Hard Ticket to Hawaii es pura delicatessen del cine cutre. Yanquilandia, 1987, escrita y dirigida por el magno Andy Sidaris , y protagonizada por Ronn Moss , Dona Speir , Hope Marie Carlton , Cynthia Brimhall y Harold Diamond. Cine B/Z en estado puro, segunda entrega de la serie Triple B de Sidaris. Película protagonizada por varios Playboys & Playmates: Dona Speir (Miss marzo 1984), Hope Marie Carlton ( Miss julio 1985 ), Cynthia Brimhall ( Miss octubre 1985 ) y Patty Duffek (Miss mayo de 1984 ). Obra maestra del cine cutre.

Balas, Bombas y Tetas

Una de las mejores peores películas de todos los tiempos. Puro desfase, desbarre y delirio. Al principio, brotan Tary y Donna, protoluchadoras de sumo, dos exuberantes polis destinadas a la exótica isla de Molokai, la quinta isla más grande de Hawai. Su enemigo, un maléfico cártel de drogas local. Arma letal en profusa versión BBB (Bullets, Bombs and Boobs: Balas, Bombas y Ubres). Lethal duo, pues: un par de playmates - vulgo zafio. Conejitas – interpretando, ambas damas, patéticas escenas de acción y desnudos a cascoporro.

Los que tuvimos el grandioso privilegio de ver esta genial - genial- obra hace dos ediciones de Cutrecon, no podemos olvidar el desgarrador, a fuer de muy sincero, alarido de la sin par Vera Montessori (a la sazón, organizadora de este gran evento cinematográfico, junto a Carlos "Oso" Palencia) en mitad de la peli. "Menos tetas y más pollas". Perfecta, Vera.

En nuestra descacharrante e perdurable historia se acumulan una deplorable promiscuidad de prolongadísimos planos, trama (y subtramas) inconsistente(s), chistes penosísimos, música ratonera, playeros y fornidos pectorales de machos, pechos de hembra sin cesar, entreperneros matojos. Y, sobre todo, una lasciva culebra tóxica, filtrándose a través de los inodoros e intentando juguetear con los bajos fondos de las chicas. Destaca su fantabulosa - ya les dije asaz ratonera- banda sonora acrisoladamente ochentera, sobresaliendo los temas Hard Ticket y Hard ticket to Hawaii.

Skate or die

¿El mejor momento de semejante cinematografía tróspida? ¿Frisbees homicidas con cuchillas de afeitar? ¿Fulminar una serpiente con bazooka? Dos puntazos agarrados a nuestro recuerdo. Pero les sugiero otro. Un skater y una muñeca hinchable, en bragas y sujetador. Narcoasesinos en monopatín que se “protegen”, o lo procuran, bajo dichos juguetes eróticos. Indeleble. En fin.