El hombre andaluz no es un hombre coherente, es un hombre anárquico. Es un hombre destruido, es generalmente un hombre poco hecho, un hombre que hace cientos de años que pasa hambre y que vive en un estado de ignorancia y de miseria cultural, mental y espiritual”.

Hay muchas características de las personas que vienen determinadas genéticamente y la inteligencia es una”.

España se ha ido siempre enriqueciendo desde que las circunstancias hicieron que la raza menos pensadora y menos ilustrada de la Península fuera la que dominara”.

La atmósfera de Madrid es pobre en helio y argón; y en sus aguas llaman el kriptón, el neón y el xenón, por lo cual tendría que dejar de ser la capital de España”.

Dejando a parte honrosas y rarísimas excepciones, veremos que el individuo de sangre catalana-castellana es híbrido, infecundo, como no puede ser de otra manera”.

Que por efecto de esta inferioridad era inútil esperar que los castellanos pudiesen seguir nunca el impulso que nosotros, los catalanes, hemos dado al progreso de nuestra patria común”.

 -----------------------------------------------------------------

Ahora resulta, a pesar de lo que piensan algunos, que se ha hecho un estudio. Así lo ha publicado el periódico La Vanguardia. En él se refleja que, entre los europeos, los más parecidos a los catalanes, los más parecidos a los catalanes son el resto de los españoles.

¡Es alucinante! Se hace difícil comprenderlo. Es un caso único. Los miembros de un mismo país son parecidos. ¡Curioso! A veces nos gastamos el dinero porque lo tenemos. Y la pregunta es, ¿esto es noticia? 

Como que todo no podía ser tan favorable el estudio reconoce que los catalanes superan a los españoles en prioridades vitales y son líderes con más respecto a la mujer. ¿Hay algún instrumento que mida estas cosas?

Los países que tienen su proximidad a los valores básicos de los catalanes son los de Estonia, España, Finlandia, Rusia, Italia, Lituania. El Centr d’Estudis d’Opinió (CEO) podría gastarse el dinero en cosas más productivas y dejar estas chorradas malintencionadas.