La Comunidad es la región que más recauda vía tributos, teniendo al mismo tiempo los impuestos más bajos de toda España. Así lo ha destacado el consejero de Hacienda y Función Pública, Javier Fernández-Lasquetty, durante su intervención en el Foro ABC Madrid, fiscalidad competitiva, donde ha desgranado los principales datos que han situado a la Comunidad de Madrid al frente del Índice Autonómico de Competitividad Fiscal presentado ayer por la Fundación para el Avance de la Libertad.

Y es que, según destacado, una fiscalidad competitiva redunda en un mayor crecimiento e inversión y, por ende, en una mayor recaudación que permite financiar  servicios públicos de calidad como los de la Comunidad de Madrid. Así, ha detallado una a una las rebajas aplicadas en nuestra región: los tipos marginales mínimo y máximo en el IRPF más bajos de España; la bonificación al 100 % de Patrimonio; la bonificación del 99 % de Sucesiones y Donaciones para parientes directos; o el tipo impositivo general del 6 % en ITP; y del 0,75 % en el de AJD.

De esta forma, los madrileños se han ahorrado más de 48.000 millones de euros desde 2004, o lo que es lo mismo una media de 15.000 euros por contribuyente. “Este ahorro ha beneficiado a todos, pero especialmente a las rentas medias y bajas”, ha afirmado.

Al mismo tiempo ha puesto de relieve que, pese a la baja fiscalidad, la Comunidad de Madrid ha aumentado la recaudación en los últimos años. Así, es la región que más percibe por grandes impuestos, con un total de 84.431 millones en 2018; ha aumentado un 8% el ingreso por Sucesiones, Transmisiones Patrimoniales y AJD en 2019 y, a día de hoy, y pese a la prolongada bajada de Sucesiones desde 2004, recauda más que entonces.

Todo ello ha convertido a Madrid en la región más rica de España y, al mismo tiempo “en algo de lo que estamos muy orgullosos, de ser la Comunidad Autónoma más solidaria de España, ya que aportamos el 68% del total del Fondo que garantiza los servicios públicos esenciales”.

Pactos para subir los impuestos a los madrileños

Fernández-Lasquetty ha alertado de que todo ello está en riesgo como consecuencia de los pactos del Gobierno central con sus socios parlamentarios, que han situado como prioridad atentar contra la autonomía fiscal de la Comunidad de Madrid intentando subir los impuestos a los madrileños escudándose de una supuesta armonización “que es el eufemismo de subir impuestos. El objetivo es anular la capacidad que tienen hoy las CCAA de régimen común para bajar impuestos de cara a instaurar un socialismo fiscal obligatorio”, ha afirmado.

Así, si el Estadio suprimiera las competencias de las Comunidades Autónomas para establecer deducciones y bonificaciones, una herencia media de 160.000 euros en Madrid pasaría de pagar 22 euros a 2.200: cien vences más, ha denunciado.