Cuando más se ha hablado del favoritismo del Atlético de Madrid para ser campeón de La Liga ha llegado su primer tropiezo. Este traspiés vuelve a poner sobre la mesa el debate sobre si el cuadro colchonero es un aspirante o un serio candidato al título. Los aficionados pueden encontrar toda la información sobre LaLiga y otras grandes ligas y torneos europeos, así como los mejores pronósticos y cuotas de las casas de apuestas en páginas como Legalbet (ver más aquí)

Lo cierto es que hasta la fecha el Atlético había sido el equipo más solvente del campeonato. Los de Simeone tan solo habían cedido dos empates y en ningún encuentro se habían mostrado inferiores a nadie. En defensa continuaban siendo un muro, como así lo demostraban los dos goles encajados en las diez jornadas jugadas antes del derbi. Además, en ataque ha encontrado mecanismos para hacer daño a equipos que le ceden la iniciativa, que eran partidos que en años anteriores le habían costado valiosos puntos en la lucha por el título.

 

Pero tan cierto es todo lo anterior como que el Real Madrid fue superior en el derbi y se llevó los tres puntos con total merecimiento. Hasta este partido el Atlético no había estado ni un minuto por detrás en el marcador, y en la primera ocasión que el rival se le ha adelantado el conjunto del Cholo no encontró la manera de sobreponerse. La Liga son 38 jornadas, pero el derbi del sábado puede dejar ciertas dudas en el Atlético.

 

En primer lugar, porque en las dos salidas de mayor enjundia de la temporada se ha visto superado por sus rivales. Le ocurrió en la Champions en su visita al Bayern de Múnich y le ha vuelto a pasar en Valdebebas. En segundo lugar, por el planteamiento de su técnico. Simeone comenzó el partido con tres centrales, pero el Real Madrid circuló el balón de banda a banda con gran precisión gracias a la estelar actuación de Modric y Kroos e hizo daño a la defensa del Atlético.

 

Una vez que el técnico argentino corrigió y pasó al 4-4-2 a la media hora del partido las fuerzas se igualaron. A la vuelta de los vestuarios Simeone introdujo un triple cambio y fue a por el Real Madrid. Fueron los mejores minutos del líder, que a punto estuvo de empatar en una gran ocasión de Lemar. Pero el Cholo retiró del campo a João Félix cuando mejor estaba su equipo y a partir de ahí el Real Madrid volvió a recuperar el control y sentenció el choque.

 

A pesar de la derrota el Atlético de Madrid está en una posición privilegiada en la clasificación y la derrota del sábado no debe empañar su gran temporada. Si continúa con el nivel mostrado hasta ahora seguro que estará en la pelea por levantar un título que no gana desde el 2014, cuando fue campeón con 90 puntos, una cifra que este año todo hace indicar que también será suficiente. Pero si el Atlético es el máximo favorito se verá partido a partido.