El Ayuntamiento de Madrid ha dado luz verde en Junta de Gobierno al Plan Especial de mejora de las redes públicas en el barrio de El Cañaveral, en el distrito de Vicálvaro, que contempla la remodelación del enlace PK23+600 a la M-45 para facilitar la conexión en todas las direcciones, según ha informado la portavoz municipal, Inmaculada Sanz.

Esta decisión responde a una demanda y a una importante necesidad de los vecinos de la zona, que ahorrarán mucho tiempo de recorrido y, además, revolucionará la movilidad de todo el ámbito con efectos muy positivos sobre el tráfico.

Con este Plan, elaborado por el Área de Desarrollo Urbano, el semienlace entre la M-45 y la avenida Miguel Delibes, que ahora cuenta con sólo dos ramales (uno de acceso desde el norte y otro de salida hacia el norte), se convertirá en un auténtico nudo de conexión en todos los sentidos, al habilitar dos nuevos ramales y posibilitar la circulación en ambas direcciones. Una solución que da respuesta también al requisito planteado por el Ministerio de Fomento de conectar la Terminal de Ferrocarril de Vicálvaro con la M-45.

La remodelación de este enlace supone:

- Una mejora completa de las conexiones de El Cañaveral con la M-45.

- Un gran beneficio no sólo para ese ámbito sino para toda la ciudad de Madrid, ya que dota a la M-40 de una nueva conexión con la M-45.

- La mejora de la conexión del municipio de Madrid y El Cañaveral con el municipio de Coslada.

- Una mejora de la capacidad de los enlaces y de la accesibilidad en general, reduciendo la peligrosidad en los viajes y los tiempos y costes en transporte.

El Área de Desarrollo Urbano cumple así con su compromiso de mejorar los accesos a El Cañaveral.

Asimismo, el Plan recoge la creación de dos nuevos viarios que permitirán acceder mejor a la parcela de ocio y comercial contigua al enlace. De esta forma, serán cuatro en total las vías de acceso a esta parcela: tres para vehículos privados y una cuarta independiente para logística.

El proyecto afecta a 265.000 m2 de extensión de este a oeste y, como conlleva una reordenación del ámbito, supondrá un aumento de más de 5.000 m2 de las superficies destinadas a zonas verdes.

Todas estas actuaciones, que suponen la adecuación de las redes públicas a las necesidades existentes, serán asumidas económicamente por la Junta de Compensación y se desarrollarán en una única fase con una duración estimada de seis meses. Tras esta aprobación inicial, el expediente se someterá al trámite de información pública por el plazo de un mes.