No somos realmente conscientes la gran revolución que esta llevando a cabo el Frente Popular, esta vez de manera incruenta, sin derramamiento de sangre todavía (pero con el mismo odio que en el 36). Día a día van perpetrando nuevas medidas para rescribir la historia y vengarse de los vencedores de la Cruzada Nacional.

Van a saco. Quieren suprimir de un plumazo todos los nobiliarios concedidos durante el franquismo, un viejo anhelo de los perdedores que prácticamente no tiene precedentes.

Reciente el ejecutivo de Sánchez registró en el Congreso su primer paquete de iniciativas con relación a la memoria histórica. Tras la exhumación de Franco los socialistas no se conforman con eso, quieren ir mucho más allá y dejar corta la ley Zapatero y crear una Ley de Memoria Histórica mucho más sectaria si cabe. Uno de ellos alude a los títulos franquistas.

En el punto número cinco de la proposición de ley recientemente presentada se realiza la declaración de intenciones respecto a esta cuestión: "El ministro competente en materia de memoria histórica o, por delegación, el órgano designado por aquel, elaborará un catálogo de títulos nobiliarios concedidos entre 1948 y 1977, así como de concesión posterior, que representen la exaltación de la Guerra Civil y la dictadura, y se procederá a su supresión". 

En realidad, es una vieja aspiración socialista que hoy está más cerca que nunca, aunque de momento no se ha pormenorizado cuál va a ser el procedimiento a seguir para revocar estos títulos.