La Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos de Madrid ha pedido a la Comunidad de Madrid el mantenimiento de las actividades de caza mientras dure el Estado de Alarma, y aún después, para permitir el desarrollo de las actividades agrícolas de producción de alimentos.

UPA Madrid ha asegurado que la prohibición de la caza supone un importante agravio para los agricultores, pues provoca la proliferación descontrolada de especies como los conejos, jabalíes, corzos o palomas torcaces, que causan graves daños a los cultivos.

Los agricultores han salido al paso de unas declaraciones del partido PACMA que pretende la prohibición total de la caza. “Ni se imaginan lo que es producir alimentos sin la actividad regulatoria de la caza”, han declarado.

UPA Madrid aboga por la práctica de una caza controlada y regulada, que tenga en cuenta la protección de las especies animales y que haga viables las actividades productivas que tienen lugar en el medio natural, como la agricultura y la ganadería.

Este momento del año es crítico para la agricultura madrileña, sobre todo para sectores tan importantes como el cereal, las leguminosas o el viñedo. “La prolificidad de algunas especies hace obligatorio controlarlas, si no, el campo se convierte en una selva y los agricultores no podemos trabajar”, han explicado.

Fuente: www.upamadrid.es