Sin duda un documento extraordinario y ejemplar es el testamento de Franco, ejemplo de amor a Dios y a España. Este es otro de los textos que también de vez en cuando leo para intentar curarme de tanta gilipollez política que estamos sufriendo de una España sin rumbo.

Empecemos diciendo que fue un gran católico, ''quise vivir y morir como católico'' y por ello un hijo fiel de la iglesia católica, ''ha sido mi voluntad constante ser hijo fiel de la Iglesia''. Una pena que todavía en vida esta le diera la espalda su jerarquía y ahora también después de muerto al permitir que lo sacaran malamente y por la puerta de atrás del Valle de los Caídos.                              
 
Dicen todavía algunos idiotas que con la democracia liberal actual vino la reconciliación entre los españoles, bueno pues el propio Caudillo nos dice en su testamento, ''perdono a cuantos se declararon mis enemigos, sin que yo los tuviera como tales''. Sus únicos enemigos eran como los de cualquier patriota español o del país que sea, sólo ''aquellos que lo fueron de España'', de sentido común. Sin duda un hombre amante de España, ''a la que amo hasta el último momento y a la que prometí servir hasta el último aliento de mi vida''. Preciosas palabras de una verdadero patriota.
 
Leal monárquico, ''que rodeéis al futuro Rey de España, don Juan Carlos de Borbón, del mismo afecto y lealtad que a mí me habéis brindado y le prestéis, en todo momento, el mismo apoyo de colaboración que de vosotros he tenido''. Muy triste que la persona que el eligió como rey le traicionara después perjurando y destruyendo poco a poco su obra después de muerto. Vergonzosa la actitud del emérito y ahora también al no pronunciarse en su momento el ''rey'' actual ante la profanación de su tumba y que encima siguen permitiendo y manteniendo un sistema corrupto que ha arruinado al país que tanto amó Franco.

Un hombre que aconsejó, ''que perseveréis en la unidad y en la paz'', cosas que, por cierto, con el tiempo nos hemos cargado. Un hombre de gran visión ya que nos advirtió de que, ''no olvidéis que los enemigos de España y de la civilización cristiana están alerta. También decía que dejáramos a un lado todo tipo de individualismo egoísta y trabajásemos en equipo, ''deponed frente a los supremos intereses de la patria y del pueblo español toda mira personal''.

Esos que dicen que era una especie de tirano con los españoles me gustaría que leyesen esto, ''no cejéis en alcanzar la justicia social y la cultura para todos los hombres de España y haced de ello vuestro primordial objetivo''. ¿Son palabras de un tirano para con su pueblo?, ¡anda venga!.

Comentan también algunos imbéciles que era un hombre que estrangulaba a las regiones y la propia cultura de cada una, pues que yo lea el Caudillo decía claramente, ''mantened la unidad de las tierras de España, exaltando la rica multiplicidad de sus regiones como fuente de la fortaleza de la unidad de la patria''.

En fin, un hombre extraordinario, inigualable, que nos legó una España, ''unida, grande y libre''. ¿Volveremos a tener una España así?, actualmente lo veo difícil pero como siempre digo nunca pierdo la esperanza.