El ex-portero del Real Madrid y de la Selección Española de fútbol, Iker Casillas, ha anunciado que cuelga definitivamente los guantes. El español ha decidido poner un punto y final a su carrera futbolística después de un periplo de cinco años en el Oporto, donde no pudo acabar jugando debido a una enfermedad que, probablemente, ha acortado su presencia en el fútbol. Así, el guardameta madrileño se despide de un deporte en el que lo ha ganado todo, en el que ha sido durante años el mejor en su posición y en el que ha logrado establecerse como una auténtica leyenda. 

Entre sus mayores logros se encuentran, como es de esperar, algunos de los muchos títulos que ha ganado con el Real Madrid, su club desde que era un adolescente y en el que militó casi dos décadas. Con el primer equipo, Casillas debutó, ante el Athletic y cuando tenía 18 años, un 12 de septiembre de 1999. No es de extrañar entonces que muchos de esos trofeos que ha ganado con los blancos los ha alzado el propio Iker Casillas, como capitán y líder del equipo de su vida. Con la camiseta del club merengue, el portero ha conseguido, entre otras —muchas— cosas, tres Champions League, cinco Ligas o dos Copas del Rey. También consiguió levantar el trofeo que acreditaba al Madrid como mejor equipo del mundo.

Tras dar por concluida su etapa en el club madrileño, Casillas puso rumbo al Oporto en el verano de 2015. Allí, el español ha disputado más de 150 partidos, lo que, sumado a los encuentros que jugó con el Real Madrid y con la Selección lo convierten en el futbolista con más choques jugados de todo el siglo XXI, alcanzando la cifra de los 1.048. A lo largo de ese siglo, Casillas junto al Real Madrid siempre han estado presentes en las mejores apuestas de bet365 y, prácticamente, de todas las plataformas online.

Campeón de todo con la Selección Española

Sin duda, los partidos que disputó con la Selección Española también serán recordados para siempre por Casillas. Y por quienes disfrutaron de sus paradas en el mejor momento y en el mejor lugar. Sobre todo aquella que le hizo al holandés Arjen Robben en la final del Mundial de Sudáfrica de 2010. A la postre, aquel pie derecho que evitó el gol de Holanda permitió a España ir a la prórroga, donde Iniesta anotó el gol de la victoria en el minuto 116 para hacer campeona del mundo a la escuadra española.

También serán recordadas las tandas de penaltis ante Italia y Portugal en las Eurocopas de 2008 y 2012, en las que Casillas fue protagonista con paradas importantes. Aquellos campeonatos también acabaron con el capitán, Iker, levantando el trofeo a los cielos de Vienna y Kiev, respectivamente. Aquel ciclo de 2018 a 2012 está considerado como la mejor etapa del fútbol español de la historia. Una etapa de la que Iker Casillas fue pieza clave, como capitán, pero también como guardián de la portería. Su nombre quedará para siempre ligado al de la Selección Española y al del Real Madrid.