Madrid cuenta con un nuevo ejemplar de águila calzada nacido en pleno corazón del Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama. El desarrollo del pollo, de esta variedad de águila, así como el comportamiento y el cuidado de sus padres día a día puede seguirse, en directo, a través de una webcam que la Comunidad de Madrid instaló en el nido el pasado mes de abril, en colaboración con la Sociedad Española de Ornitología (SEO Birdlife). 

Las águilas calzadas procedentes de África establecen sus nidos en la Península Ibérica, en este caso en el Valle del Lozoya. Gracias a las cámaras se puede contemplar su proceso reproductor, las dificultades para alimentar a varios pollos o la valentía de aguantar el cuerpo cubierto de nieve con tal de que no se enfríen los huevos, como sucedió el pasado mes de marzo, en el nido del buitre negro, una especie protegida.

Disfrutar y aprender de la naturaleza desde casa es posible gracias a diferentes propuestas a través de la web www.parquenacionalsierraguadarrama.es. Además de las cámaras en los nidos de águilas calzadas (a través del siguiente enlace https://www.parquenacionalsierraguadarrama.es/es/parque/multimedia/webcams/286-webcam-aguila-calzada ) y de buitre negro, están disponibles diferentes vídeos del programa Una ventana al Parque Nacional, con imágenes que han ido recopilando los trabajadores del Parque a lo largo del tiempo sobre la flora y la fauna de la Sierra de Guadarrama. 

La mayoría de las águilas calzadas son migratorias transaharianas. Durante su migración se concentran en el estrecho de Gibraltar para cruzar el mar hasta África, y atraviesan el desierto del Sahara, pasando por Argelia, Mali y Mauritania.

La migración otoñal va de principios de agosto hasta principios de octubre, con una duración media de 23 días, mientras que en primavera va del 25 de febrero al 21 de marzo y dura unos 28 días. Estas diferencias estacionales se deben a que en otoño las rutas son significativamente más rectas y los días de parada son menos frecuentes.

Águila Calzada

El águila calzada es una rapaz migratoria que cría en zonas forestales de toda España. Los ejemplares pasan aproximadamente dos meses al año migrando (14% del ciclo anual), cinco meses en las zonas de cría (42%) y poco más de cinco meses en la zona de invernada. Estos datos refuerzan la necesidad de una gestión global del hábitat en diferentes países a lo largo de todo el año para la conservación de la especie. La cooperación internacional es fundamental a la hora de crear zonas seguras para las águilas calzadas.

Durante el periodo reproductor, todas las águilas calzadas adultas se encuentran en las zonas de cría, ubicadas por zonas forestales de la Península Ibérica. Pero incluso en el periodo reproductor utilizan grandes extensiones de hábitat alrededor de sus nidos llegando a desplazarse hasta a 75 km diarios en busca de alimento, utilizando principalmente áreas constituidas por un mosaico de paisajes heterogéneos dominado por extensiones de matorral, áreas agroforestales (principalmente cultivos de secano), áreas abiertas, cultivos y pastizales.