El convento de san Antonio está situado en la parte de la Sierra Norte madrileña, cerca de la A-I, en el municipio de La Cabrera. Es de estilo románico y data del período altomedieval. A 57 km de Madrid y a unos dos del casco urbano de La Cabrera. Enclavado en un paraje agreste, a 1.190 m de altitud, en las laderas del Cancho Gordo, la máxima cumbre de la Sierra de La Cabrera con una cota de 1.564 m. Se trata de un monte-isla de la vertiente meridional de la Sierra de Guadarrama.

Se desconoce la fecha de su fundación. La tradición sostiene que es del siglo XI y que fue promovido por el rey Alfonso VI, en el contexto de la campaña militar desplegada por la Corona de Castilla para la conquista de Toledo, entonces en manos del poder árabe.​

También es posible que fuera construido en la primera mitad del siglo XII, aunque siguiendo modelos anteriores al primer románico. Pudiera tratarse de una construcción románico-visigótica. La existencia de restos arqueológicos de origen visigodo en sus proximidades lleva a pensar que pudo ser levantado sobre un primitivo templo prerrománico.

Su primera consagración fue la de san Julián y, hasta el siglo XIV, estuvo regentado por la orden benedictina. En 1404 pasó a manos de los franciscanos reformados de Pedro de Villacreces, bajo la advocación de san Antonio de Padua.  A mediados del siglo XV fue el hogar del fraile cifontino Diego de Landa; que sería el segundo obispo de Yucatán, en la Nueva España a finales del XVI.  Reformado en los siglos XV y XVI.

El lugar fue abandonado durante la invasión napoleónica. En 1812 los franciscanos pudieron restablecerse, permaneciendo hasta 1835, cuando fueron exclaustrados por la Desamortización de Mendizábal. osteriormente lo compraron los descendientes del pintor Francisco de Goya.

En el siglo XX, el doctor Carlos Jiménez Díaz se hizo con la propiedad y procedió a su rehabilitación y adecuación para uso residencial.  A la muerte del médico, el edificio quedó en el abandono y fue objeto de rapiña y expolio.

Desde el año 2004, pertenece a los Misioneros Identes, quienes, además de su función religiosa, promueven la celebración de actividades culturales y sociales. La Comunidad de Madrid procedió a su restauración y consolidación entre 1987 y 1993.

El convento ha tenido usos diversos a lo largo de los siglos. Fue utilizado como hospedería por personalidades históricas como el marqués de Santillana y el cardenal Cisneros y hasta sirvió de cárcel del clero durante un corto periodo de tiempo.

Un templo con cinco ábsides

El convento está realizado en mampostería de granito. Su elemento arquitectónico más destacado es la iglesia, por la singularidad de su estructura, si se tienen en cuenta las pautas estilísticas imperantes en el románico de los siglos XI y XII. A pesar de sus dimensiones, presenta una estructura de cierta complejidad, con cinco ábsides, tres naves y crucero.

Los ábsides son de planta semicircular a diferentes alturas, distribuyéndose simétrica y escalonadamente. Los tres centrales se sitúan, a modo de prolongación, en la cabecera de cada una de las naves, mientras que los dos laterales se corresponden con los extremos de los brazos del crucero, formados por bóvedas de cuarto de esfera.

La existencia de cinco ábsides y, en consecuencia, de cinco altares, nos obliga a pensar que en el lugar se celebraban varias misas en el mismo día, ante la prohibición litúrgica de que, en su tiempo y en un mismo altar, se oficiasen varias misas en una única jornada.

Las naves están integradas por bóvedas de medio cañón y arcos de medio punto, sostenidos por diversos sistemas de apoyo. Los arcos del crucero y los triunfales se alzan sobre pilares cruciformes; y los restantes sobre columnas cilíndricas, con capiteles.

La desnudez decorativa es otra de las características del templo, que carece casi por completo de motivos escultóricos, tanto en el exterior como en el interior. Sólo podemos hablar de la presencia de varios escudos en los cerramientos oeste y sur, alusivos a la orden franciscana y al ducado del Infantado, que fueron instalados durante las reformas llevadas a cabo en los siglos XV y XVI.

A estas reformas también corresponden la arquería conservada del claustro y el cuerpo bajo de la torre, que es cuadrada y fechable a partir del siglo XV. Es probable que la parte superior de ésta sea posterior, posiblemente del siglo XVIII.

Y recuerden, el monasterio es visitable y dispone de una programación de visita interna y externa digna de disfrutar, dado su emplazamiento tan beneficiado por la naturaleza. 

Coordenadas: 40°52′06″N 3°38′13″O