El gran día llegó, hoy 22 de febrero de 2020, una mañana luminosa, ligeramente fresca y soleada, tuvo lugar la esperada presentación en Sevilla capital de la primera edición, por cierto ya agotada y a la venta la segunda en las librerías más prestigiosas de este país y en la web, segunda edición del libro que comentamos, “Franco, una biografía en imágenes” (SND editores), una obra espectacular de edición cosida con 724 páginas y que contiene más de 1.600 imágenes del Caudillo aportadas tanto por la familia en su vertiente personal como por la Fundación Nacional Francisco Franco, imágenes de los que constituye una biografía visual, a la vez que literaria, de un personaje indisoluble y constructor de la reciente historia de una España que con él pasaría a la modernidad.

En un céntrico y afamado restaurante de la capital de Andalucía, Sevilla, en un reservado armonioso, adecuado a la grandeza del acto que iba a tener lugar, se celebró esta inolvidable presentación, ante más de 50 personas y eso que el acto no pudo ser anunciado como se debiera. Aún así salón abarrotado.

El “no presentarán” a manos de las fuerzas involutivas de una izquierda nerviosa y descompuesta que habita a orillas del Guadalquivir, que había presionado con todos los medios a su alcance de la ciudad, quedaría así en una simple pataleta de impotentes fierecillas. Sevilla, pues, acogía un acto bellísimo y cargado de emoción, ofrendado a la memoria de nuestro Caudillo y con visos a dejar un legado documental de valor indiscutible a las nuevas generaciones y al objeto mismo de restaurar esa memoria histórica que viene desvirtuándole empleando para ello los mismos clichés desde los años sesenta.

Con ello, la libertad de expresión, curiosamente en estos tiempos de Dictadura Socialista, Indepe y Bolivariana, ahora constituye seña única de una derecha conservadora que pretende vivir y dejar vivir al prójimo, ese último reducto molesto que acosan sin piedad los nuevos profetas de una religión de sacerdotes del saqueo y la charlatanería al objeto de cercenar el librepensamiento y reescribir la historia, todo ello con la intención de implantar a las bravas, con descaro e impunidad, un totalitarismo populista que viene siendo financiado desde una Venezuela masacrada en sus barrios más humildes en los que se roba el dinero de los pobres para convertirlo en lingotes de oro, oro que se transporta en aviones que hacen escala en países amigos y que a su vez, al ser regímenes con unos mismos fines, reciben parte de este oro a modo de regalía por su colaboración en el tráfico de este metal precioso que se esconde para más tarde ir a buscarlo.

a0a5d87b-c406-41bb-8373-48d78756e788

Pero dejémonos de politiqueros de tres al cuarto, mangantes sin escrúpulos, inmorales sujetos propios de una acelerada degeneración de la democracia, y vayamos a lo nuestro, a la presentación de una obra gráfica y literaria que supone un indiscutible hito editorial en España, un legado sin paliativos al acervo documental de una etapa gloriosa de nuestra amada Patria:

Álvaro Romero (Editor y Gerente de SND), el General Juan Chicharro (Presidente de la Fundación Nacional Francisco Franco), Mª Fidalgo (Doctora en Historia), así como los dos autores, Francisco Torres y Dionisio Rodríguez,  compusieron la mesa de presentación en un bellísimo salón de paredes de estuco e iluminación contenida, pero acogedora. Un numeroso público entregado seguiría las palabras de cada uno de los ponentes que se sucedieron en un orden habitual en este tipo de actos.

En primer ligar intervino Álvaro Romero (Editor y Gerente de SND editores) quien agradeció a los restantes miembros de la mesa su presencia y participación. “Aquí estamos unos valientes debido a la cobardía de unos cuantos que nos han puesto trabas de todo tipo para que este encuentro no se celebrara en la mañana de hoy. Bienvenidos a unos tiempos difíciles, a una época de cobardes, porque aquí no hay ningún cobarde, sino personas dispuestas a conocer una obra que ha llevado dos años de trabajo e investigación” –remato este editor su intervención que, nunca mejor dicho, abría fuego en los que sería la toma de Sevilla, un enclave estratégico que se rendía sin condiciones a los postulados de verdades históricas incuestionables contenidas en el libro que presidía la mesa de oradores.

María Fidalgo, por su parte, se veía “convertida en una nueva Agustina de Aragón”, pues su intervención en este acto podría traerle consecuencias aunque, según sus palabras, por el contrario, “no estaba dispuesta en ningún caso a traicionar ni los valores ni la historia de su país”.

IMG_8737

Las dos primeras intervenciones cosecharon sendas tandas de aplausos a las que seguirían las esperadas palabras del General Chicharro: “España, en tiempos de Franco, llegó a ser la 8ª potencia mundial, sin embargo, hoy en día es la 16ª. Franco construyó más de 4.000.000 de viviendas sociales, a 4 personas por piso tenemos 16.000.000, cuando la población era de 30.000.000 de personas. Con Franco existía igualdad, si no veamos hoy en día, por poner un ejemplo, lo que ocurre con el Impuesto de Sucesiones, en Madrid se paga muy poco y en Andalucía te dejan en la ruina. Este libro, el que hoy presentamos, no es un libro político, sino un libro que relata verdades de nuestra historia más reciente. Y cuando vemos la España de hoy, la de un gobierno socialcomunista que va a entregar la Seguridad Social a las Vascongadas y Cataluña a los Independentitas, entonces entiendo que quieran esconder este libro.

Porque una cosa es la diversidad cultural de España, hecho que hay que proteger, y otra mantener un Estado de Autonomías absolutamente innecesario y artificial que nos cuesta miles de millones cada año.

Respecto a eso de sacar un muerto de una tumba sin el permiso de su familia, eso es profanación, aquí y en China. Ello ha sido posible gracias a la traición del PP, la Iglesia y el Tribunal Supremo, de modo que unos han mantenido una actuación de perfil y otro de obligada obediencia política al régimen socialcomunista.

Ahora hemos recurrido al Tribunal de Estrasburgo en la defensa de una familia que tiene el derecho a enterrar a su abuelo donde ellos quieran, porque ¿saben ustedes que para que esta familia, cada vez que deseen llevar flores al Caudillo, debe pedir la llave del cementerio de Mingorrubio a Presidencia del Gobierno?”

Continuará en una segunda parte.

¿Dónde comprar el libro?: https://sndeditores.com/product/franco-una-biografia-en-imagenes/