La llegada de Vinicious al Real Madrid se ha visto con una gran expectación y este hecho no era para menos. En Brasil era de los mejores por no decir el mejor y poseía algo que no tienen muchos jugadores: velocidad y desequilibrio. Con 18 años llego al Real Madrid y la exigencia siempre fue máxima, la liga de la primera división española  es una de las más fuertes y de la más seguidas en webs deportivas como inkabet.

Los inicios no fueron nada fáciles la adaptación a una nueva liga y forma de juego se le unía la presión de estar en el Real Madrid, un club donde cualquier cosa que pasa se dimensiona por cien. De primeras jugó en el Castilla (el equipo filial del Real Madrid), demostrando que Vinicious no estaba para jugar en una competición  menor.

Ya en el primer equipo la confianza de los técnicos no fue la mejor, sobre todo de Zidane que nunca vió en el brasileño un jugador para ser titular o para poder ser parte importante en el equipo. Posiblemente, este haya sido uno de sus mayores puntos negros que se le atribuyen a la etapa de Zidane entrenador en el club blanco.

Con  la llegada de Ancelotti todo ha cambiado para el genial jugador brasileño. Desde el primer momento ha depositado en Vinicious una confianza total, algo que no había tenido desde la llegada al club merengue. Ancelotti conocía muy bien el caso de Vinicious y le ha dado ese apoyo que, en muchas ocasiones, necesitan los grandes futbolistas.

Además ha potenciado una de sus peores facetas desde que llego al Real Madrid su falta de gol, siendo un jugador efectivo y hasta goleador. Ahora mismo, Vinicious es un jugador rápido y desequilibrante, no se lía en la ejecución de jugadas y comienza  a ver puerta.

El partido de Champions League contra el Shakhtar Donetsk mostró  al mejor Vinicious, marcando un gol que será recordado por muchos, además de otro tanto y asistencia.

EL jugador mostró una personalidad, clase y entereza que hizo desatascar un partido difícil y ser el mejor del partido.

La progresión de Vinicious es altamente positiva y comienza a dejar los destellos que se le suponía. Si bien todavía se muestra irregular y le cuesta dar continuidad a su juego, Vinicious ya se está convirtiendo en una verdadera estrella del fútbol mundial.

En este caso, la paciencia y confianza con el jugador ha dado sus mejores frutos, siendo Vinicious un referente para el club madridista y un jugador al que la gente quiere ver jugar y deposita su confianza en los partidos.

Vinicious es un jugador joven que estará en la terna de los mejores jugadores del mundo junto a Haaland y Mbappe, los cuales, en un futuro, podrían ser compañeros en el mismo equipo.

El techo del potencial de Vinicious es muy difícil de averiguar, tan solo habrá que ver cómo transcurre la temporada para luego opinar.