El alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida, la vicealcaldesa, Begoña Villacís, y el concejal delegado de Internacionalización y Cooperación, Santiago Saura, han presentado ayer jueves el Plan Municipal de Recuperación, Transformación y Resiliencia que persigue convertir a Madrid en la mejor ciudad para vivir y trabajar en 2030.

Esta estrategia posiciona a la capital frente a las oportunidades que se abren con los fondos europeos de recuperación y establece los ejes y proyectos prioritarios que permitirán potenciar la estrategia de transformación a través de la financiación que ofrece el Mecanismo de Recuperación y Resiliencia para los próximos años.

Durante la presentación, Almeida ha destacado estos fondos como "una oportunidad de envergadura y alcance" para hacer frente "al desafío histórico que tenemos desde el punto de vista económico y social". Y para ello, reivindica el papel "que los municipios debemos tener como la administración más cercana" a los ciudadanos, a la vez que ha señalado la importancia de trabajar desde "la cooperación, colaboración y lealtad institucional" para sacar este desafío "adelante entre todos".

En ese sentido, ha tendido la mano del Ayuntamiento al Gobierno de España, al de la Comunidad de Madrid y al conjunto de la sociedad para conseguir los objetivos planteados por el plan. "Si cuando superemos esta crisis comprobamos que no hemos dejado a nadie atrás, podremos sentirnos orgullosos de la labor que como sociedad habremos hecho tras esta pandemia", ha dicho Almeida.

"Este es un plan que afecta a todos y es de todos, un plan participado y compartido, que es a largo plazo y con vocación de permanencia", ha subrayado Villacís, quien ha agradecido al conjunto del Ayuntamiento, "a todos los concejales y empleados, que han hecho propio el proyecto de recuperación de esta ciudad".

El Plan de Recuperación Transformación y Resiliencia de Madrid se ha desarrollado, desde su inicio, de forma coordinada con el Programa Operativo de Gobierno 2019-2023 y los Acuerdos de la Villa. Su diseño parte de la necesidad de dar respuesta a 26 retos de transformación que afronta la ciudad.

Comprende 105 proyectos con una inversión directa de 3.900 millones de euros, destinados al impulso de la transición ecológica, la transformación digital y la cohesión social, en línea con las estrategias europea y nacional. El plan espera movilizar 4.000 millones de euros en el conjunto de la economía de la ciudad y supondría un total de 60.000 puestos de trabajo, un 40 % de ellos directos.