Una nueva especie de ácaro acuático acaba de entrar a formar parte del listado de especies conocidas para la ciencia.

image001_1

Se trata de Piona alpedretinea, un ácaro descubierto en una de las charcas permanentes del municipio madrileño de Alpedrete por un equipo de investigación en el que participa el Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN-CSIC). “Hemos decidido nombrar a la nueva especie por la localidad donde la hemos descubierto para que sirva como recordatorio de la relevancia que tienen las pequeñas charcas como reservorios de la biodiversidad y promover las políticas de protección ambiental necesarias para estos entornos”, aclara el investigador del MNCN Antonio G. Valdecasas. 

El Ayuntamiento de Alpedrete recuerda que está prohibido el baño en las  canteras

La nueva especie, inferior a 1 mm tanto en el caso de los machos como de las hembras, pertenece al género de ácaros Piona y se caracteriza por su color rojo. Se alimentan principalmente de larvas de mosquitos y otros insectos, controlando sus poblaciones, a la vez que sirven de alimento a especies mayores. Los caracteres morfológicos que la diferencian de otras especies del género se encuentran en la superficie ventral, con un número muy reducido de unas estructuras llamadas acetábulas, que forman un arco alrededor de la abertura genital del animal. “Esta especie pertenece a un grupo de Piona que tiene una amplia distribución geográfica y merece ser investigada más profundamente, usando caracteres moleculares. El problema es que, de momento, no ha sido posible por falta de financiación”, se lamenta Valdecasas.

Limpieza de seis canteras de Alpedrete | elfarodelguadarrama.com

El de los ácaros acuáticos es el tercer grupo en diversidad de especies en aguas continentales, detrás de los Dípteros (moscas) y Coleópteros (escarabajos). En la Comunidad de Madrid hay más de 100 especies registradas y algunas más están esperando a ser descritas para la ciencia.

El Ayuntamiento de Alpedrete prohibe bañarse en las canteras

“El hecho de que se encuentren especies desconocidas en entornos que aparentemente están muy estudiados, debería ayudarnos a darnos cuenta de que la biodiversidad está presente en todas partes y no solo hay que proteger entornos lejanos con bosques vírgenes, sino que también debemos conservar y potenciar el desarrollo natural de lo que tenemos más cerca”, concluye Valdecasas.