El documental pudo haberse titulado Golpe de Estado Mundial. La película dirigida por Pierre Barnérias intenta comprender la mentira, la manipulación, la ingeniería social, la infinita corrupción asociada a la PLANDEMIA. Con una humanidad confinada, constreñida, con derechos esenciales violados. "Debemos darnos cuenta de que privarnos de nuestros derechos, nuestras libertades, nuestras elecciones es un atraco". Palabras del productor, Christophe Cossé.

Opten: miedo y (falsa) seguridad o libertad y verdad

Una obra imprescindible. Parte de Francia fascinada con la cinta, incluso con toda la prensa rastrera – la inmensa mayoría, como en todo el planeta - denostándola. Sin argumentos, obvio. ¿Y qué es Hold up, subtitulada Una vuelta al caos? Exactísima, descarnada y veraz descripción de este siniestro videojuego cósmico de nombre coronavirus.

Ante la mutación antropológica a la que estamos asistiendo en directo, Cossé se interroga.  "¿A qué estamos dispuestos a renunciar? ¿Debemos ceder al miedo, a la necesidad de seguridad, o debemos preferir abrazar la vida y la libertad?”. Ante el horror, infatigable guerra. Comenzando ya por los bozales. “El uso de una mascarilla se ha convertido en obligatorio aunque previamente se haya declarado innecesario, y este artificio es otra barrera, otro símbolo de confinamiento. Se habla de rastrear a los individuos, seguir o perseguir los casos de contacto, el pasaporte digital de salud, los campos de cuarentena..."

Amar la vida, la libertad, la verdad

La vida, siempre la vida. Enamorao de la vida aunque a veces duela, cantaba el gran Camarón. Siempre, siempre la vida. Zoes y bios hibridándose, libertad y verdad, constituyéndonos como humanos. Jamás transhumanos. Nunca la mentira. Es más tranquilizador creer en una ilusión tranquilizadora que en una verdad que resulta muy - muy - incómoda. Y siempre preferible morir libres y veraces que esclavos y autoengañados. Y como humanos denunciar el horror presente. Algunos nos encaminamos irreversiblemente al ostracismo social, nuestro último abrigo ante un circundante mundo de zombis.

Y combatir la mentira liberticida del coronavirus hasta las últimas consecuencias. Y no consentir bajo ningún concepto un mundo de terroristas autoridades - políticas, judiciales, médicas, periodísticas, militares, policiales, académicas... - y población inerme, exhibiendo ésta desacostumbrados grados de sumisión. Ellos, los liberticidas mentirosos, no lo llaman embuste. Ellos, los “verificadores”-  “sostenibles Change Makers” - “orientan”, “desinforman” positivamente. Y cito a mi admirado Alexis de Tocqueville, como lo hace Cossé. "Lo que a menudo es más difícil de apreciar y entender es lo que está sucediendo ante nuestros ojos’".

Tiranía sanitaria, hipercontrol, tenebrosa vacunación

Bajo falaces, burdas y absurdas excusas sanitarias, implantación de feroz y tecnocrática tiranía sanitaria. Políticos títeres – todos - sometidos a poderes financieros que los apoyan, previa promoción. Y “tecnocientíficos”, untados por los mismos y oscuros poderes usurarios, haciendo de periodistas, apuntalando el biopoder concentracionario (Michel Foucault y Giorgio Agamben siempre imprescindibles para entendernos hoy) haciéndose cargo del cuerpo para disciplinarlo por un lado, y de la población, para controlarla, por el otro.

Todos  megacontrolados, hipervigilados, ultradirigidos. Hacia la sombría distopía de los soplones, la caza de brujas y el auto-repliegue, "burbujas" sobre uno mismo. El mismo concepto de humanidad, amenazado irremediablemente de implosión. Como expresa Cissé, "ya no se habla de ética, moral o respeto, sino de obediencia, protocolo, amenazas y temores. Este coronavirus es un verdadero caballo de Troya para nuestra humanidad”.

Y agrega sobre la tenebrosa vacunación. “Así, se vislumbra la vacunación masiva y su corolario, el registro de cada individuo. En Francia, en Europa, pero en todo el mundo, bajo el pretexto de un virus no más ofensivo que otro covid estacional. Qué increíble y fenomenal empresa de manipulación global, al servicio de una ideología oscura, que antes de cumplir su propósito destila miedo, amenaza y confusión para que cada uno pierda su orientación para abrazar mejor el poder y la autoridad en una servidumbre voluntaria y tranquilizadora"

El Gran Reseteo: ¿hacia una nueva “humanidad”?

Sin olvidar la sanguinaria agenda del Gran Reseteo (The Great Reset), con el genocida Klaus Schwab manducando en Davos y más allá. Y dolientes y apremiantes interrogantes de Cissé, el mundo como laberinto sin salidas.  “Para entrever lo que nos depara el futuro próximo, ¿deberíamos inspirarnos en la labor del Foro Económico de Davos que, al igual que el FMI, aboga por "El Gran Reinicio”? ¿Deberíamos recurrir a los principios colectivistas y transhumanistas de Bacon o Moore repetidos machaconamente por Attali y Minc? ¿Deberíamos inspirarnos en la China capitalista autoritaria?”.

Documental necesario. En fin.