Vuelve a sentir Madrid”. Bajo este lema se da, de nuevo, tras este obligado parón, el pistoletazo de salida al EDP Rock N´Roll Running Series de la capital, que vuelve el próximo 26 de septiembre, primera vez en otoño, con todas las medidas de seguridad pertinentes.

Y es que hay ganas de hacer deporte, la vida se impone.  La ciudad vuelve a tomar pulso, e impulso, no solo deportivo sino también turístico, como punto de referencia mundial, y mantiene así, su compromiso adquirido desde hace ya 43 años con el Atletismo. De ahí, esta ansiada cita, quizá la más esperada por los runnings desde hace tiempo, que se establecerá en tres modalidades: Maratón, media maratón y 10K. Tres distancias, adaptadas a cada perfil, que seguro van a celebrar todos los fondistas.

Porque el Maratón “es resistir, a pesar de la sensación de frío, soledad o dolor”, señala Raúl Chapado, presidente de la Federación española de Atletismo.  “Lo importantes es ahora la cita y como te ilusiona esta trabajo, en favor del Atletismo, para que este se recupere”.

Esta es la primera gran prueba en el calendario europeo, por encima de Berlín.

Durante su presentación, se hizo especial hincapié al protocolo de seguridad anti Covid-19.  De hecho las tres carreras estarán muy espaciadas en el tiempo, con una hora de diferencia,  y se producirá por oleadas con distancia de metro y medio entre participantes. Además será necesario acreditar un certificado de vacunación (pauta completa) , prueba PCR o test de antígenos, realizado 72 horas antes de la retirada del dorsal.  Y el uso de la mascarilla en todo momento, excepto  a la hora de correr.

Se eliminarán así, en esta especial ocasión, servicios no esenciales como guardarropa, fisioterapia, podología o las ya míticas actuaciones de bandas de rock en vivo. Aunque la música estará muy presente, es sello de identidad, gracias a puntos con Dj´s que amenizarán esta especial edición.

Cabe destacar la gran acogida que ha tenido esta vuelta del EDP Rock N´Roll Madrid,  la prueba de 10 K ya ha colgado el cartel de “no hay dorsales”, con 7.000  corredores inscritos.  El medio Maratón cuenta ya con 15.000 y quedan algunos para la prueba de 42, 195 km. , con un cupo máximo de 9.000 participantes. Por género, todavía, hay una notable diferencia de hombres, 69%, respecto a las mujeres, 31%. Siendo la competición de 10K la primera, en Europa, que alcanza una paridad, en lo que a carrera mixta se refiere. En el maratón, el porcentaje es mayor, a favor de los hombres 87%- 13% mujeres, respectivamente.

En cuanto a los países que más participan en esta prueba, Francia se sitúa en el podio, seguida de Reino Unida e Italia. Sin dejar de lado a nuestros amigos los americanos, de ahí que se cambió el nombre para hacerlo más atractivo y aumentar su participación. Ya que la prueba se consolida también como un destino más allá de lo mero deportivo. Madrid se vuelve un escaparate turístico de referencia a nivel mundial. Se estima que el impacto económico que genere  alcance un valor estimado de “40 millones de euros”.

El anuncio de su vuelta a las calles de la capital, contó con la entrega de dos galardones, por parte de Guillermo Jiménez, presidente de la sociedad deportiva, y solidaria, A D Mapoma y Pedro Rumbao, CEO de la EDP Rock N´Roll Running Series Madrid, que en esta ocasión premio la labor de las mujeres en favor del Deporte, con el programa municipal “Chicas, el deporte nos hace poderosoas”, que recogió, agradecida, Sofía Miranda, concejala del Ayuntamiento en su nombre

Y Begoña Villacis, vicealcaldesa, como maratoniana de honor. Que no dudo en reconocer que  “me lo merezco”, y aseguró estar dispuesta a calzarse de nuevo las zapatillas. Madrid, y su maratón más emblemático resurge con más fuerza y vida que nunca. Ha vuelto para quedarse. Vayan calentado motores si no quieren quedarse el último, porque la capital ya está preparada para esta gran cita con el deporte.