La Comunidad de Madrid ha iniciado la campaña anual de censos y rescate de fauna piscícola en los ríos trucheros de la región. La consejera de Medio Ambiente, Ordenación del Territorio y Sostenibilidad, Paloma Martín, junto con el director general de Biodiversidad y Recursos Naturales, Luis del Olmo, y miembros de la Sociedad de Pescadores de la Sierra Norte, han participado en la captura vigilada de las principales especies piscícolas de los ríos madrileños. En concreto en los arroyos de Villavieja y Madarquillos, como son la trucha común, el barbo o el gobio, a los que se les ha tomado nota de su peso y longitud.

Con estos registros, la Comunidad de Madrid obtiene datos que permiten la mejora en la gestión de los cotos de pesca y salvaguardar la presencia de especies autóctonas piscícolas más frecuentes en las aguas reginonales. De esta manera se asegura la estabilidad de la población y la pesca controlada por parte del colectivo. Además, los datos obtenidos, a lo largo de este mes, se plasmarán en un estudio que se presentará ante el Consejo de pesca el próximo mes de octubre.

La consejera Martín ha destacado que estos datos “permiten conocer las densidades de las poblaciones de las diferentes especies de peces que cohabitan con la trucha en nuestros ríos, priorizar la gestión y fomentar o conservar ciertas especies piscícolas autóctonas en el momento que se detectan cambios en su abundancia o distribución, manteniendo el equilibrio necesario en la biodiversidad de nuestros ríos”.

El Ejecutivo madrileño, a través de la dirección general de Biodiversidad y Recursos Naturales, dependiente de la Consejería de Medio Ambiente, Ordenación del Territorio y Sostenibilidad, inició a finales de junio los censos en los tramos de pesca habilitados en los ríos Lozoya, Madarquillos, Aceña, Manzanares, Cofio, Jarama y Arroyo de Canencia. Ya durante el mes de julio se prospectaron 16 tramos de cinco ríos y se realizaron acciones de rescate con las sociedades de pescadores para extraer peces en arroyos faltos de caudal u oxígeno.

La consejera ha subrayado “la importante labor colaborativa de las principales sociedades de pescadores” que intervienen y conocen de los ríos de la sierra de Madrid prospectados “ya que contribuyen con su actuación, sobre todo, en estas fechas, a la disminución de caudal para riegos ilegales o la denuncia de acciones furtivas”. También ha recordado “la permanente labor de custodia del territorio que realizan estas sociedades con sus llamadas y alertas a la consejería sobre hechos y comportamientos que pueden ser lesivos para nuestros ríos”.