¡Que pare la búsqueda! Todos los profesionales y voluntarios dejen de seguir buscando al gilipollas porque, mira tú por dónde, el gilipollas acaba de aparecer, reflexionando en los fresquísimos pastos serranos del término municipal de Galapagar, próximos a la lujosa hacienda del pijo neo hacendado capo comunista.

Esto es algo de lo que más se echaba de menos en nuestra patria: un Sergio García Torres, ha sido nombrado por el -no os riáis, que la cosa es triste- asombrante vicepresidente Iglesias, Director General de Bienestar Animal. Que a nadie le quepa duda de que el señor García Torres ha logrado un muy bueno "bienestar". Lejos de tener que vivir de las subvenciones a ONGs.

¿Que se puede pensar de quien acusa a los ganaderos -no sé si solo a los ganaderos españoles o a todos los ganaderos del mundo- de robarles la leche a las vacas? ¿Que se puede esperar de quien asegura que un kilo de carne de vaca contamina igual que un coche a 200 Km/h? -tampoco se explica el lumbreras en esto si es un Kg. por metro, por kilómetro, o a los 200-. ¿Qué puede aportar al bien general, que es el fin por el que se les paga a los políticos, alguien que quiere prohibir los circos, los acuarios -sin señalar si son a las pequeñas redomas con un pescaíto rojo nadando sin parar o también a los grandes educativos como el de Valencia, y también la Fiesta Nacional? Pretende proteger a los perros para que no sufran en las monterías, y la suelta de vaquillas en las fiestas de los pueblos.

La ministra vicepresidenta Calviño anda como loca tratando de encontrar los dineros suficientes -lo tiene claro- para que Europa pueda llegar a creer -vuelve a tenerlo claro- que esta trupe de descerebrados, son capaces de cuadrar las cuentas que le han de entregar. Algo así como quince impuestos, entre subidos y creados tiene preparados la señora Calviño, para "aliviarnos", no la penas, que son cuantiosas, sino los maltrechos bolsillos, porque tanto la señora vice, como el resto del "percal" con el que está hecho este disfraz de gobierno, solo saben malgastar en gilipolleces como lo de la secretaria del bienestar animal, receta de un grueso talonario fácil que tanto comunistas como socialistas -todos rojos- usan con largura para colocar a vagos que llevan sin dar un palo al aire durante toda su puta existencia. Pero "amiguetes", en vez de hacer los recortes, que hay tela para cortar, que haga decentes y lógicos los presupuestos de gastos.

Ojo al parche; han encontrado la posibilidad -algún listillo- de encontrar unos 40.000 millones de euros echando mano del IVA que razonablemente se había reducido en beneficio de quienes hicieran uso de esos productos. Casi todos muy justificados.

La oscuridad mental de estas desgraciadas criaturas no es capaz de ver que su incapacidad, solamente envidiada para el jodido enemigo, está acabando con el ya muy mermado poder económico de los españoles decentes, casi todos los que no son políticos.

La señora Calviño debería saber que toda esa batería de impuestos que ya tiene preparada contra "los ricos", por su propio peso, lo acabaremos pagando, como sus sueldos malamente ganados, los semi pobres y hasta los pobres de solemnidad.