La Iglesia de San Nicolás de Bari

Se encuentra enclavada sobre un pequeño basamento rocoso situado al norte del casco urbano de Lozoyuela. Esta iglesia está dedicada a San Nicolás de Bari, patrón de Lozoyuela cuya festividad se celebra el 7 de diciembre.

Su cronología es imprecisa aunque se cree que data del siglo XVI o XVII (dos lápidas trasladadas desde el baptisterio al altar mayor son las que nos aproximan a estas fechas).

Se trata de un templo de una sola nave de planta rectangular cubierta con sencilla armadura de parhilera. A los pies de la nave se sitúa el baptisterio, sobre el que se levanta el coro y la torre del campanario.

El baptisterio es un pequeño espacio de planta cuadrada que se abre a la nave por medio de un arco de medio punto de gran pureza arquitectónica. Está construido a base de grandes sillares de granito y rematado con bóveda de cañón.

Exteriormente este templo destaca por su sobriedad y sencillez de formas. El gran volumen de la nave se compensa con la elegante y esbelta torre que descansa a los pies de la iglesia.

Los muros exteriores del templo son de mampostería de granito y en la parte alta, se abren al exterior mediante vanos rectangulares. La cubierta es de teja árabe dispuesta a tres vertientes. La torre es de fábrica de sillería y se estructura en tres cuerpos. El cuerpo superior está rematado por un tejadillo a cuatro aguas y contiene vanos de medio punto donde se alojan las campanas.

El acceso al templo se practica a través de un arco de medio punto situado en la fachada principal, bajo un pórtico de reciente construcción.

Entorno al templo se extiende un fresco y pequeño jardín, que confiere al lugar una sensación de tranquilidad y aislamiento muy especiales.

La Ermita de la Virgen de la Soledad

Esta ermita está dedicada a la patrona del pueblo, la Virgen de la Soledad, y fue construida por encargo de la Cofradía de las Plagas en el siglo XVII.

Su tipología se inscribe dentro del marco arquitectónico de las ermitas de la Sierra Norte de Madrid, aunque con alguna particularidad propia como es la existencia de un espacio delantero solado que está acotado por un petril y cuatro pináculos.

Se trata de un pequeño templo de planta cuadrada con gruesos muros de mampostería, salvo la fachada principal, ejecutada con sillería bien aparejada. La cubierta es de teja curva sobre armadura de madera.

La fachada principal se organiza en torno a la entrada situada en el centro, y planteada como un doble acceso compuesto por dos arcos gemelos de medio punto apoyados sobre un pilar central y dos pilastras laterales. La única ornamentación que aparece en la fachada en un escudo de iconografía religiosa situado sobre los dos arcos.

La fachada se prolonga con una espadaña de sillería donde se sitúa la campana y que está rematada con dos bolas y una cruz central.

Hasta la primera mitad del siglo XX, constituía el primer edificio aislado que señalaba el comienzo del pueblo y que daba la bienvenida a los viajeros que visitaban el municipio.

La Iglesia de la Santa Cruz

Esta Iglesia está dedicada a la Virgen de la Santa Cruz, cuya festividad se celebra el día 3 de Mayo (Fiesta de la Cruz de Mayo, día grande de Las Navas de Buitrago, en la que se saca en procesión a la Virgen).

Se trata de un templo de construcción sencilla y sobria que responde al estilo de la arquitectura religiosa popular de la Comarca. Su cronología es un tanto imprecisa pero se sabe que ya estaba levantada en el siglo XVII.

Es un edificio de planta rectangular con una sola nave y ábside semicircular apoyado en contrafuertes. En la fachada principal se levanta la espadaña con dos campanas, presentando un diseño clásico.

El acceso al templo se practica a través de un pórtico abierto sostenido por columnas y adosado al muro de la epístola igual que la sacristía. Tanto el pórtico como la sacristía fueron añadidos posteriormente.

Tanto el interior como el exterior del templo han sufrido varias transformaciones.

La Iglesia de la Santa Cruz se asienta en la Plaza de la Iglesia (al noreste de este núcleo) y constituye uno de los espacios públicos más frecuentados y punto de encuentro de los vecinos.

La Iglesia de San Pedro Apóstol de Sieteiglesias

Se halla asentada sobre un gran roquedal descarnado y constituye el hito arquitectónico más relevante del núcleo de Sieteiglesias. La construcción del templo actual data del siglo XVII Se trata de un edificio de gran sencillez y sobriedad de líneas, que responde perfectamente a los planteamientos de la arquitectura religiosa popular de la sierra madrileña.

Es un templo de una sola nave rectangular, con un arco que marca el inicio del presbiterio que se encuentra ligeramente elevado respecto a la nave, y con un coro en altura, construido en madera a los pies. La sacristía y el pórtico de acceso se adosan linealmente al muro de la epístola.

Los muros exteriores son de mampostería de granito con sillares que refuerzan las esquinas, los vanos y la espadaña. La marcada horizontalidad del edificio sólo queda rota por la espadaña que se eleva a los pies del templo dando forma a la fachada principal, donde se abren dos arcos de medio punto que albergan las campanas.

El acceso al templo se practica por medio de un pórtico semiabierto formado por dos columnas sencillas que se apoyan en un petril que soporta el tejadillo. La portada del templo está formada por un sobrio arco de medio punto ejecutado con doble dovela de granito.

La Iglesia original fue incendiada y destruida durante la Guerra Civil y el edificio se reconstruyó completamente cuando finalizó la Guerra. El exterior y la cubierta han sido recientemente rehabilitados.

Aunque la Iglesia está dedicada a San Pedro, el santo que veneran sus feligreses es San Blas (patrón de Sieteiglesias) que se festeja el día 3 de Febrero.