Estaba contemplando en la televisión un reportaje sobre los sucesos acaecidos en varias ciudades con motivo de la entrada en prisión del rapero Hasél. La anárquica situación me hizo recordar una película que vi hace muchos años y que se llamaba Arriba Hazaña.
 
Esta trataba de un internado de disciplina algo rígida en la que los internos liderados por unos vehementes y demagogos líderes juveniles hacen una especie de revolución contra sus superiores sumiendo el colegio en el caos y la anarquía. 
 
La situación va derivando cómicamente hasta una serie de peticiones del alumnado a la dirección a cual más extravagante y absurda.
 
Al final un nuevo joven director se hace con las riendas del colegio, accede a las peticiones más sensatas tras hablar con los alumnos y restablece la disciplina necesaria para que todo pueda continuar su marcha puesta en entredicho.
 
Evidentemente toda la película es una metáfora sobre España y el cachondeo y guirigay que representaba el régimen del 78 y que esta deviniendo actualmente en la anarquía.
 
Anarquía orquestada con el fin de conquistar el poder por la izquierda per secular seculorum. No nos engañemos. Hay un plan para que la izquierda social-comunista se perpetúe en el poder y estamos entrando al trapo como los toros de Domecq.
 
Por ello se me antoja necesaria la presencia de alguien que ponga coto a tantos desmanes. 
 
En primer lugar que se ponga final a la toma de las calles por la turba sedienta de hacer el mal y de provocar el mayor daño posible.
Y en segundo lugar que nos devuelva la alegría y la ilusión de hacer país.
 
La alta abstención en Cataluña puede significar un reclamo del subconsciente de poner el enderezo al desastre del 78 de una vez.
 
Por todo ello les recomiendo que si pueden ver esta película que la vean. Van a divertirse y a reflexionar al mismo tiempo.
 
También les recomiendo en que se unan al paro del día 24 en el que se reclama un final al lamentable actual estado de cosas.
 
Espero que la música de Freddy Billy resuene por toda España, señal de que la convocatoria ha sido un éxito. 
 
Y que los agricultores, transportistas, autónomos y hosteleros vean coronado por el éxito el llamamiento.
 
Por que bastante tienen con lo que tienen encima como para que ahora vengan unos niñatos malcriados a quemarles sus negocios. Ya está bien. 
 
Por ello vuelvo a hacer un llamamiento a la reacción contra el actual estado de cosas. La actual división de las derechas otorga el camino expedito al frentepopulismo para seguir adelante con todos sus inicuos desmanes. Hay que ponerle freno a esto ya. Cuanto antes mejor.
 
Y el paro del 24-F es la primera oportunidad que se presenta para decir que hasta aquí hemos llegado. 
 
Y que no soportamos tampoco ver nuestras calles en poder de los vándalos internos de los cuales nos avisó Toynbee.
 
Estoy escribiendo esto al calor de la chimenea. Los leños arden y las brasas dan su rojizo relumbror tal y como lo hacen nuestras incendiadas calles.
 
Que Nuestro Señor Jesucristo nos envíe alguien que puede poner remedio a esta patética situación de ruina económica y moral.
 
Yo me voy a tirar las malas hierbas que arranqué anteayer al vertedero. Esperemos que este campo de malas hierbas en que ha devenido España encuentre un buen hortelano que las ponga a raya.