El fútbol modesto y los clubes que forman parte de estas ligas, están viendo cómo los problemas para volver al campo se acumulan, y cada vez se plantea más complicada la vuelta a los partidos.

De hecho, una encuesta realizada por la Asociación en Defensa del Fútbol Madrileño, una iniciativa independiente que defiende los intereses y bienestar de todos los estamentos del fútbol en Madrid, deja clara la realidad: 1 de cada 4 clubes de fútbol modesto de Madrid expone que no volverá a los terrenos de juego esta temporada a consecuencia de los efectos de la COVID-19. Evidentemente, esta temporada el fútbol modesto está en una situación muy delicada que puede derivar en que muchos equipos desaparezcan este año.

“Una vez más, queda claro que el fútbol modesto no es una prioridad y que no recibe la atención y cuidados necesarios para que los equipos y clubes puedan continuar con su actividad. Ahora que estamos viviendo una situación excepcional, en la cual las medidas sanitarias están afectando especialmente a todos los deportes, está quedando más en evidencia la poca actividad existente en las entidades correspondientes a este estamento del fútbol. Al final el resultado es que los equipos cuentan con pocos recursos, tienen una información escasa y las pocas medidas que se están aplicando, se están implantando con poco acierto”, señala Jesús Peramos, presidente de la ADFM.

Pocas medidas de seguridad, falta de información y ausencia de apoyo, tanto a los propietarios como a los arrendatarios de las instalaciones.

Los resultados de la encuesta realizada por la Asociación en Defensa del Fútbol de Madrid revelan que un 87% de los encuestados creen que no se están llevando a cabo las medidas necesarias para ayudar a los clubes deportivos a afrontar la nueva temporada. Y no solo eso, sino que además un 71% afirma no poder garantizar las medidas de seguridad propuestas debido a la falta de personal (45%), a no contar con la información necesaria sobre cómo hacerlo (30%), e incluso a la escasez de recursos materiales (25%).

Como consecuencia de esta ausencia de medidas, ahora que el comienzo de la temporada ya está en marcha, son muchos los clubes que están reclamando diferentes ayudas para poder afrontar este nuevo comienzo e implementar las medidas de seguridad sanitaria. Entre ellas, más del 60 % de los encuestados destacan la necesidad de apoyo para encontrar un mayor número de patrocinadores (elemento clave para el sufragio de gastos y viabilidad de estos equipos), así como una mayor dotación de material sanitario y un aumento de los recursos económicos disponibles.

Falta de apoyo por parte de la RFFM

Por otro lado, ante la situación tan crítica en la que se encuentra la Comunidad de Madrid, en la cual son más necesarias que nunca las medidas de prevención por el aumento de contagios en la provincia, son muchos los asociados y asociadas que han manifestado su descontento con la RFFM, ya que el 80% de los encuestados señalan no sentirse respaldadas por esta institución, y casi la mitad (un 45%) declara que no ha recibido información alguna por parte su parte sobre las medidas a llevar a cabo para afrontar la vuelta al fútbol en esta temporada 20/21 (entrenamientos, partidos, etc.).

“Ahora es más importante que nunca para todos los equipos modestos contar con una entidad que les guíe, sirva de apoyo y marque las directrices necesarias para poder afrontar con seguridad la temporada 2020/2021. No puede ser que a día de hoy aún existan clubes sin la información necesaria y sin el apoyo económico imprescindible para que se puedan jugar los partidos amistosos y asistir a los entrenamientos sin poner en riesgo la salud de todos los practicantes. Para solventar todos estos problemas, es imprescindible que todos los equipos del fútbol modesto puedan contar con el apoyo necesario para jugar esta temporada con toda la seguridad necesaria. Asimismo, está claro que las ligas deben seguir adelante, pero sin dejar de lado la salud de todos sus miembros, directivos, jugadores, árbitros, entrenadores y aficionados en general”, concluye Jesús Peramos.