El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, se ha mostrado convencido de que la ciudad “está de vuelta”, preparada para acoger la Copa Davis, “uno de los grandes acontecimientos deportivos internacionales y hacerlo en las mejores instalaciones”. Almeida ha participado en la tarde de ayer en el Invernadero de Arganzuela, en la presentación de esta cita deportiva que ha calificado de “extraordinariamente relevante para la ciudad, no solo desde el punto de vista turístico y mediático”, sino porque es “un prólogo fundamental al año 2022, un año en el que Madrid va a ser la Capital Mundial del Deporte”.

Almeida, que ha estado acompañado por la vicealcaldesa, Begoña Villacís; la delegada de Cultura, Turismo y Deporte, Andrea Levy, y la concejala del distrito de Arganzuela, Cayetana Hernández de la Riva, se ha mostrado esperanzado en que España pueda volver a ganar esta competición, ya que “tenemos un equipazo que nos ha dado alegrías durante muchos años”.

El recinto ferial de la Casa de Campo es la sede principal de esta competición internacional que tendrá lugar del 25 de noviembre al 5 de diciembre y que, con un nuevo formato, reunirá en Madrid al mejor tenis mundial. Las selecciones de Canadá y Suecia inaugurarán el torneo que vuelve con dos importantes novedades: el traslado de la sede principal al pabellón multiusos Madrid Arena y la participación en la fase de grupos de las ciudades europeas de Turín e Innsbruck.