La Cámara de Cuentas de Madrid ha identificado malas prácticas contractuales en 53 Ayuntamientos de Madrid, un 14% del total.

Malas prácticas municipales

Diversos contratos calificados como de “gestión de servicios públicos” debieron haberse calificado como de servicios, ante la ausencia de transferencia de riesgo en la explotación del servicio por el adjudicatario, lo que afecta a su precio, evidentemente. Los municipios de  Alcalá de Henares; Alcobendas y San Lorenzo del Escorial realizaron esta mala práctica.

Hasta trece municipios celebraron contratos en cuyos pliegos no se otorgaba la mejor calificación a la oferta más baja sino a la establecida por el órgano de contratación. Se trata de los Ayuntamientos de Alcobendas, Berzosa de Lozoya, Brunete, El Molar, Mejorada del Campo, Navacerrada, Pinto, Puebla de la Sierra, Rivas-Vaciamadrid, Serranillos del Valle, Torrejón de Ardoz, Valdeavero y Villanueva de la Cañada

En diversos procedimientos negociados sin publicidad los órganos de contratación no promovieron adecuadamente la mínima concurrencia exigible, trampeando en la recepción de propuestas.

Se trata de Ayuntamientos como Alcobendas, Algete, Alpedrete, Horcajo de la Sierra-Aoslos, Las Rozas, Miraflores de la Sierra entre otros.