El 18 de agosto de 1934 José Antonio fue citado a un juicio por el asesinato de la socialista Juanita Rico ( en la foto inedita, el JEFE junto con el camarada y pasante de su despacho Andrés de la Cuerda ,Tia Ma y su hermana Pilar entrando en la sala de audiencias)

El 10 de junio anterior la socialista y "Chibiri" Juanita Rico había participado en el asesinato del estudiante Falangista Juan Cuéllar ,de 18 años, cerca del Monte del Pardo, llegando incluso a orinar en su cadaver.

El grupo de "chibiris" que asesinó a Cuéllar estaba instruido y organizado por el capitán Carlos Faraudo ( que en el mes de mayo de 1936 fue eliminado por camaradas de la Primera Línea de Falange)

En ese momento las filas falangistas ya habían sido diezmadas por varios asesinatos y multitud de heridos, negándose hasta ese momento José Antonio a repeler las agresiones.

El Jefe acudió la misma tarde al depósito de cadáveres y a la vista de lo que habían hecho con el camarada Cuéllar ( el cadáver presentaba dos impactos de bala, varios navajazos, tenía cortada una oreja y le faltaba parte del cuero cabelludo ) muy a su pesar , permitió que se produjera la primera represalia, ante las presiones del entonces "Jefe de Objetivos" Ansaldo y de su lugar- teniente Groizard.

Las Milicias de Falange se pusieron en marcha y sobre las 9:30 de la noche un coche en el que iban 4 camaradas que después fueron Palmas de Plata ,( Agustín Aznar, Gerardo González Sampedro, Luis Aguilar y José Miguel Guitarte ) localizaron en la esquina de la calle Cardenal Cisneros con la de Eloy Gonzalo al grupo de socialistas que había asesinado a Juan Cuéllar.

Abrieron fuego y resultó muerta Juanita Rico y heridos sus dos hermanos Ángel y lino.

En el juicio que se celebró , se acusaba a Alfonso Merry del Val, como autor del asesinato ya que era propietario del coche en el que iban los camaradas , se dicto sentencia absolviéndome por falta de pruebas.

En la otra foto inédita ,se ve al camarada , también herido en el enfrentamiento en el Pardo , Manuel Roldán Vallejo postrado en una cama de hospital.

A partir de ese momento "la sangre se cobró con sangre ".