Madrid ,25 de octubre de 1946, ya empieza a hacer frío, Hipólito lo siente pues solo cubre su camisa azul con una chaquetilla muy liviana.

Junto con sus camaradas de una escuadra de cadetes de la "Centuria Covadonga" de las Falanges Juveniles, Hipólito se encuentra de servicio controlando la posible actividad subversiva de cédulas comunistas en Vallecas.

El "maquis" sigue actuando activamente en zonas rurales ,en las sierras y montañas, pero desde el final de la Guerra Mundial han empezado a desplegar su actividad por las ciudades.

Hipólito recuerda perfectamente cómo hace poco más de un año, el 25 de febrero de 1945, una célula comunista asesino a los camaradas Martín Mora y David Lara en el centro falangista de la calle Ávila de Cuatro Caminos.

A partir de entonces las vigilancias han aumentado,Hipólito ya tiene 18 años y su Centuria de Guías de Vallecas interviene en este tipo de servicios peligrosos.

Al caer la noche , la escuadra de Hipólito , intercepta a un pequeño grupo que parece estar pintando en la pared de un edificio de una calle poco alumbrada, al acercarse para identificarlos, suenan los disparos, Hipólito cae al suelo en un charco de sangre, todo ha pasado muy rápido, los comunistas huyen.

A Hipólito le trasladan de inmediato al Hospital General en la Ronda de Atocha, pero nada pudieron hacer por él, prácticamente ingresó cadáver.

La noticia corrió como la pólvora por Madrid , al día siguiente miles de falangistas se congregaron a la salida del Hospital para acompañar el féretro de "Hipólito Moreno Díaz" al cementerio de Vallecas.

Después de celebrarse el funeral ,el ataúd con el cuerpo de Hipólito es trasladado a hombros por sus camaradas de la Centuria Covadonga, también van formadas las Centurias " Simancas " y "Leones de Castilla" de las Falanges Juveniles.

A la comitiva acompañan Viejas Guardias de la Falange, entre ellos Manolo Valdés, Alfaro y Carlos Ruiz.

En el cementerio de Vallecas miles de falangistas le despiden al grito de " Presente ".

A Hipólito le concedieron a título póstumo la "Palma Roja " al haber caído en acto de servicio.

Años después su nombre quedó grabado en el Guión de la Centuria 18 de la Guardia de Franco de Madrid.

Había acabado la Guerra, los camaradas de la División Azul habían vuelto a casa, pero los falangistas seguían regando con su sangre generosa las calles de España.

Que sirva de homenaje esta pequeña reseña a otro falangista, casi desconocido, que ya en tiempos de paz dio su vida por España y la Revolución.

NUEVOS DATOS ACLARATORIOS SOBRE LA MUERTE DEL FALANGISTA HIPÓLITO MORENO

Es la primera vez en muchos años, que los Guardianes de la "Memoria Azul",creemos que es necesario ampliar y aclarar una crónica anterior a la vista de nuevos datos.

La semana pasada publicamos la reseña sobre la muerte del falangista" Hipólito Moreno" en 1946, y en los días posteriores hemos recibido muchas informaciones relativas a ese trágico suceso.

Evidentemente, todavía siguen vivos muchos testigos de aquella trágica historia, y entre ellos uno de los que tuvieron conocimiento directo de los hechos ,el camarada Guerrero, que nos aporta los nuevos datos.

Los dos hermanos Guerrero, ambos falangistas de Vallecas, vivían con su
familia en la calle Melquíades Biencinto, estaban afiliados a las Falanges Juveniles, uno de flecha y su hermano Pepe, de cadete en la "Centuria Covadonga" junto con Hipólito Moreno.

En la madrugada del día 26 de octubre de 1946, tintinean en los cristales de la habitación donde dormían los hermanos Guerrero y oyeron una voz de la calle: ¡Guerrero, Guerrero, Hipólito ha muerto!

Muerte que esperaban pues la herida era mortal.

Hipólito fue asesinado la noche anterior en la calle Palomeras, final de Monte Igueldo, muy cerca del entonces" Bar Veracruz".

Eran tres camaradas los que se enfrentaron a los comunistas : Hipólito Moreno, Manuel Fernández, (que luego fue conserje de la Jefatura de Vallecas hasta la Transición) y José Guerrero, el hermano de nuestro confidente.

Como muchas noches estaban realizando rondas por Vallecas para vigilar a una célula comunista que estaba desarrollando su actividad propagandística.

El azar les llevo a cruzarse con el grupo de comunistas ,que sin previo aviso y al tratar de ser identificados, abrió fuego contra ellos.

De la refriega resultó herido de bala en el vientre Manuel Fernández, Hipólito cayo prácticamente muerto y Pepe Guerrero resultó ileso.

Como homenaje al Caído, se fundó la centuria de flechas "Hipólito Moreno" de la cual fue Jefe nuestro confidente Diego Guerrero, al cual agradecemos sinceramente la información de primera mano que nos ha proporcionado.

Por tanto, que quede absolutamente claro para la Historia ,que la muerte de Hipólito Moreno no se produjo, como hemos leído, por rencillas amorosas, ni por causas ajenas a la política, su muerte fue en acto de servicio.