Aunque aún quedan unos días para que termine mayo, todo apunta a que el euríbor cerrará este mes con un valor de en torno al -0,48%. De confirmarse los pronósticos, el índice que se usa para calcular el interés de las hipotecas variables subiría por cuarta vez consecutiva. La pregunta, por lo tanto, es obligada: ¿las cuotas de los préstamos que se revisen próximamente se encarecerán? Según el comparador financiero HelpMyCash.com, eso dependerá de la periodicidad con la que se actualice el interés de estos productos.

Dependerá del tipo de revisión

Desde HelpMyCash comentan que el interés de las hipotecas variables se suele revisar cada seis o doce meses. En cada actualización, el banco toma el último valor registrado por el euríbor (o el de hace dos meses, si lo indica en la escritura) y lo usa para determinar el nuevo tipo aplicado. Si ese nuevo interés es más alto, las cuotas del préstamo serán más caras, mientras que si es más bajo, serán más baratas.

Hace seis meses, el euríbor se situaba en el -0,481% (noviembre de 2020). En consecuencia, una hipoteca variable con revisión semestral se encarecería si se revisara en las próximas semanas. Por ejemplo, para un crédito de 150.000 euros a 25 años con un interés de euríbor más 1%, las cuotas subirían de los 533,25 euros a los 533,31 euros; un encarecimiento de 36 céntimos en el conjunto del siguiente semestre.

En cambio, este índice cotizaba al -0,081% en mayo de 2020. Así, si la revisión de la hipoteca fuera anual, su interés bajaría considerablemente, por lo que sus mensualidades serían más baratas tras la actualización. Tomando como referencia el ejemplo anterior, las cuotas bajarían de los 559,83 euros a los 533,31 euros, por lo que el hipotecado se ahorraría 318,24 euros durante el próximo año. 

¿El euríbor seguirá subiendo?

La tendencia al alza del euríbor, como es lógico, preocupa a los que tienen una hipoteca variable. Ahora bien, desde HelpMyCash afirman que los principales especialistas en este índice no prevén que este aumente bruscamente a corto plazo. El Departamento de Análisis de Bankinter, por ejemplo, cree que seguirá cerca del -0,5% durante todo el año, mientras que la agencia de calificación Moody’s pronostica que no experimentará subidas importantes hasta 2023.

A medio y a largo plazo, sin embargo, este índice sí podría sufrir cambios dependiendo de cómo evolucione la situación económica de la zona euro. Si esta mejorara y aumentara la inflación, el Banco Central Europeo (BCE) podría aumentar sus tipos para contenerla, lo que haría subir el euríbor. Y si esta se estancara o empeorara, el BCE probablemente seguiría aplicando sus medidas de estímulo, lo que mantendría el euríbor en valores muy bajos.

A día de hoy, sin embargo, es imposible saber qué ocurrirá: algunos expertos creen que habrá un boom económico en cuanto pase la pandemia de la covid-19, mientras que otros aseguran que la economía seguirá estancada durante años. En consecuencia, habrá que esperar unos meses para ver si los países de la eurozona se recuperan del impacto del coronavirus y observar cuál será la reacción del euríbor.