La Comunidad de Madrid ha cerrado 2019 con un aumento del 3,9% en la recaudación de los impuestos de gestión autonómica, el mismo año en el que entraban en vigor nuevas deducciones en estos tributos. Así lo ha detallado el consejero de Hacienda y Función Pública, Javier Fernández-Lasquetty, en la sesión plenaria de la Asamblea de Madrid.

A este respecto, el consejero ha recordado que en 2019 los madrileños ya pudieron aplicarse las nuevas bonificaciones en el impuesto de Sucesiones y Donaciones en 2019 para tíos, sobrinos y hermanos. A cierre del ejercicio, se recaudaron un total de 508 millones de euros, lo que supone un incremento del 23,5% con respecto a 2018, o lo que es lo mismo, 97 millones de euros más que el año anterior.

Lo mismo ha ocurrido con el resto de impuestos gestionados por la Comunidad de Madrid, como Transmisiones Patrimoniales, que ha registrado un aumento en la recaudación de 48 millones, lo que supone una subida del 4,4%, hasta alcanzar los 1.156 millones de euros, pese a la menor actividad registrada en el sector inmobiliario. Por su parte, Actos Jurídicos Documentados finalizó el año con una recaudación de 396 millones, es decir, 12 millones más (3,2%) que en 2018.

Estas cifras demuestran, según el titular de Hacienda, “que bajar los impuestos no significa que automáticamente baje la recaudación en la misma proporción, como se ha vuelto a comprobar en 2019”. Además, Fernández-Lasquetty ha subrayado que estos datos reflejan también que “bajando la presión fiscal se incentiva la actividad empresarial, se atrae la inversión y mejora el consumo”.

El consejero madrileño ha recordado que los distintos gobiernos de la Comunidad de Madrid “llevan 16 años bajando impuestos”, lo que ha significado un ahorro a los madrileños de más de 48.000 millones de euros.