La productora MOD, propiedad de Alejandro Amenábar, y suculentamente regada con millones  de euros de subvenciones públicas españolas, solicitó dicha participación al Ministerio de  Cultura, el cual se lo trasladó al Ministerio de Defensa, según consta en el informe de la Dirección  de comunicación institucional de fecha 18 de enero de 2021. 

Dicho Ministerio justifica esta “colaboración” de las Fuerzas Armadas en la nueva serie de  Amenábar en base a que así se promueve la cultura de defensa y los españoles se identifican  más y mejor con las fuerzas armadas. 

Esta Asociación desea evidenciar el trato privilegiado tanto al Director mencionado como a dicha  productora Movistar+, los cuales no destacan especialmente por promover los valores de la  cultura de defensa, sino todo lo contrario. 

En cuanto al Director, con su película “Mientras dure la guerra”, se dedicó a verter mentiras e  infundios contra Héroes militares españoles, como el Fundador de La Legión, mientras que  Movistar+, como productora de LocoMundo, no cesa en manifestar una humillación feroz contra  los valores militares. De hecho, ésta última fue apercibida por la CNMC (Comisión Nacional de 

los Mercados y de la Competencia) mediante resolución de 29 de julio de 2020 por esa mala  actitud ante la denuncia de esta Asociación, y todavía estamos esperando a que pida perdón. 

Además, la participación de las unidades militares operativas en la grabación (4 vehículos mecanizados tipo BMR - Blindado Medio sobre Ruedas- y cuatro camiones de tres ejes, con  sus correspondientes dotaciones de personal, pertenecientes al Ejército de Tierra) tuvo lugar  en el eje principal de Madrid, el eje de Recoletos, el día 2 de noviembre de 2020, Lunes, en pleno  confinamiento en la capital de España, lo cual provocó, dado lo inusual de dichas imágenes, una 

gran alarma social que no ha sido convenientemente valorada por ese Ministerio, hasta el punto  de que en las redes sociales se afirmó que había un extraño movimiento de tropas en la Capital  de España. 

Nos parece igualmente sorprendente que a la par que en los últimos años no haya habido desfile  motorizado de las Fuerzas Armadas en Madrid por la Castellana y Recoletos el día de la Fiesta  Nacional, el 12 de Octubre, debido a los recortes presupuestarios, tanto Amenábar como  Movistar+ hayan disfrutado de un desfile motorizado privado que sólo sirve a sus intereses  personales y lucrativos. 

Llama la atención que en la respuesta a la petición de información en base a la Ley de  Transparencia no se informa ni siquiera del relato en que las unidades militares participaron,  probablemente se desconocerá por las autoridades, y no sería muy incongruente decir que  probablemente hayan sido usadas para ridiculizar o dañar la imagen de las Fuerzas Armadas españolas, como ha pasado anteriormente. En el corazón de la industria cinematográfica y  televisiva española lo que abunda principalmente es un rechazo total a las Fuerzas Armadas. 

Además, hay que recordar que la fecha de la grabación era el 2 de noviembre, fiesta trasladada  del Día de todos los Santos o de Difuntos era día no laborable en toda España. Hacer trabajar a  militares en festivo en estos menesteres no está bien. 

Afirma además el Ministerio de Defensa que no hubo ningún gasto, cosa que dudamos pues al  menos abundante combustible se dedicó a tales fines, que valoramos en 200 litros, salvo que el  señor Amenábar fuera con una garrafa de gasoleo, cosa que dudamos dado que el nunca da  nada gratis a los españoles, sino que recibe millones de subvenciones públicas para sus obras. 

Esta Asociación manifiesta que si realmente quiere el Ministerio de Defensa apoyar a la cultura  de defensa y a los valores militares, a quien debe de apoyar es a las Asociaciones de Veteranos,  a las cuales tiene completamente desasistidas, así como a los miles de veteranos de las fuerzas  armadas que vagan por nuestras calles, sin recursos económicos, abandonados de los poderes  públicos, y no a responder reclamos de un cine o televisión como las de aquí donde las Fuerzas  Armadas son constantemente objeto de escarnio. 

El hecho de apoyar de esta manera tan irresponsable a un director de cine fracasado, como Amenábar, o a una productora tan antipatriota, como Movistar+, nos hace pensar la equivocada  consideración existente de las Fuerzas Armadas, como un gran estudio de grabación y de extras  de actores accesible a cualquiera, que tienen algunos de nuestros dirigentes públicos. 

El glorioso Ejército Español no debe ser un juguete del que dispongan los susodichos a su antojo  y capricho. Merece un respeto y no actuar de “atrezzo” de quien es ajeno a nuestra realidad. 

No se puede nise debe apoyar así a nadie que desprecia a España y a sus Fuerzas Armadas como  los mencionados, así que, en el futuro, recomendamos que no se colabore con ellos. 

Esperamos de nuestras autoridades civiles reflexionen estas consideraciones y dediquen sus  afanes y esfuerzos a ayudar a quien realmente lo necesita y al que por sus méritos militares y de  servicio a la Nación se haya hecho acreedor de ello.