Los Juegos Olímpicos de París 2024 tendrán un tope máximo de 10.500 deportistas, la menor cifra desde Atlanta 1996, anunció este miércoles el presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Thomas Bach, tras la reunión de la ejecutiva de la organización.

"Habrá menos deportistas en París que en Río o en Tokio", subrayó Bach en rueda de prensa, tras aclarar que en los Juegos de Tokio también se aplicará esta cuota, pero no se incluirá en ella a los participantes en los cinco nuevos deportes olímpicos (surf, escalada, skate-board, kárate y el retornado béisbol/sóftbol).

Bach dijo que esta reducción forma parte de los planes de "simplificar" los Juegos Olímpicos que también se aplicarán en Tokio en 2021, una cita que ha tenido que aplazarse un año debido a la pandemia de COVID-19 y cuyo comité organizador presentó este miércoles 200 iniciativas para reducir costes y complejidad.

Desde la sede del COI en Lausana, el director ejecutivo del organismo, Christopher Duby, explicó que estas propuestas de simplificación van desde reducir la logística (por ejemplo, sustituir los servicios de aparcamiento por transporte público) a eliminar algunos eventos previos de prueba de los estadios.

Desde Atlanta 1996 todos los Juegos Olímpicos de Verano han superado los 10.000 deportistas y los de Río 2016 son por ahora los que han tenido un mayor número de participantes, 11.238 (6.179 hombres y 5.059 mujeres).

El pasado mes de marzo el COI anunció que por primera vez todos los países y territorios participantes en los JJOO de Tokio deberán tener al menos un deportista de cada sexo en sus equipos.

En Londres 2012 ya se consiguió que todos los equipos incluyeran al menos una mujer (incluso países que no lo habían hecho hasta entonces, como Arabia Saudí, Catar o Brunei), pero entonces hubo equipos íntegramente femeninos.

Abierta la puerta a que deportistas puedan protestar contra el racismo

El Comité Olímpico Internacional (COI) se mostró este miércoles abierto a la posibilidad de que los deportistas protagonicen durante los JJOO gestos de protesta contra el racismo o en favor de los derechos humanos, pese a que tradicionalmente se ha opuesto a este tipo de manifestaciones extradeportivas.

El presidente del COI, Thomas Bach, anunció en rueda de prensa que el organismo ha mostrado su apoyo a una iniciativa de su Comisión de Atletas "para explorar diferentes formas en las que los deportistas pueden expresar su apoyo a principios de la Carta Olímpica, también durante los Juegos Olímpicos".

Bach también aprovechó para condenar en nombre del COI y "en los términos más enérgicos" el racismo, en línea con las protestas que en todo el mundo se han celebrado en las últimas semanas por la muerte del afroamericano George Floyd a manos de un policía en estados Unidos.
"Los Juegos Olímpicos son una poderosa manifestación global contra el racismo y a favor de la inclusión", señaló Bach, quien declaró que "no habrá paz hasta que los prejuicios que ahora separan las diferentes razas sean superados, y para ello nada mejor que reunir a jóvenes de todos los países periódicamente" en los Juegos.

En los Juegos de México de 1968 se hizo famoso el gesto en favor de los derechos de la población afroamericana que protagonizaron en el podio los estadounidenses Tommie Smith y John Carlos, con un puño en alto envuelto en un guante negro.

El COI en aquel entonces consideró este gesto fuera de lugar en unos Juegos por su tinte político y ordenó la suspensión de los dos atletas y su expulsión de la Villa Olímpica, aunque esta orden no fue aplicada por la negativa de los anfitriones mexicanos.

El puño en alto ya no es habitual como símbolo de protesta en los podios, pero en los últimos años muchos deportistas, principalmente en Estados Unidos, han adoptado la costumbre de arrodillarse en las ceremonias de medallas o al sonar el himno nacional, en protesta por el racismo y la brutalidad policial.

La Comisión de Atletas del COI está presidida por la campeona olímpica zimbabuense de natación Kirsty Coventry y entre otros miembros destaca la saltadora de pértiga rusa Yelena Isinbaeva.