Como las tarjetas de crédito tienen un contrato de duración indefinida (al contrato de lo que ocurre con hipotecas, depósitos o créditos), sí que podríamos ver cambios en las condiciones de nuestras tarjetas de crédito ante la fusión de Caixabank y Bankia.

Si somos clientes de Bankia y Caixabank absorbe su marca comercial, entonces es muy probable que las condiciones de nuestras tarjetas de crédito cambien y es probable que la nueva entidad nos envíe una nueva tarjeta con un número de cuenta asociado al nuevo banco. 

De acuerdo con la Ley 16/2009 de servicios de pago, el banco deberá informarnos a través de cualquier medio duradero de cualquier cambio en las condiciones de cualquier producto con un mínimo de dos meses de antelación.

Estoy reclamando por mi tarjeta ‘revolving’, ¿podré mantener la reclamación?

La fusión entre Caixabank y Bankia no afectará a las reclamaciones que realicemos. Nuestras reclamaciones por los intereses usurarios de las tarjetas revolving seguirán su curso sin problemas.