Nos aguarda Suiza en cuartos, después de tanto tiempo retornamos a tal fase. España venció 3-5 a Croacia en una chifladura de partido. El prota, Unai Simón.  El cancerbero de la selección nacional iba a recibir distante cesión de Pedri. El centrocampista canario jugó desde treinta metros atrás para el arquero. Antes de controlar del todo el balón, prefirió “pensar” qué hacer con él. Cuestión de prioridades. Ignoró lo más importante. El esférico le pasó por encima del pie y el infortunio cuajó y cristalizó y devino indeleble y aquilatada pifia.

Simón, de “pecador” a “salvador”

Aconteció en el minuto 20 de la primera mitad con el marcador  a cero cuando Pedri proporcionó absurdo e ininteligible pase  hacia el guardameta vitoriano desde el centro del campo. El guardapalos del Athletic estaba completamente solo y poseía suficiente tiempo para controlar, pero incomprensiblemente no fue capaz de hacerlo y la pelota acabó entrando dentro de la portería. Memorable y grosera pifia.

Unai Simón, de villano a héroe. El fino, delicadísimo limes, entre el infierno y la gloria. De "pecador" a "salvador", evitó milagrosamente un gol de Gvardiol. Lejos de conformarse con esa parada, en la prórroga, el arquero nos legó otra antológica intervención, cuando el choque marcaba empate a tres. Simón fue a por todas, con todo, soslayando telegrafiado tanto de Kramaric.

Arconada, Eurocopa 1984

Una de las más recordadas sucedió el 27 de junio de 1984 en la final de la Eurocopa de aquel año. España se medía ante la anfitriona, Francia, en el Parque de los Príncipes de París y fue capaz de controlar a los galos en la primera mitad.

Ya en la segunda, el colosal Michel Platini lanzó una falta al borde del área. Disparó flojo y el tiro parecía factible para Luis Miguel Arconada, que había realizado un solvente torneo, pero el balón se “coló” bajo el pecho del portero de la Real Sociedad, concluyendo su trayectoria dentro de la portería. Perdimos 2-0, subcampeones.

Zubizarreta, Mundial 1998

Los aficionados tampoco olvidarán el gol en propia puerta de Andoni Zubizarreta en el Mundial de Francia 98. Sucedió el 13 de junio en Nantes el debut de España ante Nigeria.

El partido transitaba con 2-1 en el marcador a favor de la selección dirigida entonces por Clemente cuando el sutil Garba Lawal ajustó desde la banda izquierda, casi sin ángulo, al área española, un cuero que parecía hacedero para el guardameta vasco, que, sin embargo, introdujo la mano en dirección a su portería y acabó regalando el gol a los nigerianos. Los africanos marcarían después el definitivo 3-2 con el que finalizó el encuentro. Derrumbe, total, en el Mundial gabacho,  ni siquiera pasamos de la primera fase.

Molina, Eurocopa 2000

Dos años después, 13 de junio del 2000, España llegaba como una de las favoritas a la Eurocopa de Bélgica y Holanda. Se estrenaba ante Noruega en Róterdam en un partido a priori sencillo. En el minuto 65 el portero del combinado nórdico destrabó un golpazo con el esférico hacia el borde del área y José Francisco Molina, actual director deportivo de la Federación, decidió salir de su portería para intentar desatascar la  situación. Membrudo yerro.

Sin embargo, el delantero Iversen peinó abracadabrantemente la bola con la testa y acabó estampando el único gol del encuentro. Tras ese error, el seleccionador José Antonio Camacho decidió cambiar de meta y puso de titular a Cañizares. La selección cayó en cuartos contra Francia, que terminaría siendo la triunfadora, dos años después de haberse proclamado triunfadora de su propio mundial.

Casillas, Mundial 2014

Iker Casillas también tuvo su momento de gloria. España defendía título en el Mundial de Brasil 2014, tras su victoria cuatro años antes en Sudáfrica ante Holanda. Debutaba el 13 de junio precisamente ante su rival en la final cuatro años antes que se tomó cumplidísimo resarcimiento y terminó goleando por con categórico 1-5.

El cancerbero mostoleño no estuvo singularmente venturoso aquel día, aunque su mayúsculo desliz sucedió en el cuarto gol cuando controló pésimamente un “extraño” pase de Sergio Ramos y perdió el balón ante un avispado Robin van Persie, que acabaría marcando a puerta desocupada. La selección del Marques del Bosque no pasó de la fase de grupos en aquel campeonato.

De Gea, Mundial 2018

El anterior desbarre de un portero español en un gran campeonato, antes de Simón, tuvo lugar en el Mundial de Rusia de 2018 y su protagonista fue David de Gea. España debutaba el 15 de junio en Sochi ante la Portugal de Ronaldo solo dos días después del fulminante e inolvidable despido de Julen Lopetegui tras firmar por el Madrid.

Pese a la peculiar situación, España estaba ofreciendo correcta imagen con Fernando Hierro al frente del banquillo. Al borde del descanso, el marcador contra los lusos iba 1-1. Entonces el siempre descomunal Cristiano lanzó rocambolesca detonación desde fuera del área. El balón iba flojo, la verdad, y devenía tarea sencilla ser atrapado por el arquero del United, quien, sin embargo, falló garrafalmente a la hora de intentar bloquearlo.

El encuentro finalizó 3-3 y España caería, en rarísimo encuentro, en octavos, ante la anfitriona. Más allá de aquel error, De Gea no tuvo un buen papel en aquel Mundial y su carrera en la selección quedó irreversiblemente marcada para siempre. Ahora es el primer suplente del irregular Unai Simón, que también suscita muchas dudas. Ante Croacia cometió la citada calamidad. Otra muesca más en la citada serie de catastróficas y futboleras desdichas. Simón supo sobreponerse y su actuación en los siguientes partidos acaecerá decisiva en su futuro dentro la selección…

¿Y por qué no está el mejor portero, junto a Iribar, en décadas?

…Pero algunos seguimos echando de menos al mejor, no solo con los pies. Diego López. En fin.