Madrid es una de las ciudades con más árboles de Europa y quiere seguir liderando ese ranking. A partir de otoño de este año, el Ayuntamiento plantará 100.000 nuevos árboles para enriquecer su patrimonio verde de manera equilibrada tras los estragos que causó Filomena. Así lo anunció ayer el alcalde de Madrid, Jose Luis Martínez-Almeida, tras visitar el gran pulmón de la ciudad y escenario donde el temporal fue más devastador, la Casa de Campo. En su visita ha podido comprobar las labores de limpieza, poda y desbroce que han realizado los servicios técnicos municipales durante los últimos meses sobre más de 1.000 hectáreas, trabajos que aún continuarán en algunas zonas hasta el mes de noviembre para subsanar la huella de la borrasca.

Acompañado por el delegado de Medio Ambiente y Movilidad, Borja Carabante, Almeida ha dado a conocer en este parque histórico el Plan de Recuperación del Arbolado del Ayuntamiento de Madrid. Se trata de un decálogo de actuaciones que utilizarán de base las recomendaciones que el Consejo Asesor del Arbolado ha plasmado en su informe final, un documento que servirá de guía científica a los servicios municipales en todos los planes para el arbolado de la capital que se realicen a medio y largo plazo.

El alcalde ha comenzado su intervención mostrando “el profundo agradecimiento del Ayuntamiento de Madrid al Consejo Asesor del Arbolado, por el trabajo desarrollado durante todos estos meses”, que les ha llevado a unas conclusiones y recomendaciones que el Ayuntamiento acatará y que “trasladará tanto a los grupos municipales como al conjunto de la ciudadanía, para que, entre todos y con un esfuerzo colectivo, podamos seguir disfrutando de un Madrid mejor y seguir mejorando y construyendo una ciudad como Madrid”.