La vida de Betsabé y el Rey David es tan apasionante, tan increíble, tan humana, tan política y tan romántica que no sorprende que Hollywood la incluyese entre sus grandes producciones históricas (“Los diez Mandamientos”, “Salomón y la Reina de Saba”, “Moisés” o “Ben-Hur”, por citar algunas). La historia de Betsabé y el Rey David la llevó al cine la “Twenty Century Fox”, la más grande junto con la “Metro Goldwyn Mayer” el año 1951. La dirigió Henry King, en aquellos momentos uno de los directores de éxito (“Las nieves del Kilimanjaro”, “El pistolero” o “La colina del adiós”), y la interpretaron dos de los divos de Hollywood, Gregory Peck y Susan Hayward y tuvo un éxito impresionante a nivel mundial, no sólo por la interpretación de los actores sino también por la belleza de los paisajes, la música y los efectos especiales.

Aquí, en estas “Imágenes Bíblicas” nos complace reproducir algunos de los fotogramas de la película.

Captura_de_pantalla_2020-09-08_a_las_20.33.03

Captura_de_pantalla_2020-09-08_a_las_20.33.13

Captura_de_pantalla_2020-09-08_a_las_20.33.20

Captura_de_pantalla_2020-09-08_a_las_20.33.29

Captura_de_pantalla_2020-09-08_a_las_20.33.38

Captura_de_pantalla_2020-09-08_a_las_20.33.47

Captura_de_pantalla_2020-09-08_a_las_20.33.57

Captura_de_pantalla_2020-09-08_a_las_20.34.07

Captura_de_pantalla_2020-09-08_a_las_20.34.17

Captura_de_pantalla_2020-09-08_a_las_20.34.30

Captura_de_pantalla_2020-09-08_a_las_20.34.45

Captura_de_pantalla_2020-09-08_a_las_20.34.55

Captura_de_pantalla_2020-09-08_a_las_20.35.05

Captura_de_pantalla_2020-09-08_a_las_20.35.16

Captura_de_pantalla_2020-09-08_a_las_20.35.27

Captura_de_pantalla_2020-09-08_a_las_20.35.41

Los mapas del Reinado de David

Concretar cuáles eran las fronteras del Gran Reino de Israel es una tarea casi imposible, porque ni los historiadores se ponen de acuerdo. La Biblia dice que el Reino de David abarcaba desde el Éufrates al Norte; al Este Babilonia; al Sur el Sinaí y al Oeste Egipto y el “Mar Grande”. Lo que sí es cierto es que el primer Reino estuvo formado por las doce tribus de Israel: las 12 tribus se corresponden con los 12 hijos de Jacob, que fueron: Rubén, Simeón, Leví, Judá, Dan, Neftalí, Aser, Gad, Isacar, Zabulón, Manasés y Benjamín. David comenzó siendo Rey de Judá (durante 7 años), después fue también Rey de Israel (33 años) y luego le fue añadiendo Reinos, unos como tributarios y otros que pasaron a ser parte del Gran Reino, el que a su muerte le trasmitió a su hijo Salomón. Aquel Gran Reino llegaba por el Sur hasta el Golfo de Áqaba, en el Océano Indico; el Nilo y el Mar Rojo y desde Gaza hasta Tiro, Sidón y Damasco y lo que hoy es Jordania, parte de Irak y parte de Arabia

Captura_de_pantalla_2020-09-08_a_las_20.39.25

ABISAG, LA “DIOSA DEL FUEGO”

La vida de David llegaba a su fin (a los 65 años de edad) cuando los médicos (les llamaban “sanadores” y “físicos”) se declararon impotentes para curar la enfermedad que aquejaba al Rey. Fue entonces cuando el sabio griego, Alcneón de Krotona, que había sido llamado a Jerusalén por ser una de las eminencias de su tiempo, sugirió como último recurso que se hiciera venir de Babilonia a una joven que se había hecho famosa en aquel mundo por sus “poderes” curativos sólo con el calor que transmitía su cuerpo desnudo. Se llamaba Abisag, aunque se la conocía como la “Diosa del Fuego”. Sólo tenía 16 años y, según la Biblia, era “extraordinariamente hermosa”. Y la joven sunamita, con el beneplácito de la esposa y Reina Betsabé, se metió en la cama con el enfermo para tratar de mitigar el intenso frío que sufría durante el día y durante la noche. Pero, ni los poderes de aquella bellísima joven pudieron con la enfermedad del Rey y la muerte le llegó en los brazos de la Reina Betsabé.

Captura_de_pantalla_2020-09-08_a_las_20.40.38