Ramiro Muñoz Calvo es graduado en Ciencias del Deporte por la Universidad Politécnica de Madrid en el INEF y entrenador nivel “UEFA A”. Tras su paso por las categorías inferiores de la Escuela Deportiva de Moratalaz, Puerta Bonita y Rayo Vallecano probó fortuna en el fútbol finlandés profesional como entrenador.

Primero en el HPS en sus categorías inferiores y como segundo entrenador en su equipo de Tercera División, luego en el VJS de Segunda División clasificándose para la Copa de Finlandia, más tarde en el SJK de Primera División y la próxima temporada será el segundo entrenador del FC INTER TURKU, también en Primera División, y jugará la fase previa de la Conference League.

En esta entrevista, nuestro colaborador en la sección de Deportes de “El Correo de España” nos cuenta su experiencia en el fútbol finlandés, que está cada día más en alza tras el éxito de la selección nacional y la exportación de jugadores al extranjero.

Antes que nada, háblanos un poco de ti y como acabaste siendo entrenador de fútbol profesional...

Todo empezó a los 17 años cuando acepté ser el entrenador de fútbol del equipo de mi hermano pequeño. Yo seguía jugando, pero cada vez tenía más claro que mi profesión en la vida sería ser entrenador y quería prepararme para ello.

Un año más tarde, comencé el grado universitario Ciencias del Deporte en el INEF de Madrid y seguí formándome en los equipos de categorías inferiores de los clubes E.D. Moratalaz, Puerta Bonita y Rayo Vallecano.

Al final de mi carrera universitaria, estudié en Finlandia y posteriormente conseguí plaza como coordinador-profesor en la facultad del país nórdico, esas experiencias me valieron para conocer clubes de fútbol locales y más tarde fichar por uno de ellos.

IMG-20211013-WA0013

Una vez tuviste la oportunidad de entrenar, siempre su trayectoria fue en ascenso Tercera, Segunda y Primera...

El Helsingin Palloseura (HPS) me ofreció ser entrenador de fútbol a tiempo completo en su cantera y no me lo pensé dos veces.

Tras una temporada trabajando en las categorías inferiores, me ofrecieron el puesto de segundo entrenador en el primer equipo de la Tercera División finlandesa. Hicimos un buen año y el Vantaan Jalkapalloseura (VJS), equipo campeón de nuestra liga, me ofreció subir con ellos a la siguiente categoría.

Seguí trabajando paralelamente en nivel formativo y más tarde con el año de la pandemia, todo se paró. Volví a España, continué mi formación académica y esperé hasta que llegara una buena oportunidad laboral.

Afortunadamente, a principios de 2021 todo cambió, el club SJK de Primera División finlandesa (Veikkausliiga) necesitaba un segundo entrenador con experiencia en el país y que pudiera hablar español, inglés y finés debido a la plantilla tan internacional que poseían. Mi perfil encajaba a la perfección y tuve la suerte de poder sumarme a mi primer proyecto totalmente profesional.

Tras una dura competición, el equipo consiguió la tercera plaza liguera y el consecuente puesto europeo para la siguiente temporada.

A pesar de los éxitos conseguidos, el contrato del primer entrenador expiró y no fue renovado, así como su cuerpo técnico, afortunadamente el FC INTER TURKU de la misma categoría se interesó por nuestro trabajo y recientemente acabo de firmar dos temporadas para continuar en la máxima categoría del país norteño y así jugar también la fase previa de la Conference League en 2022.

De momento como segundo entrenador, aunque dada su juventud siempre aspirará a ser primer entrenador...

Todo forma parte de un proceso de formación, hasta ahora la progresión ha sido muy positiva y llena de aprendizaje diario. Cuando las oportunidades llaman a tu puerta tienes que estar preparado para ellas, ese es mi reto actualmente, empaparme de experiencias en el máximo nivel posible para estar preparado para cualquier posición profesional futura.

No tengo prisa por ser primer entrenador, pero tampoco miedo a que la oportunidad se presente pronto.

WhatsApp_Image_2021-11-07_at_22.06.19

Y no solo en la Liga finlandesa, sino en la que sea...

Finlandia me ha regalado la posibilidad de llegar a la élite antes que lo que hubiera podido conseguir en España, intento diariamente devolvérselo con dedicación y esfuerzo para que el fútbol finlandés siga creciendo.

El futuro no sé dónde me llevará, siempre tendré como meta entrenar en lo más alto del fútbol español, mientras tanto tocará seguir creciendo allá donde nos den una oportunidad.

¿Qué nivel tiene actualmente el fútbol finés con relación al español o al inglés?

El fútbol finlandés actualmente está en uno de sus mejores momentos, por ejemplo, clasificándose para la última EURO 2020 o consiguiendo victorias contra Dinamarca, Islandia e incluso Francia.

Atrás quedaron nombres como Hyypiä o el gran Litmanen del Liverpool, Ajax o Barcelona, pero actualmente existen jugadores de renombre como el mejor delantero de la historia del país, Teemu Pukki, en el Norwitch inglés, o el portero y capitán del Bayern Leverkusen alemán, Lukas Hrádecky.

Aún queda un largo camino para conseguir que la Veikkausliiga llegué al primer nivel europeo, pero el crecimiento de la selección nacional y la exportación de jugadores al extranjero hace ver que el país está creciendo futbolísticamente.

Mourinho puede ser una referencia, de ser un joven ayudante (como usted) a convertirse en uno de los entrenadores mejor pagados.

En general, siempre intento observar lo mejor de cada persona, por lo tanto, hago lo mismo con los entrenadores que me rodean.

Mourinho, Klopp, Tuchel, Nagelsman e infinidad de entrenadores españoles me inspiran con sus equipos y saco ideas que más tarde adapto a los míos. Ojalá, este proceso de crecimiento me lleve a llegar al más alto nivel y ser yo el que inspire a las siguientes generaciones.

Hoy en día existe una gran competencia en el mundo de los entrenadores, especialmente porque muchos jugadores profesionales deciden entrenar y siempre tienen más facilidades de hacerlo por el nombre y lo que han representado para el club.

Hay muy buenos exjugadores apasionados de su trabajo que son grandes entrenadores y hay otros que quizás se aprovechen de su antigua posición para ocupar una nueva no estando, aún, al mismo nivel.

Respeto que la imagen más la experiencia de un exjugador es valiosa para el vestuario y la afición, pero jugador y entrenador de fútbol son profesiones muy distintas. Una, parte del “yo”, y la otra, del “nosotros”. Yo siempre defiendo la meritocracia, sin nombres.

Si, por imposible que parezca, un duende le concediese un deseo, ¿A qué equipo le gustaría entrenar?

Posiblemente al Real Betis Balompié por el cariño a mi abuelo, sé que cumpliría un sueño familiar.

Aún así, siendo sinceros, mi gran deseo es despertarme cada mañana sabiendo que estoy en un equipo donde me siento querido y realizado.

20211102_000836