedir y decretar tu muerte civil. Eso lo sé yo bien por nuestro periódico ¿Qué sientes cuando te califican como negacionista, que afirmas que las pruebas PCR no son capaces de detectar el Covid, que sigues de teorías conspirativas y eres anti-vacunas

Esa es una manipulación muy bien estudiada. Cuando no hay argumentos científicos, y yo estoy dando unos argumentos basados en ciencia básica. Pues que me digan que esos argumentos no son correctos por esto y por aquello, pero en vez de eso recurren a la descalificación ad hominen, que es una falacia.

 

Álvaro: To tengo que decir que el doctor Rivero, la Dra Albarracín aquí presente, no me han puesto ningún problema para venir aquí. A muchos de los otros les he dicho que van a estar aquí y que quiero que debatan en un debate limpio, porque tenemos dudas. Nada de nada. Como si no mereciéramos ni debatir con nosotros. Yo me he puesto las dos primeras vacunas, pero sobre la tercera tengo unas dudas tremendas. Yo ahora estoy en tu consulta pública: doctora, ¿me vacuno?

No, de ninguna manera.

Álvaro: ¿Pero no sería ahora pero dejar de vacunarme?

No. Una enfermera que trabaja en una clínica privada me ha dicho que todos los que están en la UCI, están todos vacunados y que ha visto las analíticas y todos tienen el dímero D altísimo. ¿Qué quiere decir eso? Que se les están formado trombos. Yo aconsejo a todos los vacunados el control del dímero D. Puedes estar haciendo trombos aunque de momento no te haya dado ningún ictus ni infarto. Se están produciendo micro-lesiones por lo tanto si tienes el dímero D alto hace falta en un análisis adicional y a lo mejor tomar un anti-coagulante durante cierto tiempo para evitar esos micro-trombos que van a dañar tejidos.

Álvaro: Yo tomo anti-coagulantes por prescripción medica desde hace años

Pues eso te salva porque eso es una de las complicaciones más típicas que estamos viendo. Hay personas que se vacunaron hace tiempo y siguen con el dímero D alto y siguen formando trombos. O los deshacemos o va a tener consecuencias. Normalmente lo que más se daña es el riñón y el cerebro. El corazón depende del estado de las coronarias; también puede sufrir y el corazón. Pero el daño a largo plazo está en el deterioro intelectual y cognitivo porque van produciéndose pequeños daños en áreas del cerebro; se va perdiendo funcionalidad. Y el riñón también sufre mucho pues tiene mucha vascularizacion.

La mal llamada vacuna produce muchos problemas, pero el principal es el daño inmunológico; el daño auto-inmune. Los americanos lo han estudiado. Los American Frontline Doctors, han seguido lotes y en un estado, creo Tejas, analizaron varios lotes de vacuna de ARN mensajero y vieron algunos hacían un daño enorme y otros casi no. Su sospecha es que probablemente cómo estás vacunas se están fabricando en cantidades enormes y no hay infraestructura, la composición del portador, las nanopartículas que encierran el ARN, tienen diferente composición. Se trata de las nanopartículas lipídicas que envuelven el ARN. Son muy tóxicas y muy dañinas. Dependiendo de la composición y de cómo hablan la estructura de la nanopartícula, la vacuna va a ser más o menos dañina, que entre más en las células o menos, que se traduzca en más proteína espiga o menos. Es posible que haya diferencias entre lotes e incluso que algunos lotes sean placebo. El problema, el mayor daño es sobre el sistema inmune, así que cuantas más dosis peor, porque sistema inmune va a ir guardando memoria de las dosis anteriores y las reacciones puede ser más dañinas cuántas mas dosis.

 

Álvaro: Y si no te las pones el cuerpo se va a ir limpiando, ¿no?

El efecto la de la vacuna es relativamente corto, por eso estas vacunas no protegen

Sí. El cuerpo guarda memoria, pero el efecto la de la vacuna es relativamente corto, por eso estas vacunas no protegen. Han engañado a la población porque aunque se producen anticuerpos solo se producen anticuerpos contra contra un antígeno, contra la proteína espiga sola. De hecho tuvieron que sacar nuevos tests de diagnóstico porque cuando se buscaban anticuerpos para personas que habían pasado el Covid buscaban por lo menos adiós anticuerpos y vieron que los vacunados daban negativo, no tenían anticuerpos. Loa vacunados solo van a tener anticuerpos contra la proteína espiga. Ahora se hace un test inmunológico para medir dos anticuerpos: contra la proteína N, del núcleo, y contra la proteína S, la espiga. Los vacunados solo tienen anticuerpos contra la proteína espiga, mientras que los que pasaron el Covid tienen también anticuerpos contra la proteína N.

Como el vacunado tiene anticuerpos contra una proteína que además es muy parecida a otras proteínas que nuestro cuerpo produce, de forma natural, el cuerpo muy sabiamente las elimina. Por eso la protección va a durar dos o tres meses. Se ha visto que a partir de dos tres cuatro meses prácticamente no hay protección.

 

Alvaro: Por eso nos van a estar pinchando durante toda la vida. Las farmacéuticas van a hacer el agosto. El mas beneficiado va a ser quien dice que la población mundial no debe pasar de 500 millones de personas.

 

Por supuesto, en Reino Unido e Israel van ya por la cuarta dosis. Pero el problema no es solo la cuarta o la quinta sino que van a sacar otras nuevas porque está bien claro que está vacuna no sirve. Es evidente. Es evidente que donde más infección, más personas en las UCIs, más fallecimientos es donde hay mas vacunados. Sí se consultan los datos ahora mismo los que están falleciendo principalmente son los vacunados. No hay más que mirarlo en el Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias de Pedro Simón. Ahí están los datos brutos y eso es innegable. Y eso que ellos cuentan como no vacunados a todos los que se han puesto solo una dosis y no han completado la vacunación o se pusieron las dos dosis pero no han pasado todavía dos semanas desde la ultima. Ya nadie va a poder negar que estas vacunas no funcionan: no han prevenido epidemias, no ha prevenido hospitalización, no han prevenido muertes, no previenen contagio ni transmisión.

 

Álvaro: Por cierto, en las televisiones ahora oímos por ejemplo que el 40% de los fallecidos no estaban vacunados, lo que quiere decir que el 60% sí lo estaban,  pero eso eso no lo dicen. Es decir, esto te toca y te puedes para adelante como te puedes ir para adelante con una gripe, con una neumonía.

 

Te digo más, Álvaro. Estoy viendo ahora algunos casos que no me gustan nada. Me llama mucha gente, algunos conocidos míos, y el protocolo de tratamiento que están aplicando ahora mismo es nefasto. Los jefes han dicho que aquí estamos no para pensar sino para cumplir el protocolo. Quien se salga del protocolo, si tiene algún problema, se las ve solo; nadie lo protege. Si una persona muere por aplicar un protocolo, no pasa nada; pero si se muere con un protocolo ligeramente diferente, te la has cargado. ¿Quién va a asumir ese riesgo?

Yo admito que el protocolo oficial de algunos hospitales puede ser bueno si se hace bien. Pero se están cometiendo algunos errores. El primero es que cuando alguna persona va con el cuadro gripal, se haga o no se haga test, te dan paracetamol y te mandan a casa para se baje un poquito la. Fiebre. Mal: el paracetamol habría que desterrarlo porque es muy tóxico para el hígado. Es un antipirético y te baja la fiebre, pero es muy tóxico para el hígado y te agota el glutation hepático, que es la defensa que el hígado tiene contra la inflamación. El ibuprofeno o la aspirina son menos dañinos. Mejor la aspirina con tiene menos contraindicaciones o el ibuprofeno, qué es un antiinflamatorio también y al menos no agotan el glutation.

Después, cuando el paciente está un poquito mal, le dan corticoides: cortisona, urbason, dexametasona... corticoides. Eso es un buen antiinflamatorio, muy potente, demasiado potente y te deprime el sistema inmunitario. Entonces si estás empezando una inflamación, un proceso vírico que normalmente después se puede complicar con una sobreinfección bacteriana sobre todo si tienes problemas en la boca, mala flora intestinal, cualquier cosilla que todos tenemos... al darte los corticoides te deprime sistema inmune y empieza la neumonía va a empeorar. En mi opinión, si con el ibuprofeno o la aspirina no es suficiente y ves que a los varios días se complica o aparece incluso un poco de bronquitis o neumonía, es el momento de dar antibióticos, no corticoides. Los corticoides se pueden dar después a los siete u ocho días si es que hay una hiperinflamación, pero los corticoides que se dan ahora como churros no están indicados porque además tienen un efecto de rebote: mejoras un poco de momento, pero a los dos días empeoras. En resumen, en vez de corticoides, antibióticos. Y si tienes invermectina, una dosis única de 12 a 15 mg, dependiendo del peso de la persona. Dosis única normalmente.

Si tienes problemas respiratorios, los vaporizadores de toda la vida. No los de los asmáticos, sino uno de tomillo, eucalipto qué es muy bueno respirar. O lo que hacían nuestras abuelas: en un cazo con agua hirviendo se echa un puñado de hojas de eucalipto y se respiran los vahos. O una infusión de tomillo, de artemisa, todo lo que es expectorante, que fortalece el sistema inmune.

Con esto la mayoría de la gente sale adelante sin problemas, sin recurrir a cosas raras, al dióxido de cloro y otras cosas que pueden dar miedo a la gente porque no las conoce. Y si no sale, a los 8 días, cuando el virus ha desaparecido porque esto está comprobado, entonces sucede la reacción auto-inmune, que ya es inflamatoria y a lo mejor hay que dar corticoides. Si estás en el hospital hay monitorizar y vigilar con anti-coagulantes o con corticoides. Pero en el hospital les dan entonces anti-víricos y otros depresores del sistema inmune.

Incluso un inmunodepresor nuevo que salió este verano y lo ensayando. Algunos pacientes murieron y otros tienen graves escuelas, gente joven que es el tocinizumar, un anticuerpo monoclonal que es un inmunodepresor tremendo. Lo autorizó, no lo aprobó la FDA este verano por la vía de emergencia. Aquí en Europa sin que la EMA lo hubiera aprobado se empezó a aplicar en hospitales de España y ha matado un montón de gente. Los anti-virales, tocilizumab, rendesivir, xxx... eso fuera, no vale para nada. Y lo saben. Hasta uno de los médicos más oficialistas dijo en la tele “es que nos hemos cargado a los viejos porque les hemos dado corticoides y antivíricos y les hemos deprimido su sistema inmune. Lo dijo el doctor Carballo.

El doctor Carballo, me pasaron un recorte de un programa de televisión, dijo “reconocemos que lo hemos hecho mal, que matamos un montón de gente porque combinamos corticoides con anti-virales y pasaban a deprimir el sistema inmune y no mejoraban, y lo deprimíamos más hasta que se morían. Es que es eso lo siguen haciendo. Lo siguen haciendo. Entonces cuando ven que la neumonía está ya en bilateral [creo que es en ambos pulmones], entonces intuban. Antes lo hacían muy pronto, pero aun ahora entuban pronto. Para intubar te tienen que dar propofol, etc.  Eso deprime el sistema respiratorio y entonces la persona no tiene oxígeno.

Es un cúmulo de despropósitos continuo cuando esto se puede tratar desde el principio poco a poco y se puede tratar bien.

Álvaro: ¿Esto es una pandemia?

Esto es una pandemia de mentiras, de tests que no pueden discriminar entre la gripe y los coronavirus. Es una pandemia de malos tratamientos. Es una pandemia de vacunas autorizadas por la vía de emergencia que no protegen y que no me evitan la transmisión y que están produciendo más epidemia. Es una pandemia de disparates.

Álvaro: Me refería a que, por el numero de muertes, no tiene categoría de tal.

 

Sí. Ahora se está viendo que las muertes por Covid son incluso menores que en otro tiempo, pero ha habido una gran epidemia de muertes por todas las causas. Y Sanidad no da explicación. Y no solo en España sino en otros muchos países. Y sabemos que hay muchos muertos por las vacunas Covid, porque son ictus, infartos y enfermedades auto-inmunes, cáncer. Y antes de que hicieran esta vacuna y sabiendo lo que iban a hacer y como la iban a hacer ya dijimos donde iba a impactar y que el virus se iba a reproducir. Es mas, lo dijo la propia FDA antes de que se comercializaran las vacunas.

Álvaro: Otra cosa cuando menos sospechosa es que de los grandes comunicadores no haya ninguno que dude. Y los ataques que estamos recibiendo o estáis recibiendo. Es un ataque brutal. A mi me has convencido no voy a poner la tercera vacuna pero, con esto del certificado Covid, sin una cosita en el móvil no puedes hacer tu vida normal.

A pesar de la gran manipulación, del miedo de la gente y la desinformación, no hay por qué aceptar el pasaporte Covid. La legislación la han hecho de una forma sinuosa tratando de introducirlo, pero el pasaporte es una ficción, porque para que estuviera en vigor tendrían que haber dado dictado una norma obligando al hostelero o al gimnasio a controlar el pasaporte bajo una determinada pena. Eso no está en ninguna de las normas de las comunidades autónomas. Por tanto no es aplicable.

En este momento hay que aguantar, porque la presión es todavía tolerable. Lo que vamos viendo es que están ensayando como implementar algo de lo que ninguno vamos a escapar; porque está claro que lo que quieren esa un control mediante la inoculación directamente en el cuerpo que refleje tus datos antropométricos y que esté conectada con toda tu actividad, económica y de todo tipo. Y que desaparezca el dinero. Me pueden llamar conspiranoica, pero como lo vamos a ver muy poco tiempo...

Ya lo dije en el primer artículo que escribí, en CAUAC en junio de 2020. Detrás está el Foro Económico Mundial y detrás estar este asunto: cambiar el dinero a dinero digital y controlarnos. 

 

Álvaro: Y los que no entremos por ahí vamos a estar fuera del sistema.

Habrá que buscar un sistema alternativo. Se está en ello; hay mucho movimiento.

 Álvaro: Muy difícil cuando el programa más visto en España es Salvame. 

Sí. A mí me produce pena y rabia, y por supuesto mucha indignación porque dentro de poco esa pobre gente no va a tener recurso alguno. Nosotros nos estamos preparando.

Álvaro: ¿Cómo se debe preparar una persona normal? Como yo, que no está metido en esto pero quiere mantener su libertad. Es decir, yo no me vacuno, pero soy editor de libros y, por ejemplo, el 12 de febrero voy a Valencia y no puedo ir a un hotel. 

Ahora mismo, con la ley actual que hay y las normas actuales en principio el hotel no te puede obligar. Pero el hotel cree que tienen que hacer eso. El problema es que se está plegando mucha gente a ese tipo de cosas sin fundamento jurídico. Ahí está el problema, en que un negocio particular quiere aplicar las supuestas normas Covid, porque teme algo. Pero no le pueden multar ahora mismo por organizar un evento de este tipo guardando determinadas medidas de seguridad.

Pero lo cierto es que dentro de poco vamos a perder muchos de los derechos y libertades que tenemos, por eso digo que hay que formarse alternativamente, tener otro tipo de recursos.

Los vacunados van a entrar en una espiral de la que no van a poder salir. Se les va a ir exigiendo cada vez más condiciones.

Álvaro: Es una cosa muy dura saber que vamos a perder muchos derechos y libertades, pero los vacunados van a perder más que nosotros aunque no lo sepan. Se creen que por el mero hecho estar vacunados van a ser mas libres, pero es al contrario

Sí, porque los vacunados van a entrar en una espiral de la que no van a poder salir. Se les va a ir exigiendo cada vez más condiciones. Ahora una nueva vacuna, otra ahora hasta Dios sabe que es lo que les espera… No lo sé, pero nada bueno.

Esto acabará cuando implementen el control que ellos quieren

 

Álvaro: ¿Esto acabará en algún momento? Cuando ya lo tengan todo controlado, ¿no? 

Claro. Acabará cuando implementen el control que ellos quieren. No se van a echar para atrás porque ya han llegado muy lejos. Y les ha salido bastante bien. Hay bastante resistencia y cada vez más gente que se está dando cuenta de que esto es una espiral sinfín. Pero les ha salido bastante bien. Lo que quieren implantar es este Nuevo Orden Mundial, este gobierno totalitario. Lo tienen ya muy decidido y no se van a echar para atrás.

 

Álvaro: En otros países como Polonia, Hungría la población se rebela, pero aquí en España no hay estos movimientos, esas manifestaciones de queja.

Bueno, las hay también España. Me dicen que el otro día en Barcelona hubo 30,000 personas, en San Sebastián otro tanto, en el sur también. No son tan multitudinarias pero se están empezando a ver.

 

Alvaro: Tenemos que mantenernos firmes, ¿no, doctora?

Claro, hay que hacerse fuerte en la Verdad, que es lo que nos hace dignos.

Álvaro: Bueno, pues yo no voy a poner la tercera vacuna. Si me siento mal te llamo. 

Hay también una red de médicos alternativos. Yo ya no estoy en activo. Pero hay muchos médicos que están tratando esto y lo están tratando bien.

Alvaro: El tema de las mascarillas: ¿hacen más daño que bien, verdad?

Sí, las mascarillas más daño que bien. No obstante se podrían justificar en un ambiente cerrado en el que haya personas enfermas, en el ámbito sanitario, Pero ni siquiera en sitio cerrado donde haya gente sana, la gente sana no contagia. Eso es absurdo. La mascarilla al aire libre y en el colegio a los niños no tiene justificación.

A mí me preocupan mucho los niños, porque el niño, sobre todo cuanto más pequeño es, necesita ver el rostro. Necesita la expresión facial, si no se va a ir volviendo una persona desconectada y esa desconexión emocional es muy peligrosa, hace psicópatas.

 

Álvaro: Y para una persona con problemas de respiración eso es malísimo ¿no? Porque está respirando su propio aire.

En efecto, todos sus propios gérmenes que tiene que eliminar hacia fuera y que a otros no dañan a no ser que esté en muy estrecho contacto. Cuando sabemos que una persona estaba mala siempre se la aparta un poquito en una casa bueno, en su habitación.

 

Álvaro: Ha sido un placer, Dra Albarracín. Me gustaría leerte mucho en El Correo de España. Queremos que te animes. Primero porque la gente pregunta y segundo porque fue un éxito tu primer artículo. Por cierto, ¿puedo cenar con mis padres el día de Nochevieja?

Claro, si no hay nadie enfermo no hay ningún problema. Si hay alguno enfermo, que no vaya a la cena.

 

Álvaro: Sí, pero ahora si uno estornuda dice “me voy a hacer un test” y si sale positivo 

Bueno, yo no me he hecho ningún test. Pero el hecho de que un test salga positivo tampoco indica nada. Cuando una persona puede contagiar, salga negativo o positivo, es cuando tiene fiebre cuando está enfermo, cuando tiene claros síntomas de inflamación, mocos y estornuda y tose. Y sobre todo un estado febril, que indica que el cuerpo está en un proceso inflamatorio.

 

Álvaro: Las reacciones a las vacunas, no las graves, las de pasar un día fastidiado. Cada vez hay más ¿verdad?

Sí, porque producen una reacción del sistema inmune, como de alergia. Cualquier cosa hace que se ponga malos. De hecho muchos jovencitos aunque afortunadamente no han tenido problema grave sí que nos están contando que se están resfriando, tienen cansancio, trastornos en la menstruación, eso es muy frecuente. Eso son las nanopartículas lipídicas, el tóxico que envuelve la vacuna. Generalmente lo eliminarán y se regulará, pero si han producido proteína espiga en el ovario eso sí puede hacer un daño a más largo plazo. Vamos a ver muchas cosas.

 

Álvaro: Lo dicho, ha sido un placer. Seguimos en contacto y esperamos leerte mucho en El Correo de España. Como a ti, nos llaman conspiranoicos y negacionistas, con lo cual estás en un medio amigo.

Gracias. Sí, escribiré cuando pueda. Muchas gracias y feliz año 2022 aunque no lo están poniendo fácil.

Relacionados