Hoy sábado, 31 de octubre, excelso cine cutre. Salaequis de Madrid. Doce y media del mediodía. Calle Duque de Alba 4, antiguos cine porno de la capital del reino. Con Rey Elefante o sin él, decrépito reino. Se proyectará la esplendente cinta yanqui Noche en el tren del terror, 1985, un “despropósito descomunal”, indudable película de culto, una de las peores películas de "miedo" que jamás vieron los tiempos.  Desde la organización  insisten en que “todos aquellos cinéfilos abiertos a nuevas experiencias, pasarán un rato desternillante”. En ese sentido, agregan que se trata de “todo un clásico de la cutrez cinematográfica, con sus números musicales fuera de lugar y su montaje mutilado a partir de tres películas diferentes, troceadas sin piedad ni criterio”.

Sólida mierda ochentera

¿Director de este grandioso engendro? Director no, directores. Cinco directores son los culpables de tan magna y bizarra gamberrada y cochambre e inmundicia. John Carr, Phillip Marshak, Tom McGowan, Jay Schlossberg-Cohen y Gregg C.Tallas. Y filman un lamentable, a la par que imprescindible, título. Los que amamos la serie Z, vislumbramos raudos  la buena y sólida bazofia ochentera. Ante el evento de hoy de CutreCon nos frotamos las manos y los pies y lo que haga falta, pues nos topamos con una de esas películas que, de lo tremebundas que son, usurpan un inevitable lugar en tu corazón. Y en tu vida.

Dios y Satán conquistando almas en un tren

Tres cortos de terror, tres mierdas como tres pinos como dice el colega, desconectados fragmentos e irrealizados montajes de tres tremebundos filmes, inconclusos todos ellos, que jamás llegaron a estrenarse en ningún sitio del enorme asco que daban. Para unir semejantes adefesios, absurdo hilo conductor: Dios y Satán viajando en tren, aspirando a conquistar las condenadas almas de los protas de semejantes aberraciones fílmicas. Mientras, en este zurriburri, se intercalan, sin criterio alguno, infames imágenes de la fiestuqui de los vecinitos de vagón que nos ofrecen, mientras, unas coreografías, un vestuario y unas letras a cada cual más indignos.

Tren_terror_2

Ante la plandemia, risas

A la altura de la sin par genialidad de Edward Davis Wood Junior, Plan 9 From Outer Space, Noche en el tren del terror ofrece insuperables actuaciones de apabullante mediocridad, sistemáticos fallos de raccord, inconexos planos, secuencias rodadas cual sombras chinescas, diálogos sin pies ni cabeza y muchos pelos al aire. Y al desgaire. Y hablando de al aire, ¿qué sería de una serie Z sin sus generosas y rotundas tetas entre los grititos de la pija de turno? Pues que no falten.

Pues nada, ante la falsa pandemia, descojone generalizado. Hoy, a las doce y media del mediodía. Salaequis, Villa y Corte de Carapolla. Y gracias, Carlos Palencia. En fin.