El tiempo avanza inexorable, y tomando como referencia las últimas semanas, me vuelvo a plantear ciertas preguntas a las que yo mismo puedo responder.

¿Hemos mejorado los indicadores económicos del país? Respuesta sencilla: NO. ¿Tenemos algún Plan Económico? Ninguno. ¿Hemos mejorado la salud y la sanidad de los españoles? Nada de nada. Si analizamos estas sencillas preguntas y las respondemos, nos daremos cuenta en 30 segundos, que somos el peor país de nuestro entorno. Y, entonces, se hace necesario plantear una nueva pregunta: ¿Es esto lo que queremos, nos conformamos? Mi respuesta es tajante: no deseo nada de lo que tenemos, por el bien de todos los españoles, da igual, por quién voten.

 

Desde que comenzamos con la pandemia, la primera medida que se tenía que haber tomado, es la colaboración, entre Sanidad Pública y Privada a todos los niveles, la única medida que se tomó y no ha servido para nada es la intervención por fuerza de causa mayor.

 

La segunda medida que se debió llevar a cabo, es la formación de un comité de expertos de verdad, -virólogos, médicos e investigadores-, con acuerdos de especialistas en Europa y Estados Unidos, para combatir la pandemia. Hablo de profesionales, no de enchufados, cuyo conocimiento deja dudas.

 

Con las dos medidas anteriores, no estaríamos en la situación que tenemos actualmente. Tendríamos las Urgencias al 35% de su ocupación y seguiríamos evolucionando favorablemente. Los datos están basados en estudios científicos.

 

Respecto, de la situación económica, este es un cantar de amor y odio, para nuestro gobierno.

 

Se sigue, sin tener un Plan de Recuperación Económica, no sabemos a qué jugamos, ni qué queremos y siempre estamos perdidos en elucubraciones, pero no concretamos en Europa y nos están comiendo la tostada cada día, por ejemplo Italia y otros países más pequeños, que tienen su Plan Económico, bien desarrollado y concretado.

 

Aquí en nuestro país, estamos dejando caer con medidas ilógicas y carentes de fundamento económico, a pequeños comercios, Pymes de 50 trabajadores para abajo, hostelería, etc. Esto nos va a suponer una destrucción de cierre de negocio real del 39,5% hasta el 30 de junio de 2021; cada vez quedan menos y tampoco pueden subsistir. El Estado les sigue machacando a impuestos a todos, sin excepción.

 

La caída real de la economía española se sitúa en 18,57%. Podemos manipular el dato como deseemos a base de Macroeconomia, pero la realidad es muy clara. Estamos ante un dato oculto, que nos quieren esconder por todos los medios: la subida del paro y la caída del sistema productivo, lo que conlleva a que nos quedemos sin margen de sinergias productivas. 

 

La situación es muy peligrosa, en mayo de este año tendremos cierres de empresas, autónomos, etc. Por supuesto, los grandes beneficiados serán las grandes empresas con sus EREs y quiebras. 

 

Una de las medidas a retomar ya, de forma urgente, es buscar un plan de financiación a las Pymes, autónomos, etc. Con medidas como una tarifa plana los próximos dos años. 

 

Como no lo hagamos, habremos quebrado el país, hundido a trabajadores, autónomos, etc. Y entonces ¿qué? ¿lloraremos? 

 

Tenemos soluciones pero, ¿están capacitados nuestros políticos? Los ciudadanos queremos soluciones no discusiones.