El pasado siete de agosto se cumplieron cinco años de la muerte de Uggie, el leal chucho que acompañó a Jean Dujardin en la obra maestra The Artist, justa ganadora de cinco Oscar la ceremonia de 2012. Uggie fue sacrificado en Los Ángeles a los trece años tras padecer un cáncer de próstata.

Pollo y perritos calientes

Jack Russell Terrier, ganador de la Palm Dog en el Festival de Cannes de 2011 por la película muda de Michel Hazanavicius y que tiene plasmadas sus cuatro patitas en el paseo de la fama hollywoodense, participó en ocho películas. Además de la inmortal obra del director francés, su otra gran interpretación, junto a Reese Whitherspoon, Christoph Waltz y Robert Pattinson, fue en la estimable Agua para elefantes.

Una de sus entrenadoras, Sarah Clifford, apuntó que “siempre lo llevaré en mi corazón y nunca olvidaré su infinito amor por el pollo y los perritos calientes”. Grande Uggie, otros jamás olvidaremos sus indelebles momentos en la grandiosa película muda y en blanco y negro de Michel Hazanavicius.

Demasiado salvaje, virtud

Y por supuesto, rememorando a Cioran, Uggie fue fiel al conocido adagio del filósofo rumano: el origen es el destino. Uggie fue abandonado por al menos dos de sus primeros dueños por ser demasiado salvaje. Demasiado salvaje, lo mejor que se puede decir de un perro. Y de un ser humano.

Nos veremos, Uggie. Y nos veremos, bichitos que me acompañasteis en esta perra vida. Muy perra. Gracias a todos. En fin.

 

Uggie