Wydad AC, Atlético de Madrid, Zaragoza, Girona FC y Sevilla FC. Trayectoria futbolera de este magnífico arquero marroquí nacido en Canadá. El Sevilla le debe su sexta Europa League, la copa europea de los perdedores.

Bono, grande

Bono acudió el pasado viernes al rescate de los suyos. Otro futbolista típicamente de vestuario que ha sabido aguardar su momento y ofrecer lo máximo - que es mucho, muchísimo - cuando le ha tocado ponerse bajo los tres palos. Sus indelebles presencia, prestancia y aplomo resultan imprescindibles para entender el nuevo título sevillista, a través de sus memorables actuaciones en cuartos y semifinales. Y, desde luego, en la final ante el Inter.

Zaki Badou, uno de los mejores porteros de la historia…

Bono pertenece a la estirpe de Zaki Badou. Entonces Ezaki, uno de los mejores guardametas jamás paridos. Protegió la portería del Mallorca, allá por los noventa, llegando a ser capitán de la escuadra balear. Incluso consiguió contender una final de Copa del Rey. Otros recordamos que fue de los pocos porteros que logró detener un penalti a Ronald Koeman, nuevo entrenador del antiespañol Farsa F.C. En el cuadro bermellón marcó una época, pero en su patria Zaki deviene mito y leyenda.

Tras un prodigioso mundial con su selección en el mundial de México, con 27 tacos, en la temporada 1986-1987, Ezaki Badou debutó en la Primera División española con un Real Mallorca recién ascendido, que aquella temporada finalizaba sexto en la clasificación. Hugo Sánchez y Gary Lineker, fascinados ante él. Y quien esto garrapatea.

…Y Bono va similar camino

Un héroe nacional, Zaki. Cuando tratas con marroquíes que viven en la Villa y Corte, luz: más importante que Mohamed VI. Y mejor, en todos los sentidos. Apuntado como el mejor meta de la historia de Marruecos (y muchísimo más allá) es junto al ex-españolista Tommy N’Kono el único cancerbero con un Balón de Oro africano.

Además de Munir, Bono le debe mucho a Zaki. Todo. O casi. En fin.