¿Está usted de acuerdo con la sentencia del Tribunal de Estrasburgo que avala las expulsiones en caliente? 

Las expulsiones en caliente son imprescindibles, primero para actuar inmediatamente con estos individuos que entran ilegalmente en España y evitar males posteriores, independientemente de si entran de manera violenta o no, por supuesto si entran de manera violenta la medida debería ser aún más dura y contundente, pero también si entran sin agredir a Guardia Civiles o policías. Y en segundo lugar, son imprescindibles para evitar el efecto llamada, aquellos potenciales inmigrantes ilegales que vieran que aquel que entra ilegalmente en España es inmediatamente expulsado, cambiarían de actitud en su inmensa mayoría.

Las razones son múltiples y de sentido común, los socialpatriotas que formamos parte de ADÑ u otros grupos llevamos décadas explicándolas y ahora parece que algunos las están utilizando también electoralmente, pero parece que en España algo cuanto más de sentido común es, más hay que explicarlo y menos está recogido en la legislación española, a la vez que más perseguido está, así que voy a exponer alguna de esas razones.

Razones de seguridad. Hay que defender las fronteras para evitar que entren delincuentes, terroristas u otras personas, sea de manera individual o colectiva, que puedan hacer daño a nuestra patria y a nuestros compatriotas. Y no sólo hay que defender las fronteras de la Unión Europea hacia fuera, sino también las interiores, ya que dentro de las naciones europeas hay millones de inmigrantes que han entrado ilegalmente en Europa y hay que detectar quiénes son, que pretenden y no se pueden pasar de país en país como el que cruza de acera, por eso hay que recuperar las fronteras nacionales.

Razones sanitarias. Nos echamos las manos a la cabeza con las epidemias, pero parece que esté prohibido denunciar la relación directa de esas epidemias, sean mortales o no, con el aumento de la inmigración. De hecho, en España se han regenerado enfermedades ya desaparecidas hace tiempo porque las han traído de fuera de España últimamente, y algunas otras eran desconocidas hasta ahora en nuestra nación, pero esto también está prohibido denunciarlo para que no te acusen de xenófobo y racista.

Razones de preservar nuestra identidad como nación. Estamos hartos de ver como el sistema elogia hasta el paroxismo cualquier acto cultural, tradicional o festivo del pueblo más pequeño de España o hasta de un barrio y dice que hay que protegerlos, y eso está muy bien, pero cuando se habla de identidad nacional ya se es racista o xenófobo. La identidad nacional hay que defenderla, nuestro idioma, nuestra cultura, nuestra religión, nuestras tradiciones, nuestra historia… hay que protegerlas porque son la esencia de España.

Razones de defensa de los derechos de los españoles. No hay trabajo para los miles de millones de ciudadanos que quisieran entrar en Europa en general y España en particular, ni tampoco viviendas, ni hospitales, ni colegios, ni pensiones, ni recursos sociales… y las autoridades están para defender primero a sus compatriotas, ojalá España pudiera resolver los problemas de todo el mundo, pero si no somos capaces de resolver los problemas de 45 millones de personas, como vamos a enfrentarnos, además, a los problemas de millones y millones más de personas que quisieran pasar por nuestra patria.

Pero, ¿por qué ocurre esta invasión si es tan de sentido común el defender las fronteras?, pues muy sencillo, porque quienes mandan en el mundo utilizan la inmigración para sus bastardos objetivos y sus intereses económicos. Por eso, ciñéndome a España, los gobiernos de izquierda y derecha que hemos tenido, y los que tendremos, han permitido la invasión y hasta la suplantación de personas en nuestra nación durante décadas, y no exagero nada con lo de la “suplantación”, ya hay localidades en España con más extranjeros que españoles. Porque, recordemos, la inmensa mayoría de los millones de extranjeros que han entrado ilegalmente en España no han entrado a través de las vallas de Ceuta y Melilla, ni siquiera en las pateras, lo han hecho tranquilamente por aeropuertos o carreteras. Y han entrado ilegalmente, se les ha permitido quedarse ilegalmente, como premio se les ha concedido la legalidad, y posteriormente hasta se les ha regalado la nacionalidad española.

Y se ha permitido esta invasión por parte de derecha e izquierda para conseguir destruir España en distintos aspectos, porque la inmigración es un arma del sistema. Es un arma del sistema para rebajar condiciones sociales, laborales y económicas de los españoles. Es un arma del sistema para acabar con nuestra identidad nacional, nuestro idioma, nuestra tradición, nuestra religión, nuestra cultura. Es un arma del sistema para conseguir votantes que den carta de legalidad a esa destrucción nacional.

España sufre una irreversible invasión, como toda Europa, pero aquí además mienten utilizando aquello de que España es un país de inmigrantes, ocultando que nuestros compatriotas iban con permiso de trabajo, con certificado de penales, con certificado médico, jamás construían guetos allí donde se instalaban, jamás encabezaban las listas de comisión de delitos en los países a los que iban a trabajar, jamás se quedaron ilegalmente ni dieron problemas. ¡Mienten quienes dicen lo contrario!

Que no les engañen también en esto, sufrimos una invasión y todos los políticos del sistema, desde los liberales hasta los comunistas, pasando por los separatistas, son cómplices de esta invasión.