La Comunidad de Madrid, en colaboración con la Federación Española de Asociaciones de Ganado selecto (FEAGAS), celebrará en formato online -por primera en su historia- la LXXXIII edición de la Subasta Nacional de Ganado de Raza Pura de Colmenar Viejo.

El objetivo es facilitar la participación del sector madrileño de selección de ganado bovino en este tradicional certamen de raza pura del centro peninsular, en el que ha estado presente sin interrupción durante décadas.

La consejera de Medio Ambiente, Ordenación del Territorio y Sostenibilidad, Paloma Martín, ha destacado que, en esta edición, el Ejecutivo regional “mantiene su compromiso con los ganaderos madrileños, especialmente en estos tiempos de pandemia por el COVID-19”, poniendo en valor, “en toda España, la excelente calidad de las razas puras de ganado bovino que se crían en la Comunidad de Madrid”.

Por este motivo, ha explicado Martín, “se ha mantenido la celebración de esta subasta tan importante para el sector ganadero madrileño, que le sirve de escaparate para la promoción y difusión del sector de raza pura”. De ahí también que se celebre el certamen en diciembre de forma virtual, en lugar de en octubre como viene siendo habitual. Con ello, ha añadido, “se garantiza la seguridad de los participantes sin dañar la rentabilidad de los criadores”.

Los ganaderos de la región y de toda España que deseen pujar en esta subasta podrán hacerlo para dos machos y 23 hembras de la raza Avileña-Negra Ibérica, 17 hembras de Berrenda en Colorado y Berrenda en Negro, cinco machos de Limusín y otros cinco de la raza Charolé, de las 14 ganaderías madrileñas que participan en la subasta.

Una vez inscritos en el siguiente enlace https://feagas.com/subasta-comunidad-madrid/, los ganaderos podrán consultar el catálogo de ejemplares seleccionados para la subasta virtual, y pujar en tiempo real a partir de las 12.00  horas del próximo 19 de diciembre. Tendrán a su disposición vídeos y fotografías de los animales, además de todos los datos genéticos y de interés de los distintos lotes incluidos en la subasta.

La Comunidad de Madrid, a través de la Dirección General de Agricultura, ha presupuestado un total de 14.900 euros para colaborar con las diferentes asociaciones de ganado selecto en lo referente a la preparación de los animales participantes en la subasta, así como para el transporte de los ejemplares adquiridos.

Una pantalla para el sector

A pesar de que las circunstancias aconsejan un formato de subasta diferente, este certamen sigue siendo, junto con otros de las mismas características, uno de los más destacados para mostrar la evolución de los procesos selectivos y sus avances en el sector de las razas puras, que sirven también para su promoción y conocimiento.

Solo el año pasado participaron en la subasta un total de 39 ganaderías, de las cuales, 33 eran madrileñas, cinco de Castilla León y una de Castilla-La Mancha, mientras que en 2018 fueron 26 las participantes y todas de la Comunidad de Madrid. En las dos últimas ediciones, de los 78 ejemplares que se presentaron a subasta de las razas Avileña, Limousín, Charolés y Berrenda en Negro y colorada, los ganaderos que participaron adquirieron un total de 63 animales.

Tradicionalmente, este certamen realiza una exhibición de ejemplares que sirve, entre otras cosas, para mostrar aquellos más destacados de las ganaderías que no se presentan a subasta, como ejemplo de la calidad de las explotaciones. Este año, sin embargo, y debido a su formato virtual, el certamen no contará con exposición.

En este sentido, los ganaderos madrileños realizan un importante esfuerzo para obtener unos niveles de calidad óptimos de cara al consumidor, a la vez que trabajan para preservar las razas autóctonas de ganado ovino y caprino en peligro de extinción.

Para ello, cuentan con la ayuda del Instituto Madrileño de Investigación y Desarrollo Rural, Agrario y Alimentario (IMIDRA), quien a través del Centro de Selección y Reproducción Animal (CENSYRA) presta servicio a asociaciones ganaderas, sociedades cooperativas y ganaderos particulares, colaborando en la mejora genética y selección de las especies y razas a favor de la cabaña ganadera de la región, especialmente en las razas autóctonas y en peligro de extinción. Además, entre sus funciones está la de divulgar y fomentar la ganadería madrileña y formar a futuros profesionales del sector.