El técnico francés regresó a la disciplina del Madrid para conquistar el torneo doméstico, por lo que es su principal objetivo para el final de una temporada en la que por fin ha conseguido pelear con el Barça.

El Real Madrid pretende en el final de la temporada 2019-2020 conseguir el tan ansiado título de campeón de LaLiga Santander por el que lleva luchando toda la campaña. Lo cierto es que, desde su regreso, Zinédine Zidane puso la meta en una competición que los blancos han levantado una vez en los últimos siete años y la cual pretende reconquistar cuanto antes.

A pesar de que la plantilla pueda dar o no para más, la realidad es que durante todo el curso los merengues se han ido intercalando el puesto de líder generalmente con el FC Barcelona, su máximo rival para la conquista de la competición. Y presumiblemente seguirá siendo así hasta el final del campeonato más igualado de los últimos tiempos.

Tiempos dominados por el Barça

Los azulgranas tienen a su favor, y así lo tienen en cuenta las apuestas a LaLiga Santander, que han sido los más regulares últimamente, ya que si echamos la mirada atrás encontramos con que han ganado ocho de las anteriores 11 temporadas, lo que a su vez les ha acercado peligrosamente a los registros de un Madrid que lidera la clasificación de máximo vencedor de esta competición con 33 trofeos, por los 26 de los culés.

Sin embargo, desde el seno del club blanco se piensa que la reconstrucción de ese Madrid campeón se debe hacer desde la idea de volver a competir por todas las Ligas posibles, no como estaba ocurriendo en las anteriores campañas en las que los merengues se situaban a más de 15 puntos del Barça.

Así es como el club de Chamartín pretende recuperar el trono de mejor equipo de España sin discusión, algo que ha estado en tela de juicio en los últimos 15 años en los que en cuanto a números y títulos, lo cierto es que los catalanes han estado mejor. Pero si los madridistas le dan la vuelta a la tortilla y empiezan a enlazar unos cursos de éxitos nacionales, entonces serán de nuevo los reyes del fútbol en este territorio.

Buena defensa, ataque mejorable

Una de las claves para conseguir imponerse esta temporada debería de ser esa fortaleza física que el equipo ha demostrado tener siendo trabajador durante los 90 minutos de cada encuentro tanto en la parcela ofensiva, como en la defensiva, lo que le ha llevado a ser uno de los conjuntos menos vulnerables atrás de toda LaLiga.

Aunque, si hay un pero que ponerle al equipo y por lo tanto algo que mejorar, ese es el del gol. A pesar del excelente año de Karim Benzema de cara a portería, o de la suma de los centrocampistas en esta faceta, sigue faltando todavía más puntería en ciertos momentos, lo que le ha costado muchos puntos a los merengues, algo a corregir por parte de un Zidane que si diera con esa tecla, podría convertir a este Madrid en casi invencible.

En definitiva, Zinédine Zidane regresó al Santiago Bernabéu para volver a hacer campeón al Madrid de una cosa, LaLiga, el campeonato con el que entiende el técnico francés que se ha de empezar un proyecto para después dispararlo hacia otros logros.